Make your own free website on Tripod.com
Debate sobre honorarios 

 

Este "debate" o cambio de opiniones entre colegas, que nació casi por casualidad, ha tomado vuelo propio y ya es internacional. Se trata de un tema fundamental para todo arquitecto: nada menos que el cobro de honorarios, o de las dificultades que existen para cobrarlos.

El tema seguirá abierto permanentemente; nos interesa que nos hagan llegar sus opiniones y sugerencias a Debate.

Cada lunes encontrarán los mails llegados en la semana, así como también un informe de las novedades y conclusiones parciales.

Los mails llegados son muchos, y solo publicamos los que nos han autorizado, con un resumen de nuestras respuestas. Sugiero que no dejen de leer por completo los informes, donde figura un resumen de las opiniones y algunos temas para ampliar el debate.

Arq. Adolfo Rubén Pinco
Subcomisión de Prensa y Difusión
Centro de Arquitectos de General San Martín y 3 de Febrero




 


21 de marzo - Cómo nace este debate


Al publicar unos días atrás una nota en la columna de Opinión de nuestro último newsletter (para verla: http://casm3f0.tripod.com/boletines/boletin6) lo hice simplemente porque el tema del cobro de honorarios, o de la dificultad de tantos arquitectos en lograr que la gente entienda que uno tiene derecho a cobrar por su trabajo, es uno de los que más habitualmente surge en conversaciones con los colegas. Esto que a usted y a mi nos parece tan obvio, no parece ser obvio para un montón de gente. Gente que no quiere pagar por un proyecto, o que deja de pagar en determinado punto de avance de obra.

Las conversaciones de los arquitectos con los que me encuentro no son actualmente sobre temas de diseño, ni se discute si Frank Ghery es mejor arquitecto que Frank Lloyd Wright. Los comentarios son que "tal comitente no me pagó", que "en tal obra tuve que suspender todo porque nunca terminaron de pagar el proyecto", que "aquella obra no se hizo porque nunca cobré el anteproyecto", que "todavía estoy esperando que me paguen aquellos bocetos"... etc, etc, etc.

Cuando comparo la cantidad de oportunidades en que acuden a un estudio verdaderos clientes (los que están dispuestos a pagar honorarios) con la cantidad de pedidos de "colaboración" con tal o cual institución, sociedad, grupo de vecinos, clubes, partidos...etc, etc, etc., llego a la conclusión de que podríamos acabar con la desocupación de los arquitectos, y todos llevar adelante una excelente carrera profesional, proyectando y construyendo decenas de miles de metros cuadrados... siempre que no pidamos cobrar por nuestro trabajo. Es que oportunidades para trabajar en su profesión no le faltan a ningún arquitecto, ni siquiera a los recién graduados. Pero esas oportunidades desaparecen cuando aparece el detalle de los honorarios.

Toda moneda tiene dos caras, y esta moneda tiene las ansias de trabajar en su profesión de cualquier colega por un lado, y el deseo de obtener gratis el trabajo de un arquitecto por el otro. Ese arquitecto encuentra que más de una vez será convencido para aportar su trabajo, su tiempo, su experiencia, su compromiso profesional, para beneficio de terceros que tal vez terminen no dándose cuenta de lo que significa ese aporte, ni reconociendo el mérito de lo trabajado. Beneficio para el arquitecto: cero, o menos cien.

Las razones de unos y otros son múltiples, y podría detallarlas todas a partir de mi propia experiencia. Pero siempre tuve curiosidad por conocer la experiencia de otros.

En las reuniones del Centro, a lo largo de los años, este tema es uno de los que más ha aparecido en las conversaciones sobre práctica profesional, pero nunca hemos llegado a conclusiones de peso. Lo mismo le ha pasado a cualquier grupo de arquitectos de los que tenga noticia o haya formado parte. Por lo tanto decidí abrir el espectro de opinantes, y lanzar el tema en internet.

Como editor del boletín y de este sitio me resultaba sencillo incluir dicha nota, pidiendo a los colegas que me contaran sus propias experiencias y la manera en que enfrentan el problema en su vida profesional. Después de todo, con 1500 suscriptores del boletín como hay en este momento, era casi seguro recibir las opiniones de 10 o 15 colegas. Me iba a quedar corto.

Me pareció una buena oportunidad de plantear un tema que me preocupa, simplemente. Después de todo el articulo en cuestión solo es una de esas cosas que escribo cada tanto sobre temas relacionados con esta querida profesión. No le di más importancia que ésta, lo incluí en el boletín, y lo despaché como los anteriores.

Pero no sospeché la repercusión que el tema iba a tener. Al día siguiente de distribuir el boletín comenzaron a llegar las opiniones de los colegas. Y lo que yo esperaba que fuera un debate no lo fue, todo estabamos del mismo lado. Me comentaban que se sentían identificados con la historia, y aportaban casos similares.

Para mi sorpresa la nota fue inmediatamente publicada por "Semanario en Línea", (http://www.arquitectura.com/semanario.html), una excelente publicación sobre temas relacionados con nuestra profesión del colega Guillermo García Fahler. Por la gran cantidad de suscriptores que tiene ese boletín esta nota fue leida en casi toda Latinoamérica, y comenzaron a llegar mensajes de paises tan alejados como Ecuador, Perú, México, Venezuela, Paraguay, Brasil, o Guatemala. Para mi gran sorpresa, lo que yo siempre creí que solo le sucedía a los arquitectos argentinos sucede del mismo modo en el resto de los países.

Me han llegado casi 40 mails de todos esos paises y siguen llegando. Este tema se sigue ampliando independientemente de mi voluntad o participación, ya tiene vida propia. A partir de esa difusión una colega de Brasil colocó la nota en un foro de discusión, http://groups.yahoo.com/group/arquitetos, y también allí seguirá el aporte de ideas. Por su parte el arq. José Reyes, director de arqcon.com, me avisó que va a publicar un editorial sobre el tema en su proximo newsletter. Y me han comentado que el texto ya circula por separado en algunas cadenas de mails.

Con varios arquitectos comenzamos a intercambiar mails, adicionalmente al tema en debate, a partir de que surgen posibilidades de realizar otras acciones. El paso del tiempo dictará que camino tomaremos. Por de pronto puedo asegurar que habrá informes parciales de este proceso, y un informe final, los que se podrán encontrar en este sitio. Ello se anunciará en el boletín. Y también pienso presentar una ponencia sobre el tema en el "Segundo Encuentro de Sociedades de Arquitectos del Conurbano" que está organizando nuestro Centro. Estén atentos a las novedades.

Lo que figura a continuación es la transcripción de muchos de esos mails. Lo acompaño con un resumen de mis respuestas. A medida que sigan llegando los iré incorporando.

Si alguno desea aportar una nueva opinión, por favor hágamela llegar al siguiente link: Debate. Si en su mensaje hace referencia a la opinión de un arquitecto en particular, nos haremos cargo de hacerle llegar una copia al mismo. En caso de que no desee que publiquemos su mensaje le ruego indicarlo. Todos los mails serán respondidos.

Nuestro boletín "En concreto" irá publicando en cada edición todo el desarrollo de esta historia, y las novedades que se produzcan. Un buen motivo para suscribirse, si aun no lo ha hecho (en la página inicial de este sitio está el formulario).

A todos los que se acercaron a este debate, no tengo palabras suficientes para agraderles por su participación. Solo asegurarles que seguiré llevándolo adelante en todas las formas que estén a mi alcance.

(ver mails)

 

Novedades al 25 de Marzo - Segundo informe

Han seguido llegando algunos mails más, y superan los cincuenta hasta el momento. He agregado los posteriores al día 21 a la lista que figura al pie, pero con otros no he podido hacerlo por pedido de sus autores. De todos modos he tomado sus conceptos para empezar a elaborar un primer resumen.

El mapa se va cubriendo, y ampliando, y la situación no cambia. Bolivia, Colombia, Estados Unidos, nuevamente coinciden con el resto de los mails ya recibidos.

Ni siquiera se trata ya solo de clientes latinos o poco instruidos. Javier Alvares-Isasi escribe desde USA, y dice que "La gente que se ponía brava a la hora de dar mis honorarios fue gente profesional, principalmente doctores..." Es decir gente supuestamente acostumbrada al tema de los honorarios.

Me estoy formando una idea general del problema, al estar en contacto con tanto profesional. Las opiniones de todos se suman a las mías, y completan la idea que me había formado sobre el problema. Pero sobre todo, me han quitado algunos preconceptos.

La más obvia de estas ideas erradas está referida a que "el problema es local". Cada uno de los mails recibidos, y salvo de Guayanas he recibido de toda América, plantea que también les sucede lo mismo. Y casi todos dicen que no saben qué hacer para solucionarlo.

Otro punto en común parece ser que los mayores problemas surgen con quienes si tienen posibilidades de pagar esos honorarios, o al menos conocen el concepto. Como si poseyeran un poder que los favoreciera sobre los arquitectos para hacer que éstos bajen sus "pretensiones". Los clientes más humiles (no por su riqueza material, sinó en cuanto a su actitud) no solo tienen claro que uno es un trabajador como ellos, sinó que son los más reconocidos a la hora de ver la obra terminada.

El primer secreto que quiero contarles es que no existe tal poder en la realidad. Existe en nuestra mente. Creemos que no tenemos nada para negociar, y que debemos plegarnos a la voluntad del otro. El tiene el dinero para la obra (o al menos nos dice tenerlo), nosotros tenemos herramientas para que esa obra se realice. Con esto en mente ya tenemos un primer punto ganado, o al menos un empate.

