Make your own free website on Tripod.com
Arq. Rodolfo Livingston 

Email: supernova@houseware.com.ar

 

A modo de presentación:

Lo que ustedes encontrarán a continuación es material que generósamente me ha hecho llegar el Arq. Rodolfo Livingston. Desde partes de sus libros ya editados hasta adelantos de los que tiene en preparación.

Para quienes no lo conocen, Rodolfo es un arquitecto preocupado por su profesión, a la que ama y de la cual disfruta. Inventor de nuevas formas de relacionarse con el cliente, ha creado un Consultorio de Arquitectura, en el que atiende personalmente a unos 80 clientes al año: reformas de viviendas, consultas variadas, proyectos de viviendas nuevas, instituciones.

Tiene una especial relación con Cuba desde 1961/62, cuando ya dictaba cursos para obreros y capataces en Baracoa, y ha dedicado dos de sus libros a contar su visión de la isla. Allí dicta seminarios teórico-prácticos en todas las provincias de Cuba desde 1991 a razón de cuatro por año, implementando el plan "Arquitectos de la Comunidad", donde se aplica el método Livingston para la atención directa a la población. El sistema, primero en el mundo, fue seleccionado entre las 30 mejores prácticas a nivel mundial en el Congreso de Estambul, 1996 y cubre casi todo el territorio cubano.

Prepara la segunda edición de su último libro "El Método". Ha dictado seminarios en Argentina y Uruguay y cursos de posgrado y numerosas charlas y conferencias en Universidades, Sociedades de Arquitectos (la nuestra entre otras muchas), y en su propio estudio.

Charlista ameno, ha participado en más de 300 programas de radio y televisión sobre temas de nuestra profesión, ha sido invitado a mesas redondas como panelista.

Como buen escritor que es, ha publicado más de 300 artículos en revistas especializadas y en publicaciones de interés general, y cuenta en su haber con siete libros publicados, algunos de ellos con varias reediciones, y tiene otro en preparación, "Arquitectos de la comunidad" (título provisorio).

Pero sobre todo es un buen tipo.

Entre el material que nos hizo llegar les presentamos un adelanto de su último libro y su índice temático, así como partes de los ya publicados, en temas que tocan al debate que actualmente se encuentra en curso en nuestro sitio sobre honorarios de arquitectos.

Arq. Adolfo R. Pinco

 

 
 Extraído del Prólogo del libro "El Metodo", de Rodolfo Livingston

...

La inmensa mayoría de los arquitectos (por no decir todos...), se sienten incomprendidos y aun maltratados por sus clientes. Sus quejas se parecen tanto de un punto a otro del planeta que hasta los términos empleados son casi los mismos. Veamos algunas:

- Aquí es imposible cobrar una consulta. La gente no la paga. Uno trabaja, presenta un anteproyecto, le roban las ideas y al final contratan a un albañil y lo hacen ellos. O contratan a otro arquitecto.

- El cliente siempre trae su dibujito, ¿no te pasa? La casa es mía, dicen, y yo sé cómo quiero vivir. Es muy difícil convencerlos de otra cosa.

- "Mirá... el cliente no sabe lo que quiere. Yo he llegado a dibujarles exactamente lo que ellos me piden y cuando lo ven, no están de acuerdo. ¿Quién los entiende?".

- Lo ideal es trabajar sin clientes.

- Lo que pasa es que los otros arquitectos tampoco cobran por sus ideas. La cuestión es "enganchar la obra".

- Todo el mundo se cree arquitecto... ése es el problema.

... y la lista podría continuar en cualquier rincón del planeta.

¿Y qué dicen los clientes?

- Déjame de arquitectos. Aquí lo que hay que hacer es meter mano y después iremos viendo sobre la marcha.

- Apenas nos alcanza la plata para los materiales, ¿y vamos a pagar honorarios de un arquitecto? Andá a saber lo que nos irá a cobrar.

- Los arquitectos quieren tirar todo abajo, hacen cosas muy locas y lo nuestro es sencillo, un cuartito en la azotea y nada más. Lo de la escalera lo vemos después.

- ¿Vos creés que una persona de afuera, por más arquitecto que sea me va a venir a decir a mí, cómo debo vivir yo en mi propia casa? Yo proyecté mi casa sin arquitecto, no preciso arquitecto. Yo quiero una casa para vivir.

- ¿Un proyecto? ¿Y si después no me gusta? Mejor le pedimos ideas a varios arquitectos y tomamos un poco de cada uno, más nuestra propia idea.

También esta lista podría continuar y no hace más que mostrar un perfecto divorcio entre clientes y arquitectos en el tema de la vivienda.

Esta incomunicación prevalece en el mundo y constituye un aspecto fundamental del problema.

Dijo el arquitecto español Rafael de la Hoz, cuando era presidente de la Asociación Mundial de Arquitectos: "La sociedad ha comenzado ya a prescindir de nuestros servicios. Una cuarta parte de los arquitectos que somos en el mundo se encuentra hoy en paro laboral. Proporción de muerte cuyo valor crece alarmantemente a medida que la especie experimenta explosión de natalidad. No es la sociedad culpable de nuestro genocidio. Somos nosotros quienes estamos cometiendo suicidio colectivo al negarnos de plano a servir a los demás. La mecánica instintiva, irracional, para lograrlo: 'Dejar de ser útiles, frivolizarnos'". (La Nación, Bs. As., 15/11/78)

A tal punto llega esta incomunicación entre clientes y arquitectos, que, hasta en Cuba, donde todo el mundo está comunicado en toda clase de organizaciones laborales, vecinales y aun en la calle, donde todos hablan con todos, presencié la escena siguiente:

En un edificio de ocho plantas (La Habana, barrio de Cayo Hueso, 1991), un obrero-propietario de la vivienda que estaba levantando, me dijo: "Cuando a mí me entreguen la casa, esta pared yo la voy a tirar abajo". Se trataba de la pared que estaban levantando en ese momento. El arquitecto de la obra se sonrió, meneando la cabeza. El obrero-cliente tenía razón en el diagnóstico, pero no en la alternativa que proponía, algo que es muy común en los clientes, quienes suelen tener razón en sus quejas.

En Cuba muchos arquitectos participan en la construcción junto a sus vecinos y, sin embargo, en el plano profesional, en el pensamiento de la vivienda, no saben cómo comunicarse.

....

 
 El cliente

Estas son algunas opiniones bastante difundidas entre los colegas: "Lo ideal es trabajar sin clientes", "Los clientes, como las medianeras, son limitaciones que dificultan la creación", "Los clientes no saben lo que quieren."

Por mi parte percibo que me ocurre exactamente lo contrario. Me resultaría difícil pensar una casa en un terreno infinito, para un cliente inexistente, sin presupuesto, sin historia, sin fantasías. Creo que las limitaciones son en realidad estímulos necesarios para la creación, y no solo en arquitectura, sino también en otros campos.

Lo que ocurre en esta profesión -más que en otras, quizás- es que el cliente no ha sido tomado en cuenta nunca durante la enseñanza, y apenas se lo menciona superficialmente en las revistas y libros de arquitectura ( "casado, dos hijos, él psicoanalista y ella decoradora "). En otras palabras el cliente NO EXISTE.

Un día, de golpe, el reciente arquitecto recibe su primer encargo, que no es una torre de vidrio como había supuesto a lo largo de toda la carrera. Se trata de la ampliación de una casita de 75 metros cuadrados en Lanus Oeste. Los clientes (una familia) no le piden un anteproyecto, como le habían dicho sus profesores que ocurriría, sino que traen uno, hecho por ellos.

Si nada de esto estaba previsto -y mucho menos ensayado-, ¿còmo podría percibir el arquitecto a su primer cliente , sino como una fuerte perturbación?

La solución consiste en contar con una estrategia adecuada que empieza con el primer contacto telefónico y termina con una comida en la nueva casa -o la casa reformada- brindando el arquitecto con sus clientes y con el constructor. Esta escena feliz es la culminación del placer profesional para quienes creemos que el encuentro con la mirada feliz de los otros es más importante que el encuentro con los lápices, los papeles y los ladrillos. Los lápices, en todo caso, deben estar al servicio de esta escena final.

La casa no se parece mucho al dibujito aquel que trajo el cliente el primer día. ¿Qué pasó entre ambos encuentros? Un proceso, una estrategia orientada hacia la participación creativa entre cliente y arquitecto.

"El principio contiene el final" ha dicho Aristóteles. Por eso el primer encuentro, al que llamo PACTO, es fundamental.

Rodolfo Livingston

Rodolfo Livingston es autor del libro "El Método" en el cual desarrolla todos los pasos del proceso creativo, incluyendo de manera especial al cliente. Actualmente se encuentra agotado. A finales de este año estará a la venta una nueva edición ampliada y corregida, de la cual a continuación publicamos como adelanto un nuevo capitulo.