Muchos sugieren que las asociaciones y colegios de arquitectos deben hacer campañas "para concientizar a la población de su obligación de respetar los derechos de los arquitectos", y está bien que éstas lo hagan. Institucionalmente deben hacerse todos los esfuerzos posibles por elevar la posición de los colegiados o asociados. Pero por más campañas que se hagan, en la soledad del estudio o en la mesa de cafe donde conversamos con nuestro cliente nadie vendrá a "protegernos" contra sus "abusos". La solución parece pasar por nuestra propia actitud, y las herramientas que dispongamos.

Lo que quiero contarles ahora es que, sumando a mi propia experiencia la de los demás gracias a este "debate", creo haber llegado a una conclusión que pongo a consideración de los lectores de estas líneas, para ser refutada o completada. Si está equivocada será mérito mio, por no haber entendido el problema, pero lo que tenga de bueno se deberá al aporte de tantos colegas que me han acercado sus opiniones.

Si puedo agregar un comentario previo más, debo decir que esta conclusión se me presentó tan obvia que temí que expresarla me hiciera pasar por tonto (o para mejor decirlo, que se supiera finalmente que lo soy). "Todos deben saber ésto y yo soy el único que no se ha dado cuenta", fue lo que pensé. Pero revisé cuidadosamente todas las opiniones, y creo que ninguna se acercó a esta idea, por lo cual tal vez tenga algún grado de originalidad. Queda a criterio de cada lector de estas líneas juzgarme, y revelar al mundo que tan tonto soy.

Paso a explicarme.

Comienza a surgir claramente, al menos para mí, que este tema del "reconocimiento del derecho del arquitecto al cobro de honorarios" no es otra cosa que una cuestión de JUEGOS DE PODER. Y como tal tiene que ver con la naturaleza humana, y no con lo mejor o peor arquitecto que sea uno, o el país en donde ejerce, o la conciencia de la sociedad.

Al enfrentar a un potencial cliente nos encontramos con que deseamos, fervientemente, hacer el trabajo. No hablo todavía de COBRAR por el trabajo, sinó de HACERLO. Tenemos la vocación de HACER, y ésta nos juega en contra. Haremos casi cualquier cosa para que el cliente nos entregue su confianza y el encargo, y en ese camino entramos en el regateo, en el cual muchas veces se termina por aceptar comenzar a trabajar sin fijar los honorarios, o directamente sin cobrarlos. Suponemos (la mayoría de las veces con razón) que si no aceptamos hacer el trabajo otro lo hará. Por lo tanto, ya que el cliente sabe o intuye nuestras dudas, comenzamos mal la negociación. El "poder" está de su lado. Hablando futbolísticamente, tienen el dominio de la pelota.

Por otro lado falta el conocimiento en la comunidad sobre cual es nuestro verdadero trabajo. El cliente ignora todo de lo que hacemos, y nosotros usamos un "idioma de gremio" que no le permite entender cabalmente qué es lo que gana contratándonos. No entiende la diferencia entre "anteproyecto" y "documentacion municipal", o "planos de detalle de baños". El solo verá que una casa es más bonita que otra, si podemos mostrarlas (algo con lo que un profesional que recién debe iniciarse no cuenta), y nada significan para él nuestros planos, detalles, maquetas, documentación de obra, etc. Esa NO ES la obra, para él. Los planos NO SON su casa. "Los dibujitos son cosas para los arquitectos, no para mi".

Sin embargo, cuando al comitente le demostramos que nuestra verdadera tarea es, entre otras cosas, hacerle ahorrar dinero y ponerlo a salvo de problemas, además de hacerle "una casa más bonita", la actitud cambia.

A lo que apunto es que mientras no podamos hacer valer nuestros puntos fuertes no podremos discutir nada en igualdad de condiciones en el Juego de Poderes que menciono más arriba.

Permitanme poner ejemplos y comparar temas que también son comunes en los mails. Muchos han mencionado a médicos y abogados, demasiadas veces como para pasarlo por alto. Unos dicen que a diferencia de ellos somos prescindibles, ya que los arquitectos somos necesarios una vez sola en la vida de una persona, y al médico o al abogado se los visita regularmente. ¿Cual es su "ventaja"? No solo un "intermediario" (la secretaria que nos cobra la consulta), sinó que uno no puede defenderse solo en Tribunales (la ley lo prohibe), ni ir a que le hagan una tomografía o pedir drogas peligrosas en la farmacia sin una receta autorizada (también de acuerdo a la ley). Pero, desgraciadamente cualquiera puede ponerse a construir sin que la ley lo interrumpa.

Los años de estudio tampoco son una diferencia entre los "doctores" y nosotros. Todos estudiamos unas u otras carreras durante más o menos 6 años. Podemos incluso tener la misma cantidad de años de experiencia profesional. Pero en el Juego de Poder la nuestra es una materia en que todo parece más sencillo y opinable que la de ellos, al menos hasta que se lo analiza a fondo. Es decir, todos pueden manejar los ladrillos y preparar un balde de mortero, pero no cualquiera puede manejar un bisturí o analizar un electrocardiograma. Cualquiera puede decir, "aquí puede aplicarse tal pintura", no cualquiera sabe que "aquí puede aplicarse el art. 235 de la Ley de Patentes de 1867".

Dejo de lado del análisis de estos ejemplos que no cualquiera puede efectuar una documentación de obra para los entes oficiales, y no cualquiera entiende como obtener un mejor proyecto de arquitectura como lo hacemos nosotros. Es demasiado abstracto para ser entendido o tenido en cuenta por el comitente en un primer momento, ese en el cual convenimos los honorarios. Nuestro cliente no sabe de la existencia de esas cosas.

En el momento en que el Juego del Poder se inicia, lo único que sabe el comitente es que todo lo que diga el arquitecto es opinable (lo cual incluye los honorarios), como nada de lo que diga el "doctor" puede ser objetado por el paciente o cliente.

Esto el abogado y el médico lo conocen bien a fondo. Saben que quien está frente a ellos, desde que ha venido a su oficina, no puede prescindir de sus servicios, pues su vida o bienes corren peligro. Tienen en consecuencia mayor poder que su "oponente", y media "batalla" ganada. Por ello pueden decir: "Mire, su caso es delicado, mis honorarios son de cientitantos pesos, si no no me puedo ocupar", y no como nosotros que debemos casi rogar para que entiendan que vivimos de nuestros "dibujitos".

La mayoría de nosotros, en cambio, partimos de la creencia conciente o inconciente de que no tenemos nada que podamos oponer en la negociación. La verdad es otra, pero hasta no convencernos de ella no podremos usarla eficientemente.

Por lo tanto, ¿qué se puede hacer? Me parece entrever una primera sugerencia, y espero las opiniones de los colegas para ir encontrando el camino.

Por falta de una mejor manera de explicarlo, voy a decir que DEBEMOS SUBIR NUESTRO PODER EN EL "JUEGO".

Cuando empecemos a conversar con el comitente establezcamos sin temor cual es nuestro trabajo, y que ventajas le ofrece trabajar con nosotros en vez de hacerlo con otro profesional, o con un técnico constructor, o por sus propios medios. Seamos claros sobre qué significan nuestros honorarios, qué servicios le vamos a entregar y a cambio de qué porcentaje haremos cada tarea, y porqué si no cobramos honorarios "no podemos ocuparnos de su caso" como diría un "doctor". Con solo haberlo explicitado habremos puesto límites, y recuperaremos la ventaja en la "batalla".

Expresemos claramente que nuestra participación le asegura mayor calidad en el proyecto y en la obra, ahorros tanto por un mejor diseño como por el control de la ejecución, mejor valor de reventa, un mejor estudio de la alternativas, un mejor aprovechamiento del terreno, todos los beneficios que sabemos que podemos ofrecer, y pongamos en claro que esa mejor situación tiene un costo, llamado honorarios. Y que si no desea abonarlos no obtendrá tales servicios, al menos de nosotros.

Hagamos todo ésto antes de ponernos a pensar como resolver nada, antes de tomar el lápiz, antes de usar la calculadora para informarle cual será el costo aproximado, antes de opinar si le conviene tal o cual tipo de solución. Porque en cuanto digamos: "ésto se puede resolver así..." ya perdimos la ventaja.

Si el comitente no está de acuerdo con pagar el honorario será preferible decirle amablemente que no podremos hacer el trabajo. Si bien no obtendremos ganancias lo que si es seguro es que no perderemos dinero ni tiempo.

Como dijo un colega: "Alguna vez le contesté a un cliente que me pidió algo de gratis, '...lamentablemente no te puedo hacer esto de gratis, prefiero utilizar ese tiempo en estar recostado en mi hamaca y con el control remoto de la TV haciendo zapping'..."

En resumen, creo que todo depende de quien tiene el mayor poder. Si comenzamos a negociar sin haber establecido cual es nuestra fuerza, deberemos aceptar las reglas del otro. Si el comitente goza de mayor poder que nosotros, deberemos hacer un gran esfuerzo a la hora de negociar las condiciones en que vamos a trabajar, pero si el mayor poder lo tenemos nosotros podremos establecer reglas claras.

Para usar el ejemplo de aquella nota mía, el asesor debiera haber dicho: "Ustedes pueden estar en problemas; se arriesgan a tener que afrontar reclamos por varios miles de pesos. Puedo analizar las alternativas pero como soy especialista en concursos y perito judicial el costo de mi asesoramiento y de buscar una solución es de titantos pesos. Claro que pueden ver a un abogado, pero el tema de los concursos de arquitectura es menos conocido por los abogados que por los arquitectos". Hubiera cumplido con su obligación moral con la cooperativa, y se habría evitado mucha pelea y disgustos, o al menos verse comprometido a trabajar sin cobrar.

¿Que tal? ¿Es muy tonto y obvio, o le encuentran sentido? ¿Estoy planteando un camino válido o es impracticable? ¿Se animan a intentarlo frente a su próximo comitente?

Hay otras ideas sobre las que estoy trabajando, pero las dejo para un próximo informe, cuando haya podido elaboradas.

Necesitamos, todos, que quien lea éstas líneas haga llegar su opinión, y que sigamos investigando entre todos.

Por favor, envíenme sus opiniones a Debate, y tratemos de encontrarle la vuelta a uno de los temas fundamentales de nuestra práctica diaria.

(ver mails)

 

Novedades al 1° de Abril - Tercer informe

Cumpliendo con lo prometido, este es un segundo resumen sobre el desarrollo del debate. Las novedades más notables son, ante todo, la cantidad de participantes y lo activo de los mismos. Ya suman más de 80 quienes se acercaron, con los cuales he intercambiado más de 200 mails. Colegas de Nicaragua y Chile se han sumado, desgraciadamente contando las mismas situaciones: el problema se repite, cobrar honorarios es difícil en todos nuestros paises.

En estos días tanto Semanario en Linea como Arqcon.com han sacado editoriales sobre este debate, lo cual nos muestra que no estabamos equivocados al iniciar este camino. También el sitio del colega Andrés Van Gelder, DELSURarquitectos.com (http://www.delsurarquitectos.com.ar), ha comenzado a difundir en forma permanente este tema, transcribiendo en su Home Page partes de esta página. Otros sitios han empezado a interesarse también en el tema. Y debo mencionar que esta misma página es una de las más vistas de nuestro sitio. No dejo de dar gracias al Cielo por todo ésto que está pasando.

Por supuesto que toda la información que publicamos en esta página en particular y en nuestro sitio en general es de acceso libre a cualquiera que desee publicarla o comentarla, solo pedimos que a cambio pongan un link que los traiga nuevamente aquí. Estamos firmemente convencidos de que la difusión de este tema ayudará a encontrar las soluciones.

Ahora pasemos a las opiniones.

Desde el informe anterior se han presentado nuevos puntos de vista al debate. No solo en los mails, sino también en las charlas que sobre este tema he tenido con muchos colegas.

Contestar los mails me ha hecho reflexionar más aun en los diferentes enfoques que puede tener este tema, y cada nuevo mensaje disparaba uno de ellos. Gran parte de esas opiniones pueden verse en mis respuestas a cada mail. Por lo tanto, solo enunciaré y ampliaré los temas principales, los temas que más se han destacado, o que más me llamaron la atención, para no repetir lo ya dicho.

Hubo quienes hicieron hincapié en la responsabilidad de quienes nos formaron. Las universidades instruyen en la parte técnica de nuestra actividad, principalmente, un poco menos en la artística, pero poco y nada en la faz comercial de nuestra actividad. No se nos hizo tomar conciencia de que vivir de la profesión no es solo dibujar correctamente y aplicar correctamente los métodos de cálculo.

Hablaré de mi experiencia personal, el lector juzgará si fue también su caso. En mis años de estudio se me impartió un gran volumen de conocimientos técnicos: cómo realizar un cálculo, cómo diseñar una instalación, cómo aplicar las distíntas técnicas constructivas, etc. Simultáneamente se esperaba que la parte creativa de mis proyectos de estudiante fuera exclusivamente mi aporte, ya fuera por inclinación natural o conocimiento adquirido; el docente solo se dedicaba a juzgar mi aptitud al presentar mis bocetos en las correcciones o entregas finales. Se trató siempre de aprender por el sistema de "prueba y error", ya que fueron contadas las lecciones valiosas en este sentido. Pero en ningún punto del plan de estudios se me entrenó en el trato comercial. Como si fuera algo que no pudiera enseñarse o transmitirse, o al menos advertir sobre cual es la realidad de la vida profesional.

En resumen, "el conocimiento tecnológico es ese misterio que solo puede aprenderse en la facultad, y el manejo artístico es algo de lo cual viene uno dotado o no". Pero la realidad, donde uno debe aplicar esa técnica y ese arte, presenta un duro costado: no alcanza con tal conocimiento, debe poderse ejercer también el comercio. Sin embargo, nada aprendimos sobre cómo hacerlo.

Tal vez, como dijo alguien, no nos quisieron preparar como empresarios, sino como empleados. Hacer eficazmente nuestro trabajo, pero no saber nada del negocio. Suena posible.

Otros mails hablaron de la poca batalla que han dado los Colegios profesionales e instituciones similares para transformar la situación que venimos discutiendo en este debate. Permitanme una vez más teorizar sobre el tema. Todos coinciden en que suponían que el problema es local y que en la mayoría de los casos éste se vive como una situación vergonzante. Hemos comprobado que todo ésto está más extendido de lo pensado. ¿Podemos pensar que los Colegios, integrados por pares nuestros, también suponen que el problema no es tan grave ni extendido? ¿Que es un tema en el cual los prejuicios se les imponen? Tal vez estas conclusiones, a partir de los aportes de más de 80 colegas de todos los paises de América, logren mostrar a la comunidad de arquitectos que el problema amerita encontrar alguna solución.

Pero quiero dejar en claro que no confio en que las campañas sean la mejor opción. Ninguna campaña, entre la sociedad en general o entre los mismos arquitectos, logrará que dejen de existir aquellos que acepten trabajar sin cobrar. Puede facilitarnos en parte el trato con el cliente, ya que deberemos explicar menos veces que tenemos derecho a cobrar por nuestro trabajo, pero en la reunión con el cliente éste siempre intentará obtener el menor costo y un mayor servicio, y nadie estará con una pancarta o un manifiesto para ayudarnos. Lo que nosotros necesitamos es una posición fuerte al negociar, campaña o no mediante. Con esto vuelvo al tema del "Juego de Poderes" que, debo acotar, hasta ahora nadie ha rebatido y varios han apoyado.

Un tema interesante que se ha planteado es que "lo nuestro no demuestra ser trabajo". El personal de obra trabaja, sin duda, pero nosotros ni sudamos, según el punto de vista del comitente. Por lo tanto no parecemos cumplir el precepto bíblico de "ganarás el pan con el sudor de tu frente". Probablemente sea una de las causas para que tanto colega se dedique a construir, y tal vez regale su proyecto a fin de hacer la obra, o englobe su costo en el precio final, pues así se cobra sin tanta discusión. Y también, desgraciadamente, de que tanto profesional de valor se haya dedicado a otros tipos de actividades. Creo que al país le convendría hacer sus cuentas para verificar el mal negocio que ha resultado para el Producto Bruto Interno, y para la inversión efectuada en educación, no legislar de manera más adecuada para proteger el desarrollo de sus profesionales y potenciar su actividad. Pero esa es otra discusión.

En la postura de varios colegas vuelvo a descubrir un viejo tema: ¿cómo defendemos nuestros derechos? ¿Qué mecanismos adoptamos al trabajar para asegurarnos el cobro de los honorarios? Parecemos olvidar que estamos realizando una operación comercial al tratar con el comitente (nuevamente el fantasma de lo poco aprendido en la facultad). Hasta ahora los métodos exitosos de varios colegas coinciden en dos puntos esenciales: aclarar ampliamente cual es el trabajo de un arquitecto, y resguardar todos los documentos probatorios necesarios. Parecen ser los medios más idoneos, pero no creo que sean muy usados. Conocemos demasiados casos en que la falta de una u otra precaución acarrean los consabidos problemas.

Pero aun falta resolver el punto fundamental: como hacer que el cliente llegue a nuestro estudio. Porque mientras el usuario común de nuestros servicios no comprenda cual es nuestra función y las razones por las que le convienen acudir a nosotros, seguirá autoconstruyendo, o recurriendo a ingenieros o técnicos constructores para las tareas en las que nosotros hemos sido entrenados mejor que ellos.

Por lo tanto, no se trata solamente del convenio que hagamos con la persona que se presente en nuestro estudio. Se trata de formar conciencia de que la nuestra no es una profesión prescindible, sinó una actividad necesaria. Una vez logrado esto, recién comenzará la dura tarea de negociar los honorarios.

Entró también en la discusión el tema de nuestra pasión por lo que hacemos, y que a veces nos juega en contra. Amamos nuestras obras, como los pintores o los escritores. Pero en la misma situación uno de estos artistas no duda en valorar su producto, y nosotros sí. Sospecho que lo que debe ser nuestra fortaleza suele jugarnos en contra, como por ejemplo cuando por la ansiedad por realizar un trabajo que nos satisfaga profesionalmente dejamos de lado otros aspectos "subordinables", digamos el monto de honorarios. Es el caso, sin ir más lejos, de los participantes de concursos como el relatado en mi nota. O los que nos menciona el colega de Chile.

Sostengo, por otro lado, que el hecho de amar lo que hacemos es una ventaja para nuestros clientes, y éstos debieran verlo así. Sentir pasión por lo que hacemos es lo que nos distingue de otras profesiones, y dentro de la nuestra lo que separa a los buenos arquitectos de los malos. Usemos esta idea para entender y hacer entender el porqué de nuestro derecho a cobrar honorarios.

Me llamó especialmente la atención lo dicho por el arq. Miguel Jurado en una nota periodística que acompañaba uno de los mails. Allí sostiene, y es cierto, que por ser parte de la ecuación comercial no solo construimos la cosa, le agregamos valor. Una obra sin un proyecto adecuado tiene un valor determinado solo por su volumen construido. Si incorpora además el proyecto de un profesional, seguramente surgirán importantes ahorros y mejor aprovechamiento económico. Si además es la obra de un notable, ésto le sumará valor a la misma. ¿No son suficientes argumentos a la hora de evaluar la conveniencia de contratar a un profesional? Sin embargo estos temas no parecen importar a la hora de negociar los honorarios. Llegó el momento, colega, de que usted también imponga estos conceptos ante sus clientes, si es que aun no lo hace. O ante el público en general, como un modo de hacer docencia.