 
 Extraído del libro "El Metodo" versión 2, en preparación (capítulo nuevo)

Para el portal de mi colega Adolfo Pinco

Nota: No explico aquí como hacer el primer contacto (es lo que sigue en el capítulo), sino como no hacerlo, lo que también es una forma de entender una cuestión.

Capítulo 4 - LA PRE-ENTREVISTA

"El principio contiene el final", Aristóteles

Cómo suelen ocurrir las cosas.

El primer contacto entre un cliente y un arquitecto suele producirse -en las ciudades grandes- a través del teléfono:

- Hola arquitecto, mire, habla la señora de González. Queremos hacer unas reformas en la casa. Ya tenemos la idea con mi marido, pero quisiéramos que usted la viera.

- Ajá, sí, claro, cómo no. ¿Dónde queda su casa?

- Es en Lomas del Mirador, ¿conoce el barrio? Pero no se preocupe, nosotros lo pasamos a buscar. ¿Usted qué día tiene libre? ¿Podría ser el sábado? ¿Estaría bien a las diez? Déme su dirección.

Sábado a las 11 (la casa quedaba algo lejos). Entrando en la casa:

- Bueno, arquitecto, venga por aquí; antes que nada le quiero preguntar por una gotera que tengo en la cocina. Este es el garaje, ¿será muy caro construir un cuartito aquí arriba? Mi marido quiere agrandar el lavadero y "ganarle" tres metros al jardín pero...

Una hora después...

El arquitecto ha recorrido ya toda la casa en compañía de los propietarios que hablaron sin cesar. Están sentados alrededor de una mesa cubierta con dulces, café y hasta cognac, pues no saben ya qué ofrecerle a este santo personaje -el arquitecto-, que se ha "molestado" hasta allí en forma gratuita.. ¿Acaso no está en su día libre?

- Habría que hacer un anteproyecto, dice por fin el arquitecto.

- Bueno, lo que nosotros quisiéramos no es el proyecto, sino un pequeño bosquejo, un dibujito. Nada más que la idea.

Los clientes continuarán empleando diminutivos para explicar lo que desean del arquitecto. Está claro que por un servicio en diminutivo no deberían cobrarse honorarios; pero, en algunos casos, el cliente se atreve a hacer la pregunta fatídica:

- ¿Y cuáles serían sus honorarios, arquitecto?

- Mire, después vemos. Entre nosotros nunca va a haber problemas.

Una semana (o un mes) después, en el estudio del arquitecto. El profesional y su socia esperan a los clientes con un plano de la casa escala 1:50, baldosas primorosamente dibujadas y una gran perspectiva interior en color, hecha por la socia, que tiene muy buena mano. Los clientes quedan encantados con la luz y el espacio que ese hermoso dibujo sugiere; pero..." ¿y ese ventanal? - pregunta la señora frunciendo levemente el ceño- "La verdad, está precioso, pero justo allí es donde vamos a construir el cuartito de las herramientas. Mi marido ya tiene comprados los materiales y empezamos la semana que viene". El marido agrega: "No sé si se fijó, pero donde usted pone la chimenea, pasan todos los conductos del aire acondicionado"... Entre uno y otro comentario, la perspectiva se va derrumbando de a poco

Recordemos que durante su visita a la casa, el arquitecto no realizó un relevamiento cuidadoso ni sacó fotografías. Al fin y al cabo, todavía no le habían encargado el proyecto. Dibujó sobre una fotocopia del plano que le facilitó el propietario que, como suele suceder, no se ajustaba a la realidad. Tampoco ahondó en las preguntas y ni le pidió al cliente que dibujara su proyecto.

Sin embargo, en el transcurso de esta entrevista, los clientes ya no utilizan diminutivos como en el encuentro anterior. Ahora dicen su "proyecto", este "plano", etcétera.

A partir de aquí el proceso puede concluir o continuar. En este último caso los arquitectos prometen hacer nuevos dibujos. Podría suceder que las relaciones se corten después del segundo anteproyecto (no olvidemos que, a esta altura, el cliente cuenta con ideas de otros arquitectos que procedieron de manera similar). También podrían empezar la ejecución de la obra.