Me he permitido lanzar una teoría más. Nada de lo que hacemos en nuestra vida puede dejar de estar influido por lo que hemos vivido. Y hemos vivido en sociedades que no sienten como algo obvio que los arquitectos cobren honorarios; debe explicarse ésto una y otra vez. Como hemos crecido en tales sociedades nos ha quedado cierto "mandato" inconsciente de que no es necesario pagarle al arquitecto, lo cual nos pone en conflicto. De allí esa sensación tan conocida por todos nosotros al presentar el presupuesto de honorarios al posible cliente. ¿Demasiado enredada? ¿Muy psicologista? ¿Absolutamente errada? Espero sus opiniones.

Con muchos colegas hemos conversado a veces sobre el modo de determinar el valor de nuestros honorarios. Aun teniendo una manera "científica" de calcularlos, en base a tablas e índices, nunca me ha convencido del todo el resultado. No por los montos, sinó porque no estoy seguro que exista un modo de representar con exactitud tanto el esfuerzo material como el intelectual y el artístico de nuestra actividad. Más aun, uno que permita a nuestro comitente saber de qué estamos hablando.

Quiero decir, ¿cómo diferenciar el valor de un proyecto de dos viviendas de metraje idéntico, pero compromiso profesional y artístico distinto? ¿Cómo hacer para compatibilizar el trabajo de dos profesionales con distinta experiencia y calidad profesional, si el arancel regula lo mismo para ambos? ¿Cómo separar nuestra labor creativa de un arancel que solo tiene en cuenta las superficies y basado en etapas determinadas por la entrega de una u otra documentación?

Los planos no son nuestra tarea, sinó la del dibujante. Los planos no son la obra. Los planos no reflejan nuestra labor intelectual. Nuestro honorario debiera estar relacionado con la labor creativa, y no solo con criterios mercantiles y de obra.

En algunas de mis respuestas está expresado este tema, los remito a ellas.

Para ir finalizando, pero no menos importante que lo demás, algunas reflexiones que se vienen repitiendo. Varios colegas de diferentes paises observan que la calidad de la arquitectura se va degradando. No se detectan demasiadas obras significativas en sus ciudades. Y su temor se puede resumir en que ya no se trata de cobrar o no cobrar. La posición a la que se va relegando al arquitecto en nuestras sociedades, con peor educación y menor participación, o como un engranaje más de un proceso económico, solamente, nos está llevando a una situación en que la calidad de vida es cada vez más menor. Para las ciudades, como registros de la cultura en una determinada época, el futuro es incierto.

La consecuencia es que será cada vez más difícil justificar nuestra presencia en la comunidad. Todo el trabajo que estamos haciendo no tendrá sentido; este debate dejará de tenerlo, si no comprendemos que es momento de actuar para revertir el proceso.

Aquí si que los Colegios deben tener participación y actuación ante los entes oficiales, las universidades, las empresas, etc. Tal vez al darse cuenta de que el problema es tan general puedan encontrar la manera de coordinar sus acciones.

El colega Carrasco dice en uno de los mails: "Esto que comenzó con el cobro de honorarios, nos va a llevar a algo mas profundo, y no dudaría en afirmar que hasta al cambio de paradigmas de toda la comunidad". Estoy convencido de que es así. Trabajemos para ello.

(ver mails)

 

Novedades al 8 de Abril - Cuarto informe

En esta nueva etapa se han recibido relativamente pocos mails. La mayoría de las cosas ya han sido dichas, en realidad, por lo que tal vez otros lectores no encuentren motivos de peso para participar enviando las suyas.

Lo que si es importante para mi mismo y supongo que para todos los que participamos son algunos datos que recojo al analizar el sitio. Por ejemplo, que esta página es la más visitada de todo el site. Más aun que la Home Page. Esto, junto al hecho de que lo hacen desde sus "favoritos" o "bookmarks", significa que son muchos los que vuelven una y otra vez a visitarla. También los que lo hacen por primera vez, es decir que la voz se ha corrido y muchos colegas están interesados en los temas tratados. Téngase en cuenta que llegan cada día un promedio de 30 visitantes.

También es de destacar que varios colegas han comenzado a difundir por su cuenta este debate entre sus colegas y ante las instituciones. Creo que es muy valioso tomar esta participación activa, una de las medidas que vamos detectando como necesarias para empezar a encontrar soluciones.

En este mismo sentido, ya que varios colegas han mencionado al arq. Rodolfo Livingston como referente en estos temas, me tomé la libertad de hacerle llegar un mensaje, contándole lo que está sucediendo en esta página. Ese mail y su respuesta pueden verse más abajo. Puedo adelantarles, no sin algo de orgullo, que no solo escribió una nota exclusiva para nosotros, sinó que además me hizo llegar otros textos, algunos tomados en sus libros y otros aun inéditos, como por ejemplo un nuevo capítulo de la segunda versión de su conocido libro "El método".

Para aquellos pocos que aun no sepan de quien se trata, en la página especial que armé con su material podrán también encontrar un pequeño resumen de su biografía, y una reseña de sus libros. Vale la pena leer lo que escribe Rodolfo, porque resume en pocas palabras mucho de lo que cada uno ha expresado en este debate.

Un amigo contador, que lee habitualmente lo que publico, me ha comentado días pasados que ¡también él se ha sentido identificado con mucho de lo expresado en este debate! Imaginen mi sorpresa. Uno tiende a suponer que la gente que maneja el dinero no debería tener problemas a la hora de cobrar por su trabajo. Pero los tienen. También se quejan, por las mismas razones que nosotros, de los abogados (pero ese es otro debate).

Su razonamiento es que ellos también, y más aun que nosotros, son preparados para ser empleados, no profesionales independientes. Como dice Livingston en su nota, "hoy las facultades de arquitectura siguen preparando arquitectos para grandes obras, como si nada hubiera cambiado. Todos los temas son grandes"... "De hecho nadie vio jamás un cliente vivo dentro de una facultad." El mal parece ser más general de lo que creemos, y es hora que las facultades entiendan que en nuestra vida profesional la mayor parte de nuestros clientes necesitarán obras chicas, y quizá nunca nos toque hacer un proyecto como los que realizamos en nuestros años de estudio, como esos grandes edificios, hospitales, terminales aereas que figuran en los planes de estudio. ¿Hasta donde sirve aprender a resolver un edificio inteligente si nuestra principal fuente de ingresos a lo largo de nuestra vida serán viviendas que no superan los 200 metros cuadrados? ¿Sirve terminar nuestra carrera con altas notas por proyectos de barrios y hoteles, cuando no habremos entrenado nuestro intelecto lo suficiente para resolver adecuadamente los problemas de una vivienda individual? Sabemos por experiencia que es más dificil solucionar la volumetría de una pequeña casa que la de una estación terminal, y más delicado resolver acertadamente la habitabilidad de una vivienda en la que una familia vivirá 50 años que la de un hotel en el que los pasajeros permanecen 24 horas.

Aun así salimos sabiendo todo lo necesario para obras que nunca haremos y ignorándolo todo de aquello con lo cual nos enfrentaremos los siguientes 30 o 40 años. Sobre todo lo referente a actuar comercialmente, ya fuera como profesional independiente o como empresario.

En esta oportunidad el informe es necesariamente corto, porque la mayor parte de mis ideas están volcadas en mis respuestas a los mails, y no quiero repetirme.

(ver mails)

 

Novedades al 15 de Abril - Quinto informe

El debate continua, aunque a ritmo más lento. De todos modos debo mencionar el impacto que está teniendo a nivel de instituciones y medios, así como algunos comentarios que me han llegado en forma personal.

Por ejemplo tanto Semanario en Línea como Arqcon siguen ocupándose del tema, como puede verse en la transcripción de notas aparecidos en ambos. También figuran entre los mails de esta semana los que envió María Alice Miller, coordinadora regional del 2ľ Congreso Virtual de Arquitectura (2CVA), que invita a participar con este tema en el mismo, y el Arq. Marcelo Fernandes, Director de Internet e Tecnologia del IAB/RJ, comentando que hará una presentación en la Comisión de Honorarios del IAB/RJ.

Otra de las maneras en que este debate se va haciendo conocer es por acciones individuales de muchos colegas, que lo difunden "boca a boca" y "mail a mail". No tengo palabras para agradecer a todos por su colaboración y compromiso.

Si unimos esas acciones a lo sugerido en Arqcon, en cuanto a la participación de todos los arquitectos para lograr cambiar la situación actual, vamos encontrando esas respuestas que estábamos buscando. Porque descubrimos entre todos que el problema es universal, y que no es sólo nuestra falla individual e innata el motivo de tantos inconvenientes. También comienza a surgir claramente, al menos para mi, que no hay posibilidad de aplicar una solución simple y única.

Me voy a permitir citar algunas líneas de acción sugeridas tanto en esta semana como en las anteriores. Se dijo que la educación debía cambiar, que los Colegios y Asociaciones deben tomar el tema en todo lo que vale, que el gobierno debe actuar legislando sobre el tema, etc. Pero en esta semana me parece ver que, además de todo lo dicho, es necesario que los mismos interesados, nosotros los arquitectos "de a pie", comencemos a tomar acciones concretas.

Anteriormente ya escribí sobre la actitud a tomar en el momento de ser requeridos nuestros servicios. Mientras no seamos nosotros los que cambiemos nuestra actitud en el momento de tratar con nuestro comitente, es poco lo que cualquier campaña podrá ayudarnos. Pero no descartaba que deben cambiar otras cosas para que podamos actuar así.