Pero supongamos que las relaciones se cortan. Después de mucho dibujar y discutir ya de manera abierta con los clientes, los arquitectos se enojan y pasan una factura, llena de datos con porcentajes a los cuales corresponden, a su vez, otros porcentajes encolumnados y finalmente, dice: "Por anteproyecto es el 20% del total anterior, son tantos pesos". El cliente responde que el trabajo no ha sido aprobado y que, por lo tanto, sólo está dispuesto a pagarle los gastos. Esto es: tinta, papel y alguna fotocopia. (a esta altura ya no sonríe ni ofrece cognac...)

Este proceso -que suele durar varias semanas y aun meses- significó para el arquitecto muchas horas de trabajo, incluyendo viajes, entrevistas y llamados telefónicos. Todo estuvo mal hecho. El profesional lo admite y lo considera una fatalidad del destino que le ha sido asignado a los arquitectos en el mundo. "Es la única forma de enganchar la obra -dirá-, a veces se da y otras no. No te imaginas la cantidad de anteproyectos no cobrados (y mal hechos, debería agregar) que hice en mi vida."

¿Qué proponen las sociedades de arquitectos y las facultades de arquitectura? Sencillamente, se elude el planteo concreto de este primer acercamiento. Sólo se habla de "croquis preliminares", la idea apenas esbozada, sin haber estudiado seriamente el sitio ni el cliente. Teóricamente, estos croquis preliminares debieran cobrarse. Sin embargo, todos reconocen, sin excepción, que jamás se cobran.

Añadiré un caso típico: un conocido periodista argentino volvió de pasar un año en Washington y se compro un departamento viejo en Buenos Aires. Citó a cinco arquitectos al mismo tiempo y les dijo: "Los llamé para que me den ideas. Le daré la obra al que me presente el mejor proyecto. En todo caso, tomaré las mejores ideas de cada uno". Todos aceptaron la propuesta.

- ¿Alguien llamaría un sábado a varios psicoanalistas para preguntarles ¿qué tendrá la nena que anda tan nerviosa?. Al que acierte le encargaré su tratamiento?

- ¿Quién llamaría a un plomero preguntándole qué día tiene libre? Semejante propuesta sería rechazada en todas las profesiones y oficios, incluyendo a las prostitutas que jamás concurrirían a un lugar sin dejar bien en claro cuales serían sus servicios, los honorarios y la forma de pago.

- ¿A qué se debe este fatídico destino reservado a los arquitectos -y solamente a ellos- en el mundo?

Las razones que explican esta relación perversa entre cliente y arquitecto son las siguientes:

1 - No existe una tradición firme y lógica sobre la cual pueda desarrollarse la relación entre clientes-usuarios y arquitectos. De hecho, la gran mayoría de la gente jamás contrató a un arquitecto (en cambio, consultó a médicos, electricistas, psicólogos y abogados, entre otros). Por lo tanto, no sabe cómo se maneja. Muchas veces, está dispuesta a pagar por un servicio, pero este servicio tampoco está definido con claridad. Anteproyecto es sinónimo del "dibujito", "la idea" (pero si él ya sabe lo que quiere...).

2 - El arquitecto tampoco sabe cómo cobrar ni qué cobrar. La facultad lo preparó para encarar obras de gran volumen, sin clientes que sean a la vez habitantes de esas obras. La herramienta que tiene en sus manos para cobrar honorarios es un grueso cuaderno ilegible e inaplicable en casos sencillos, atiborrado de porcentajes sobre porcentajes.

Esta señora que lo llama por teléfono para ver una casita de barrio es algo tan diferente de lo que estudió en la facultad como podría serlo un partido de rugby para quien estudió fútbol durante seis años. Además, nadie le avisa que el partido será de rugby.

3 - El desconocimiento y el temor del cliente sobre los posibles honorarios del arquitecto provocan su confuso acercamiento: "¿Qué día tiene libre?". A partir de allí, la confusión continúa, incluyendo la obra, si es que llegamos a ella. Es difícil que siga bien lo que empezó tan mal.

Como los edificios, las relaciones humanas se construyen sobre cimientos y es mejor hacerlos bién desde el principio.

...

 
 Bibliografía

 

CIRUGIA DE CASAS (10° edición)
Editorial: CP67
1990

Este es el libro de un arquitecto que eligió pasarse al bando de las víctimas y desde allí defenderlas de los vicios de la fatuidad y la soberbia, de la estupidez y el elitismo. La informalidad y el humor son una parte importante de su propuesta, que se lee con gusto, con emoción, como una novela. Rodolfo Livingston ofrece generosamente la experiencia acumulada en mas de 30 años de ejercicio profesional, avalados por una fiel y conforme clientela. Usted no volverá a ver su casa de la misma manera después de leer este libro.