Puedo citar dos o tres ejemplos de entre los que figuran en esta página. El "Método" del arq. Livingston, apartándose de las mecánicas habituales de relación con el cliente, ha probado su efectividad en su propia actividad profesional desde hace muchos años. Tantos como para demostrar su efectividad sin discusiones, tanto en Argentina como en Cuba, donde el método funciona en toda la isla de manera tan eficiente que ya no pueden cambiar y dejar de aplicarlo.

Otro es el del colega Müller, tan sencillo que llama la atención que no sea más empleado. Como pueden ver en su mail de esta semana, el destinó un día fijo para la atención gratuita de consultas. Estaba cumpliendo con una deuda social, al mismo tiempo de resultar una excelente herramienta de marketing. Al mismo tiempo dejaba sin excusas a quien, pudiendo pagar los honorarios, quisiera hacerlo trabajar gratis más allá de la consulta inicial.

Ambas actitudes, y muchas otras tan creativas como ellas, pueden ser aplicadas con excelentes resultados en la actividad de cualquier arquitecto, pero serían más efectivas si se dieran otras condiciones en paralelo a las mismas. Todas las que ya se han mencionado son válidas, pero agreguemos una más: el compromiso colectivo.

Deberá llegar un momento en que todos actuemos de una misma manera, defendiendo nuestras incumbencias, promocionando la importancia del arquitecto en la sociedad, en que demostremos en cada oportunidad que el trabajo de un profesional importa, que nuestros servicios no solo permiten obtener "casas bonitas", sino mayor calidad y mayores ahorros. En que el publico deje de lado la imagen que tiene de la labor del arquitecto como un gasto más, un trabajo superfluo que es mejor eliminar.

Depende de nosotros, individualmente, encontrar el modo de lograrlo. Pero como sugiere Arqcon, las organizaciones como los Centros y Sociedades de Arquitectos son los intermediarios mejores para canalizar esos esfuerzos. Como ferviente partidario de estas agrupaciones, humíldemente les sugiero participar en ellas donde existan, y donde no, crearlas.

También será necesario montar diversas estrategias en lo colectivo. Modificar los planes de estudio para formar arquitectos con conciencia social y práctica en trabajos como los que ejecutarán en su vida profesional, como propone Livingston. Generar promoción permanente desde los Colegios y Asociaciones sobre la función real del arquitecto. Obtener del Estado su apoyo a través de generar condiciones adecuadas para el trabajo de profesionales en los temas que nos competen, simultaneamente con la defensa de nuestras incumbencias. Valorizar en todo lo que sea posible nuestra función en la comunidad.

Porque, en definitiva, una de las consecuencias de nuestro trabajo cotidiano es la formación de las ciudades, querámoslo o no, nos demos cuenta o no de ello. "Hacemos ciudades, una casa a la vez", suelo decir. Cuando las decisiones sobre el planeamiento se toman por razones políticas o económicas antes que de un proyecto urbanístico, o cuando se levantan edificaciones sin valor o mal resueltos (ya sea con o sin arquitectos), la que sufre es la comunidad.

Hay una responsabilidad, entonces, que no estamos asumiendo, o que no tenemos espacio para ejercer. En lo individual, en la medida que no participamos más. En forma conjunta, en la medida que hemos ido perdiendo ingerencia en el diseño de las ciudades. El punto que deberiamos incorporar al debate actual es, por lo tanto, el de la responsabilidad social de todos nosotros en cuanto arquitectos.

Participación. Ingerencia. Responsabilidad social. ¿Les hablé ya de las Sociedades de Arquitectos?

Vuelvo al tema de honorarios. Al hablar de cobrarlos no estoy haciendo una defensa corporativa. Conseguir mayor trabajo y participación para los arquitectos no es solo defender al "gremio", es buscar mejores resultados para la sociedad, creando mejores condiciones de habitabilidad a través de nuestra labor intelectual. Después de todo para eso es para lo que hemos sido entrenados.

Espero que me hagan llegar sus opiniones sobre lo antedicho, ya sean críticas o de apoyo, para ir centrando este debate en las propuestas a llevar adelante.

He agregado algunos de los mensajes del foro "Arquitetos" que se lleva adelante entre colegas brasileños (y al que fue aportado nuestro propio debate), ya que allí se tocan temas que considero de interés para el nuestro.

(ver mails)

Arquitecto Adolfo Rubén Pinco

 



Opinion
Thu, 15 Mar 2001 01:07:39 -0600
Eduardo Dunovits

Que tal arquitecto!

Muy buenas sus reflexiones que incitan al muy dificil sinceramiento. Por supuesto que conozco un arquitecto que ha proyectado millones de metros gratis y cada vez intenta hacerlo en la menor medida posible.

Este problema no hace mucho tiempo atras me ha sido explicado por otro colega amigo que se caracteriza por su vocacion y especializacion mas monetarista que artistica que caracteriza a la mayoria de nosotros.

La clave segun el mismo reside que nuestra preparacion academica no transita las dificultades que vamos a tener que afrontar durante nuestro ejercicio profesional y es asi que creo que la mayoria se recibe alucinando con el reconocimiento social por un lado y el exito economico asegurado por el otro.

Mi amigo asegura con gran sabiduria que si uno no tiene buen capital de respaldo o pertenece a una clase social acomodada mas le vale apuntar a ser un empleado calificado en alguna buena empresa del rubro.

En caso de no darse ninguna de las mencionadas alternativas es mejor dedicarse a otra actividad, que es lo lamentablemente usual.

En la facultad me da la sensacion que nos preparan para salir a la calle a ver que pasa y si uno es destacado o tiene suerte se ubicara naturalmente en el mercado de oferta de servicios con mayor o menor acto de presencia.

La realidad a mi modo de ver indica una gran mayoria de personas fustradas y resentidas contra la economia, el sistema, el mercado y lo peor contra otros colegas.

Nadie nos dijo en el momento debido que se globalizaba el planeta y que como la bolsa turca tuvo una baja los efectos en nuestra economia obligaba a achicar los gastos del estado y los fondos financieros convenian canalizarlos en el financiamiento del deficit estatal antes que en el sistema productivo, en nuestro caso la industria de la construccion.

La moraleja para mi es que intentemos dejar de matarnos entre nosotros mismos para empezar a tratarnos con mas comprension y solidaridad de cuerpo pues ya lo dijo el Martin Fierro: ".... si entre ellos se pilean, los devoran los de ajuera."

Se que lo anterior no es fácil, y antes que me lo reprochen asumo mis propias culpas, sin embargo creo necesario expresarlo y tratar de componer nuestras actitudes si es posible

Espero por ultimo no arrepentirme de mi catarsis

Un afectuoso saludo

Arq. Eduardo Dunovits


R: Si provocó tu catarsis, mejor. Es hora de que pongamos manos a la obra y, catarsis o no mediante, busquemos como solucionar el problema.

 

Sin título
Thu, 15 Mar 2001 09:36:27 -0800 (PST)
Carlos Perez

Estimado colega:

En tu nota falta algo primordial:- tu edad-

Esto es porque, la bastardizacion de la profesión fue un proceso sin prisa pero sin pausas, y lleva muchos años.

Esto involucra a muchas profesiones, (profesionales) dado que al disminuir la demanda, la enorme oferta hace que todos los profesionales, no solo los arquitectos, relativicen sus pretensiones.

Y esto es en un pais que menosprecia en general la tarea intelectual. (para mas datos interiorizarse por los problemas de los integrantes del CONICET).

Sugiero que leas al Arq. Levingston-(Cirujia de casas, etc), el hace varios planteos parecidos a los tuyos, pero encontró soluciones muy válidas.

Por otra parte, tambien sugiero que te hagas una autocritica, y reveas porque te permitiste trabajar sin cobrar (hagamos una autocritica), dado que buena culpa es de los arquitectos.

Finalmente, amigo y colega, la globalizacion, la escasa demanda (en un pais con consumo casi cero) y la competencia vil, ha hecho que los pequeños estudios de arquitectura esten desapareciendo, los grandes trabajos estan manejados por estudios estructurados, los pequeños los realizan pequeños contratistas, que junto con tu amiga la Bety, (que dicho sea de paso, sabe mucho de decoracion y de construcción porque leyó una revista) realizan la obra perfectamente (...).

Ahora bien, sabés o estás actualizado en Marketing?, managment?, teorías de mercados?, cash flow?, sabés obviamente manejar AutoCad 2000?, 3dx?, art atlantis? renders? tus presentaciones son fotorrealistas?, te actualizas con Frank Ghery, Foster, Viñoly, Rogers, Botta, etc.?

Por otra parte pensá que hay muchos concursos de arquitectura en los que podes participar.

En resumidas palabras, para que nicho del mercado trabajas: Para doña Maria?, para Fina?, Para un Banco?, Para un Consorcio?, Para una multinacional?, Para quien?.... En todos los casos, facturar y cobrar, hoy, en la Argentina es una ardua tarea. Pero tené claro, vos tenés que estar convencido que tu trabajo vale, un pequeño dibujito es lo mismo que cuando un médico receta una aspirina. Para hacerlo tubieron que estudiar seis años.

Para finalizar te cuento una anecdota de Coco CHANEL que hace al valor de la creatividad: (escaso en argentina) y dice asi:...Una señora de la aristocracia fue a ver a la diseñadora C. CH. pues queria un sombrero, al no gustarle ninguna, la diseñadora tomo una larga cinta y enroscándola en su cabeza le dio gracioas formas y le fabrico un tocado-sombrero. La mujer asombrada, quedo encantada, y pregunto su precio,

- Cuanto vale esta maravilla Coco??,

- Doscientos dolares, contesto la Diseñadora

- Que barbaridad u$s200, por una cinta?, en tonces Coco Chanel, desarmó el tocado que habilmente y con genialidad le había armado hasta volverlo a su original, y le contesto(con la larga cinta en la mano), el tocado vale u$s200, la cinta es gratis, y se la regalo.