 

 

 

ARQUITECTURA Y AUTORITARISMO (3° edición)
Editorial: VAR.N
1991

"Un canto refrescante para recuperar los espacios de libertad. Libertad para abrir ventanas prohibidas, para recuperar la arquitectura y el urbanismo como elementos que mejoren la vida concreta de la gente."

 

MEMORIAS DE UN FUNCIONARIO
Editorial: LA URRACA
1992

En julio de 1989 Rodolfo Livingston es designado funcionario por primera vez en su vida. Como Director General del Centro Cultural Recoleta se dedica de inmediato a mejorarlo todo, programación, organización, edificio, nada escapa a su óptica transformadora. Como era de esperar, pronto choca con las estructuras del poder. Lejos de rendirse al escepticismo, penetra por las fisuras del sistema, obtiene logros, contagia entusiasmo, se divierte y divierte a los demás. Finalmente es expulsado como un cuerpo extraño del organismo municipal. Ni aun entonces se da por vencido y convierte su lógica frustración inicial en la redacción de estas memorias. Sus observaciones sobre la burocracia, que incluyen también instrucciones para jóvenes funcionarios y transgresores aficionados, son un verdadero aporte a la psicología social. Livingston lanza una mirada original y profunda sobre el mundo cotidiano y lo hace, además, con sentido del humor. Aunque el autor no se lo haya propuesto, este es un libro de psicología institucional. Es también un libro divertido, para reírse con ganas. No es fácil de combinar ambas cosas, pero R. Livingston lo logra

 

CUBA EXISTE, ES SOCIALISTA Y NO ESTA EN COMA
Editorial: LA URRACA
1992

De importancia definitiva para comprender cómo es y que hace Cuba, hoy, en medio de las dificultades. Se interna en el corazón de la isla para observar de cerca cada gesto, cada cartel, cada signo, y regresa cargado de noticias y conclusiones sobre uno de los fenómenos más singulares y menos conocidos de este fin de siglo. La vitalidad discursiva del arquitecto Livingston, los numerosos viajes que hizo a Cuba, el encuentro con gentes de todo tipo y esa manera de husmear en calles, hospitales, asambleas y casas de familia, se enriquecen con su mirada profesional sobre el inesperado paisaje urbano que los cubanos están trabajando y transformando todos los días, como hormigas llenas de invención. Cualquiera sea el destino político de la isla, este libro de Rodolfo Livingston va a perdurar como el testimonio de una experiencia social conmovedora y única en épocas del nuevo orden mundial.ngston va a perdurar como el testimonio de una experiencia social conmovedora y única en épocas del nuevo orden mundial.

 

POLEMICAS
Editorial: LA URRACA
1994

Este sorprendente libro del arquitecto R. Livingston nos permite recuperar la polémica, ese arte del ataque y la defensa tan popular entre los griegos. En efecto el autor dispara sus dardos siempre hacia algún flanco débil de nuestro sistema social. Desde su posición públicamente conocida sobre el fenómeno cubano hasta el autoritarismo de la educación o desde la escandalosa construcción de una escuela- shopping en Buenos Aires hasta los ríspidos y jugosos diálogos que el autor mantiene con Ernesto Sábato, David Viñas y Carlos Fuentes sobre ética, política y arquitectura, nada escapa aquí a su humor inteligente. Y, sobre todo, a su compromiso humano, dos palabras que, juntas, son como el Paraíso Perdido en estos tiempos de capital salvaje y conquistadores de mercado.

 

 

EL METODO
Editorial: LA URRACA
1995

Este es, posiblemente, el libro más importante de cuantos publicó Rodolfo Livingston. Con precisión y rigor expone aquí su método, elaborado a partir de su extensa experiencia como arquitecto. Desde el primer contacto con el cliente hasta el hallazgo de las mejores propuestas, algunas de ellas de imposible resolución a primera vista, Livingston desarrolla un camino que también será de utilidad para médicos, abogados, informáticos, diseñadores y todos aquellos encargados de la producción de servicios. Dos temas son preponderantes en su trabajo, el cliente y la creatividad, cuestiones que no han sido estudiadas hasta hoy de manera integrada y que, juntas, nos devuelven una visión humanizada de la profesión. Los arquitectos y los estudiantes de arquitectura tienen ahora acceso a este Método que les permitirá actuar sobre el hábitat cotidiano, entender al cliente, y generar soluciones a partir de las dificultades. Este libro es además, una gran metáfora de la vida. De esas pequeñas casitas de todos los días está hecha la ciudad, está hecho el mundo, nos dice el autor, para concluir con un apasionante concepto que ilumina cada una de sus páginas: TODO ESTA ALLI, SOLO HACE FALTA CAMBIARLO DE LUGAR.

 

CUBA REBELDE
Editorial: CP67
1999

La persistencia de Cuba socialista frente al imperio más poderoso de la historia, tuvo una sola explicación universal: la ayuda de los rusos. Sin embargo, en 1989 la URSS se disuelve y pese a todos los pronósticos Cuba no se rinde y continúa su proyecto en circunstancias increíbles: asediada, bloqueada, calumniada por la prensa mundial, sin créditos, sin FMI. Pero además, lo hace sin violencia social y con índices económicos, de salud y de educación crecientes, estos últimos a la cabeza de todo el continente. Con humor y agudeza Livingston se introduce en la realidad cotidiana de la isla en busca de las claves de este fenómeno único frente al cual podremos emocionarnos, pensar y reír.

 

 

 Su nuevo libro (aun inédito)
 ARQUITECTOS DE LA COMUNIDAD (título provisorio)
 
Método de diseño participativo, Por Rodolfo Livingston

INDICE

Introducción; ¿Preludio o prefacio?

LA SITUACION
La vivienda no es un objeto es un proceso; El teatro de operaciones.

LOS 8 PASOS
1. La Pre-entrevista; 2. El Pacto; 3. Sitio-Cliente; 4. Presentación de variantes; 5. Devolución; 6. Ajuste; 7. Nueva Escucha; 8. Entrega Manual de Instrucciones.

Cap 1 - LA PRE-ENTREVISTA
Cómo proceder; Preguntas claves; Algo más; Sintetizando.

CAP 2 - LAS HERRAMIENTAS
Proyecto del cliente; Mas - Menos; Fiscal; El sueño; Historia; Familia; Sitio Actual.

CAP 3 - El PACTO (primera entrevista)
Hoja de Ruta; Cliente terco; Las viudas; Proyecto casa nueva; Cuanto cobrar; Cómo conseguir clientes; Ideas.

CAPITULO 4 - SITIO Y CLIENTE
El SITIO - Inspiración; Rutina para terreno vacío; Rutina para edificio existente; Rutina y creación, dos polos complementarios; El clima, las costumbres; Materiales y técnicas; Otra mirada; Ah, los reglamentos.
EL CLIENTE - El arte de escuchar.

CAP. 5 - LA CREATIVIDAD
Creación del campo; Fuegos artificiales; La sensatez; Ejemplos; Elogio del vacío; El pensamiento lateral; El caos, el juego y el orden; Paradigma longitudinal: ejemplos; Errores más comunes.

CAP. 6 - PRESENTACION DE VARIANTES
Rutina de presentación; El ritmo; Ajuste final; Una cuestión matrimonial; Secretos de alcoba; La yapa.

CAP. 7 - VIDAS PARALELAS
Formas de evaluar la arquitectura; La misteriosa subcultura de los arquitectos ; El felizómetro.sufrinómetro; Arquitectura objeto; Belleza, cultura e identidad.

CAP. 8 - LA FASCINACION DEL PLANO
Escenas y escenarios; La confesión; Los objetos; Un audiovisual maravilloso.

CAP. 9 - MANUAL DE INSTRUCCIONES
En que consiste; Cómo se hace; Frente al tablero; Ser otro; El mapa del tesoro.

CAP. 10 - LA OBRA
Consejos para elegir constructor; Una mujer al frente; Carta de Diana Wang.

CAP. 11 - CONSULTAS
Los temas; El encuadre general; Procedimiento; Consultas más frecuentes; Consultas por trueque

CAP. 12 - PARTICIPACION COLECTIVA
Un edificio y quinientas opiniones; Colectivo y singular; Inolvidable Baracoa.

CAP. 13 - LOS ARQUITECTOS DE LA COMUNIDAD EN CUBA
¿Cómo hacerlo aquí?; Los arquitectos del Uruguay.

 

 

 

Site Meter
visitantes

Click Here!