Saludote atte. y mis honorarios por la presente te los mando próximamente


R: Con respecto a la edad, ya casi estoy por conmemorar los 48 (despues de los 35 no se cumplen ni festejan, se recuerdan con melancolía). He vivido la bastardización que mencionás, soy de los años posterior a aquellos en que la nuestra todavía era considerada una profesión distinguida: me recibí en el 81.

Yo se porque me puse a trabajar gratis, lo que quiero es saber si soy el único que tuvo los mismos motivos. Conste que yo se perfectamente que al trabajar gratis estaba haciendole el mal a dos profesionales: a mi mismo y a otro que podría haber trabajado en ese puesto mejor que yo.

 

Debate
Thu, 15 Mar 2001 11:35:43 -0300
Luciano José Hernández

Hoy tuve la oportunidad de leer su escrito (cosa que nunca hago), y realmente he sentido una inmensa triste-alegria.

Tristeza porque es la realidad absoluta de este pais y su gente, y alegria por su forma tan directa de redactar las verdades. Lo felicito, me he sentido no solo identificado, sino el rey de los megahiper y absolutamente idiotas que alguna vez les tocó este caso.

Solamente le faltó agregar que si gana este concurso gratis; cualquiera, pero cualquiera, sabe mas que el Arquitecto.

Me han tocado obras donde la inspección era un médico cirujano especialista en cálculos de hormigon armado, decoración, replanteo de obra, especialista en mampostería, conocedor de pintura y con experiencia en plomeria y restauración de monumentos históricos.

La pregunta es: ¿Nadie regula estos casos, en la facultad nadie aviva a nadie, el colegio no existe, o siempre va pasar lo mismo?

No soy Arquitecto, pero mi profesión está relacionada con la construcción y mi actividad de empresario con la restauración de edificios históricos.

Le agradezco este buen momento y muchas gracias por su atención.

Lic. Luciano Hernandez
M. I. C. I. 9502


R: Me alegra también que gente que no es estrictamente de la profesión pero está cercano al "gremio" pueda sentirse identificada, porque en el aporte de todas esas opiniones es donde se enriquece el debate.

 

¿Otro más?
Thu, 15 Mar 2001 11:48:14 -0800 (PST)
Marcos Vazquez

Estimado Arq. Pinco, contestando a su nota en el Semanario, he de decir que lamentablemente me incluyo en su grupo, y de hecho no creo conocer a alguien que no haya pasado por lo mismo alguna vez, y sobre el porqué nuestros "dibujitos" sean considerados muchas veces tan poco dignos de retribución, creo que se debe principalmente a dos cosas: la primera que se considera una profesión diferente, tal vez por estar tan ligada a las artes, lo que en nuestra sociedad no se considera tampoco un trabajo como tal, al menos no tan difundidamente, y en segundo lugar y respondiendo a otra de sus preguntas, creo que en buena medida somos responsables muchos de nosotros, por no tomarnos la molestia de no demostrar la valía de lo que es o debiera ser nuestra labor, sea por negligencia o ignorancia. Bueno, esperando continúe con el buen humor que lo hizo escribir sus experiencias, me despido.

atte.

Arq. Marcos Vázquez

 

Opiniones
Thu, 15 Mar 2001 11:53:37 -0300
Mauricio Gobbi

Estimado colega:

Lo que plantea tiene muchas raíces. Intentaré abordar alguna.

- Creo que los responsables somos los arquitectos. Hemos generado esa cultura.

- Sí estoy a favor de correr, alguna vez y en ocasiones especiales, el riesgo de trabajar de favor. Hay relaciones que pueden generar este tipo de trabajos, pero según mi experiencia es mejor hacerlo con gente que quiere pagar y que sabe que le corresponde hacerlo. Es decir, está claro que es un favor, que puede ser retribuido o reconocido. El otro caso sería para alguna entidad cuyos fines lo justifique (no parece ser el caso de su cooperativa) y en el que los esfuerzos de todos los participantes vayan en la misma dirección.

- Muchas veces, el problema es que los arquitectos (espero que no sea mi caso) damos la sensación de que nuestro trabajo es una serie de dibujitos, es decir, hacer un planito. Alertar al cliente sobre la complejidad de un proceso de proyecto me ha costado la pérdida de trabajos (creo que bien perdidos). El tema es que otros arquitectos, convirtiendo el proyecto en un par de dibujitos, se quedaron con esos trabajos (según sé, con un final poco feliz en la relación cliente-arquitecto).

- Relacionado con lo anterior, en obras pequeñas y medianas, hay una gran cantidad de obras que se hacen con apenas un ante-anteproyecto. Después se va acomodando. Así, una obra presupuestada en 100.000, termina costando 150.000 (cambios del cliente o imprevisiones del arquitecto, no importa). Una de las tareas en las que encuentro mayor dificultades es en demostrar al cliente que si paga un buen proceso de proyecto, al final se ahorra dinero o, al menos, tiempo y disgustos. En general, el cliente que prueba este sistema de trabajar con un proyecto bien definido (y pagado) suele no volver al sistema de haceme "unos dibujitos", "decime cuánto cuesta el metro" (sin saber de qué tipo de construcción están hablando) o de "tirame unas ideas y, por favor, firmame un planito". Por supuesto, el hecho de optar por explicar estas cosas tiene sus enormes riesgos. Creo que conviene correrlos.

- Hay mucha gente convencida (arquitectos y clientes) en que el proyecto no se cobra. Un proyecto se cobra. Pero debe ser un proyecto.

- Otro tema es el de la diferencia que tiene un encargo de un edificio, especialmente una casa, para un cliente o para un arquitecto. Para el cliente suele ser una ilusión por concretar que está más relacionada con sus ratos libres que con un encargo profesional. Por esta razón, no es infrecuente que un cliente, a la hora de concretar una reunión dentro del proceso de proyecto, nos diga: después de las 19 porque hasta esa hora trabajo (por no poner como ejemplo la visita en días sábados y domingos). Y nosotros no siempre explicamos que también trabajamos hasta esa hora y que dicha reunión es parte de ese trabajo.

Me parece que esto es un tema más complejo, pero espero que estas ideas le sirvan para echar un poco de luz sobre el asunto.

Cordialmente

Mauricio Gobbi, arq.


R: Personalmente coincido con sus expresiones, particularmente con un par de ellas sobre temas que no estaban en mi escrito original, pero lo insinuaban.

 

CREI QUE SOLO ME PASABA A MI!!!
Thu, 15 Mar 2001 12:13:11 -0600
Luis Alberto Rojano Govela

Apreciable arquitecto:

Antes que nada reciba un saludo desde Mexico!

Al leer sus lineas no pude mas que ponerme a pensar en donde había yo oido eso antes...

Soy un arquitecto recién egresado, pero me he preocupado por adentrarme en el mundo de la practica profesional desde hace un par de años...

Estoy sumamente familiarizado con las situaciones que describe, y me parece que se hacen mas frecuentes cuando uno todavia es estudiante, o acaba de terminar su carrera.

Desde mi punto de vista, nosotros somos responsables de que nuestro trabajo no sea valorado y la gente no deje de verlo como "un planito", "unas rayitas" o "unos dibujitos", creo que es hora, por el bien de todos los que nos dedicamos a esto, de que hagamos cultura en nuestras ciudades, de que el proyecto arquitectonico es una tarea ardua, que conlleva una serie de esfuerzos y procedimientos, y además, que tuvimos que pasar muchos años en una universidad para poder hacer esas "rayitas".

Creo que ya fue suficiente de devaluar nuestros proyectos con el fin de que nos sea asignada la ejecucion de la obra, que es donde se puede obtener "el dinero de verdad"...

Ojala nuestras asociaciones y colegios dediquen una parte de su agenda a regular esta parte del ejercicio de los arquitectos. Esto traeria enormes beneficios para todos nosotros, no cree usted?

Bueno, no me queda más por el momento que despedirme y reiterarle un cordial saludo desde México.

Espero que mis comentarios sean de alguna utilidad...

Gracias!!!

Arq. Luis Alberto Rojano Govela.
México


R: Pero para ser sincero, no pensé en la repercusión en el exterior al escribir, como de un tirón, la nota en cuestión. Parafraseando el subject de tu mail, "Creí que solo pasaba aquí!!!"

Veo que en todos lados se cuecen habas. Debo extender mi creencia de que solo los arquitectos argentinos sufrían problemas como este, y por ahora extenderlo a los sudamericanos.

 

Agrego a su opinión.
Thu, 15 Mar 2001 12:50:32 -0300
Eduardo Carranza

Estimado colega:

Me llamó poderosamente la atención la carta que publicó en Semanario en Línea.

A mí me pasa e-x-a-c-t-a-m-e-n-t-e lo mismo que a usted!!! y con algunas honrosas excepciones a la mayoría de los arquitectos.

Lo de la Cooperativa es un clásico. Asombra la cantidad de giles (entre los que me incluyo) que entran como por un tubo, creyendo que esa es la forma de contratar algún trabajo.

Lo que pasa es que ante la falta de trabajos uno encara cualquier proyecto que medianamente le parece que se va a concretar, y es toda una mentira. No hay poder que haga firmar a un potencial cliente la tan bendita Orden de Trabajo (OT). Se me ocurrió una idea y la planteo para ver si tiene algún asidero: Si al presentar los planos de Previa Municipal fuera imprescindible adjuntar la OT para comenzar los trámites? Ante la falta de pago de los servicios profesionales, tendríamos algo para luchar por el resarcimiento económico (por supuesto que habrá que pagarle los honorarios a algún Abogado para el trámite judicial, porque eso es sagrado y no se discute).

Yo vivo en la Patagónia, mas precisamente en Neuquén Capital y no escapamos a las generales de la Ley.

Por otro lado ante la necesidad, bienvenido el Trueque. Si, es una práctica nada despreciable aunque un poco injusta. Me ha tocado practicarla y no me arrepiento (remodele un supermercado, se entiende ¿no?), si bien no paga los impuestos, los servicios y los gastos fijos, da de comer.

En cuanto a esa necesidad imperiosa que tiene la gente de pagar otros honorarios sin chistar, se debe, creo yo, a que son clientes de esos profesionales. En cambio con la arquitectura no pasa lo mismo. Nadie viene a encargarnos los planos de una casa una vez por mes ni una vez por año. A lo sumo y en contadas excepciones, dos veces en su vida. En cambio al Médico, al Abogado o al Dentista se va seguido y si no se le paga no se los atiende mas.

Bueno estimado colega, le agradezco profundamente que consiguiera sacarme una sonrisa y ver que a todos nos pasa lo mismo (a todos?).

Quedo a vuestra disposición para cualquier posibilidad de atender a alguna cooperativa.

Saludos

Arq. Eduardo A. Carranza
Neuquén


R: En tu caso, adicionalmente, he logrado hacerte sonreir, y en una época y con un tema tan poco alegre. Doble orgullo.

 

Por supuesto que pasa
Thu, 15 Mar 2001 13:10:45 -0600
Walter Barillas

Saludos estimado colega, al respecto de tu opinión: CLARO QUE AQUI TAMBIEN OCURRE. yo he hecho más de una vez de ese tipo de "pequeños favores". Y.... . ni modo.

Yo me gradué en el 99 y con la cosa tan jodida como anda le regatean a uno hasta lo que no se ha dibujado; yo creo que es un mal endémico de esta profesión en Latinoamérica.

Arq. Walter Barillas
Guatemala

 

Opinião
Thu, 15 Mar 2001 15:27:03 -0300
Elenara

Adolfo,

Não pude deixar de responder à tua opinião lançada no Semanario em Linea, a respeito dos nossos honorários, ou melhor: da falta dele !

Além de já ser dificil cobrar por "desenhos", e haja trabalho nosso e da categoria para esclarecer que um projeto é muito mais que aquelas folhas de papel ou disquete...Mas tudo bem, isso até faz parte de quem trabalha com serviços. Mas realmente, o armário da amiga, a churrasqueira da irmã, aquela opinião sobre aquele ambiente naquela festa em que se foi para só se divertir...tudo isso faz parte da minha realidade. E nem falar em cobrar, embora a cobrança de prazos e resultados seja sempre feita para cima de nós.

Será que falta de nossa parte uma atitude mais pragmática de nossa profissão, para que assim também a passemos aos outros ????

Não sei te dizer com certeza, mas já passei pelos mesmos constrangimentos profissionais a que te referes. E creio que não há de ser paranóia, já que acredito muitos colegas nos acompanham.

Abraços desde Porto Alegre

Elenara Stein Leitão
Arquiteta
Porto Alegre / RS


R: Yo se porque me puse a trabajar gratis, lo que quiero es saber si soy el único que tuvo los mismos motivos. Conste que yo se perfectamente que al trabajar gratis estaba haciendole el mal a dos profesionales: a mi mismo y a otro que podría haber trabajado en ese puesto mejor que yo.

 

OPINION
Thu, 15 Mar 2001 16:16:43 -0800
Angel Barceló

Leí con entusiasmo tu artículo en Arq. en Línea. Sobre todo porque me alegra que se ponga sobre la mesa, para discutir y cambiar opiniones. Alguna vez me pasó algo del tipo de lo que comentás. Digo alguna vez por no decir, tirado llorando sobre el teclado, que hasta cierta época de mi ejercicio de la profesión, deben haber sido más los trabajos gratis que los que efectivamente cobré.

Eso de "pero si la obra no se va a construír, cómo pretendés que te pague el proyecto?".... o "no, yo nada más quería una idea, 4 rayitas, y vos me querés cobrar croquis nosequécosa...

Una vez, hace poco, en el medio de una discusión de Honorarios, un potencial cliente me dijo: "No se haga el vivo, si yo sé de posta que los Arquitectos los proyectos no los cobran..."

A tu pregunta de si somos nosotros los responsable, mi idea es que sí, absolutamente. Quién va a pagar por algo que sabe que puede ser gratis? o que quien tiene que cobrarlo no está lo suficientemente bien parado para hacerlo?

Y paso a ennumerar las posibles causas, que creo que abarcan la generalidad del perfil del Arquitecto:

-Nos engancha más la idea de hacer un Proyecto que el dinero que cobraremos por ello.

-Nos seduce y engorda el ego el hecho que alguien haya pensado en depositar su confianza en nosotros para obtener una obra maestra de la Arquitectura que, desde luego, sólo nosotros podremos hacer suficientemente bien. Y esto nos pone en pésima posición psicológica para reclamar o negociar dinero a cambio.

-Nos aterra la idea de perder un cliente por decirle claramente de entrada cuanto, y cómo vamos a cobrar. Eso de firmar de entrada una órden de trabajo suena muy antipático, en el momento inicial de la relación con el cliente, en dónde todo es idilio y proyecciones felices. Y a esto se suma la realidad de una gran competencia de colegas que están en la misma situación que nosotros y de los maestros mayores de obras, que, concientes de sus limitaciones formativas, aún avalados por las incumbecias que la escuela técnica les ha otorgado, cobran demasiado poco por sus proyectos.

- Nos sentimos inseguros de cobrar por un trabajo no sistematizable, de resultado no garantizable, que todavía ni hemos hecho y no sabemos muy bien que tal nos va a salir (sindrome del papel en blanco)

- El trabajo intelectual no se valora lo suficiente, y nosotros no solemos argumentar al respecto.

Pero creo que este desagradable escenario puede revertirse desde el lugar de cada uno, si se toma conciencia, se valoriza el propio trabajo, y se pierde el miedo a cobrar.

Transcribo algunas recetas y actitudes que empecé a aplicar hace algunos años, cuando decidí que era muy digno vivir con el producido del ejercicio de la muy digna profesión de Arquitecto:

- Desconfío de un cliente que no pregunta de entrada cuanto serán los Honorarios. Y se los informo yo antes de empezar a trabajar en nada.

- Cobro lo que corresponde cobrar. Valoro el tiempo, conocimiento y capacidad profesional que aporto en mi trabajo.

- Argumento en favor de la conveniencia que tendrá para el cliente mi contratación.

- Mantengo con firmeza una posición ética. Entiendo que los Honorarios están vinculados con el Honor. Cuando alguien me contrata, asumo clarmente la psición de defender SUS intereses ante un tema que para él es desconocido: ya sea en la etapa de proyecto como en la ejecución de la obra. Esto implica, por ej. trasladarle al cliente todo posible descuento en las compras y contrataciones, y fundamentalmente, no percibir ningún tipo de lucro oculto, como cobros de comisiones a contratistas o proveedores. Esto se lo hago saber al cliente, y le explico claramente que ésta es la razón por la que mis honorarios de Dirección o de Administración serán seguramente más altos que los que perciban muchos otros.

- No temo perder un cliente si las condiciones contractuales no me son convenientes. Y prefiero perderlo antes de dedicarle tiempo y esfuerzo. Por eso muchas veces, y a pedido de los clientes, pacto los honorarios por etapas: croquis, anteproyecto y Proyecto. De modo tal que él pueda ir afianzando su confianza en la medida en que vea que sus expectativas se cumplan, o bien, pueda retirarse de la encomienda tranquilamente y yo quede resarcido por lo hecho. Cuentas claras...

- Sí, en cambio, temo, y mucho, perder un cliente por mala gestión de mi trabajo, o por no haberme ubicado correctamente en los términos de negociación. Por ej., por pasar precios excesivos, o por no haber comprendido las expectativas que se depositaban en el encargo. Y es algo que me ha sucedido varias veces. Y seguramente me seguirá sucediendo. Pero es bueno analizar cuando el error es de uno o cuando, simplemente, no se trataba de un cliente posible para el tipo de servicio que yo le podía brindar. Si un cliente no valora un buen proyecto, está bien que pague menos por un trabajo mediocre. Está en todo su derecho. Y es lo que corresponde.

Para terminar, un par de dichos aplicables:

1. "La culpa no es del chancho, sino del que le dá de comer".

2.como decía mi abuelo Diosdado, "Contra el vicio de pedir está la virtud de no dar".

Regla de oro en todas las negociaciones.

Gracias por abrir el debate

Atentamente,

Angel Barceló

 

RV: Opinión del Boletín N 6
Thu, 15 Mar 2001 16:28:23 -0300
Eduardo Mario Carrasco

Punto 1: Yo creo que sí, somos diferentes a otras profesiones, Porqué? Cuando vamos al abogado? Cuando tenemos un juicio por delante, y nos puede salir mucho dinero. El bolsillo nos duele. Al médico? y podemos tener algo grave, y lo que cuesta vale. Nuestra salud no la podemos arriesgar, y se paga antes de ver al médico. Los escribanos, son una muralla, cobran en todo el país lo mismo.

Que pasa con los arquitectos? Nosotros trabajamos sobre los sueños de nuestros clientes, y sabe una cosa, después de muchos años me di cuenta que para los clientes los sueños son gratis, el proyecto también debe serlo, ¿o no?. Tenemos miedo de perder el planito, la obra o como quiera llamarlo. Las incumbencias, también caen en la bolsa, profesionales que no están habilitados para proyectar, por las incumbencias lo pueden hacer. En general nos falta postura en el momento mas importante del proyecto, en el de determinar nuestros honorarios.

Segundo: No, la gente no nos considera con derecho a que trabajemos gratis, sino que nosotros les damos pié para que piensen y lo soliciten. Comenzamos dándole un croquisito, y una modificación, y ese trabajo lo cobraremos cuando quede todo listo, etc., etc.

Tercero: Si, creo que hablamos mucho para impresionar, y documentamos poco o nada, dejando por sobre entendido cosas tan importantes como ser el medio de vida del profesional y su familia. Viene a mi memoria un hecho que viene al caso. Estando en un trabajo práctico de Legal, el ayudante que era el Arq. Huberman nos dijo refiriendo al mismo tema, "que siempre era mejor ponerse rojo al principio, y no blanco después".

Yo creo que de lo que estamos hablando es una falencia de la Facultad que no nos dio elementos de marketing, ni de economía, financiación, etc. En general la enseñanza considera la mente del alumno como un vaso, al que hay que llenarlo, en cambio en realidad es una vela a la que hay que encenderla. Estando ya recibido hice un curso sobre contratos dictado por el Profesor Emérito Arq. Jorge Víctor Rivarola, en cuya cátedra había cursado Arquitectura Legal. En una clase se planteó el mismo tema del que estamos hablando, y el Arq. Morixe dijo "que el no movía un lápiz, si no tenia sobre la mesa el adelanto solicitado", y él redactaba un precontrato que podía servir en caso de un planteamiento judicial. En éste precontrato ponía además de los posibles montos que el comitente estaba de acuerdo con los pagos, que se ajustarían luego en un contrato definitivo, y se firmaban dos ejemplares de un mismo tenor y a un sólo efecto.

En ese curso el Arq. Rivarola dijo que a el estaba cansado de evacuar consultas gratis, y que un día el era profesor en una escuela secundaria, cuyo edificio había construido, le pidió a un profesor de latín que le escribiera una frase para poder terminar con esas consultas gratis, y le dictó lo que debería tener ese cartel. Con el tiempo estuve en su estudio de la calle Corrientes y lo pude leer. En letras grandes decía, ya que no se latín pero se leía algo así: "summ tempus gratuito, temporibus tranmitere non juvat". Abajo en letras muy pequeñas estaba la traducción:" El tiempo dedicado a los interese ajenos no ayuda a pagar el alquiler", y más abajo en letras un poco mas grandes los honorarios por las diferentes consultas.

Distintos tiempos, pero mismos problemas. Yo creo que como dije antes es una falta de postura, y además la falta de sistema para actuar en la vida, y la falta de lectura de libros de auto estima que no lo da la Facultad, y que se encuentran en cualquier supermercado.

Muchas gracias Arq. Pinco, y si la presente sirve para llevar luz a un tema tan importante me siento complacido de haberlo hecho. Gracias

Arq. Eduardo M. Carrasco


R: Coincido plenamente con tus comentarios, y sin duda que ayudan a llevar luz a este tema. Sobre todo en lo relativo a la enseñanza que recibimos. O las faltas que la enseñanza que recibimos tiene. Desde las antes habituales y luego desacostumbradas visitas a obra (los que van a ser médicos abren cadáveres y van a Hospitales en 3° año), hasta la práctica en estudios (los estudiantes de derecho atienden casos en Tribunales), todas las cosas importantes de la actividad profesional son una nebulosa a la que nos enfrentamos recién al salir a la vida. Y eso que vamos a construir esas cosas donde la gente vive y trabaja, y esos Hospitales y esos Tribunales.

 

Alguna vez tambien me paso
Thu, 15 Mar 2001 19:46:38 -0500
Ana Lopez Rosas

Estimado Amigo:

Mi nombre es Ana Lopez, soy Peruana bachiller en Arquitectura y actualmente me encuentro terminando mi presentacion de Tesis. Al igual que tu, tambien he trabajado gratis "por la familia" y tambien por labor social, pensará alguien por ahí que una es tonta, pero creo que casi nadie se salva de esto.

Mi primer trabajo a la familia fue la casa de mis abuelos, estuvo bien, solo me pagaron con un buen plato de comida, ni siquiera se preocuparon en preparar mi favorita. El segundo trabajo si que me sacó de mis casillas; diseñé la casa de mis tios, quienes viven en Lima y yo en Trujillo que dista 8 horas en bus; familia de parte materna; acababan de comprar una casa ya construida con primer nivel completo y segundo nivel solo muros, y deseaban modificarla para alquilar momentaneamente parte del primer nivel y todo el segundo nivel en dos departamentos.

Inicialmente debo anotar que vendieron un terreno al cual yo le hice el anteproyecto, que fue regalado al nuevo propietario. Pasado el tiempo y "por la familia" empezamos a trabajar. Me dijeron que es lo que deseaban exactamente y que por favor les mueva el menor numero posible de muros, hasta ese momento no me habían dicho nada, ni siquiera los pasajes.... Al tener el anteproyecto viajé aprovechando algunas otras cosas que tuve que hacer por Lima, para informarles del avance. Es decir no me daban ni los pasajes. Les explique "in situ" todo y como en el primer y segundo nivel hubieron habitaciones sin iluminación alguna, les propuse jardín interior pequeño, lo mas pequeño que saludablemente se permite en el reglamento (ductos de iluminacion). La proyeccion de la vivienda es hasta tercer nivel.

En fin regresé a Trujillo y desarrollé el Proyecto (incluido eléctricas, sanitarias y estructuras) con la ayuda de un amigo Ing. Civil. Ya mi mama se ponía algo incomoda al averiguar el costo del "regalito" que le estaba haciendo a su familia. Al terminar tuve que llamar y anticipar que necesitaba dinero para imprimir los planos y también para los pasajes, me pagaron lo que pude demostrar con boletas y comprobantes de pago, ja ni para un par de zapatos ah! me olvidaba me dieron "para mi gaseosa" (bebida).

Regresé a casa algo fastidiada, esperando la llamada para empezar la obra; al paso de los días suena el telefono, era mi tia para decirme que le habia hecho modificaciones y que el jardín ahora era un ducto que le servía para un lavadero y que ya no estaría en ese lugar, le explique todo lo que pude por telefono pero... me dijo "el maestro sabe mas que tu" (albañil que adquirió su oficio cuando dejó de ser pescador, se esto porque me lo había presentado anteriormente), caray! eso si que me sacó de mis casillas, pero claro conserve la calma hasta que me despedí de ella porque... es de la familia. A mi mamá se le caia la cara de verguenza, a mi papá le hervía la sangre, al final de cuenta soy su inversión; la cual había sido pisoteada y menospreciada al punto de estar menos capacitada en diseño que un albañil.

Tambien tuve un caso "de ripley", diseñé para unos clientes que "la próxima semana le alcanzo un adelanto Arquitecta, estamos esperando un dinerito", trabajé el anteproyecto para que finalmente no adquirieran el lote porque no pudieron terminar de pagar. Yo creo que tengo parte de culpa en esto ultimo por no pedir desde el principio los documentos completamente saneados; al inicio solo me mostraron el compromiso de compra venta y me dijeron que todo estaba en proceso... si claro.

Creo que hasta da un poco de verguenza contar todo esto; hasta que le comentas a algun exprofesor tuyo y te cuenta que también le pasó algo parecido, diseñar sin ni siquiera recibir las gracias y encima que le construyan la obra.

Actualmente no tengo ganas de trabajar para la familia, ni para nadie que no me pague. Persigo una beca, así que si he de trabajar gratis solo sacrificaré parte de los honorarios a cambio de una muy buena Constancia de Participación o Certificado, ah! y por medio de la Universidad o alguna Municipalidad.

Bueno amigo, le escribí todo esto porque me siento y me sentiré identificada con todo aquel que alguna vez trabajó sin cobrar.

Cordialmente

Ana Lopez Rosas
Perú

P. D. Muy pronto colega suyo.


R: Creia que este tipo de problemas solo nos pasaban a los argentinos. Este largo subcontinente está plagado de situaciones similares.

Estoy tentado de preguntarte ¿tus tios no serán mis tios también? Porque estos tios tuyos se han comportado como los míos en un caso parecido. Pero la cantidad de mails que me cuentan historias similares me aseguran que tios así sobran.

Con la familia tenemos el problema de que nos han visto crecer. "¿Como éste va a ser un buen arquitecto si lo conozco desde que era así de alto, y siempre fue solo un niño insoportable?" Porque uno es familia debe aportar al bien de todos, pero ni piensan que ellos deben aportar al bien de uno, por lo menos sufragando los gastos.

Lo curioso es que por orgullo o pudor no vendrán a pedir dinero prestado, pero se ofenden si uno no les entrega gratis su trabajo, que es en definitiva regalarles dinero.

Si me permitís teorizar, podría pensarse que es algo que se arrastra desde la época de las cavernas, algo atávico. Porque tener hijos es una manera de tener manos que trabajen para alimentar a la familia, como pasa en muchas comunidades aun en la actualidad. Cuando el grupo familiar estaba unido, y en la casa o cueva convivian padres, hijos, tios, abuelos, todos se beneficiaban con el trabajo de las generaciones siguientes. Pero me estoy poniendo demasiado en sociologo, y no es mi especialidad.

Otro gran tema es con los "opinadores" desde afuera. Tu pescador-albañil-arquitecto, por ejemplo. Las opiniones de uno, que es solo ese "infante insoportable", no tienen valor, pues "bien que a los 7 años no sabías ni sumar ni restar correctamente". Nuestros errores de infancia nos hacen más ineptos que cualquiera que opine.

Como ves, los parientes son iguales en cualquier lugar del mundo. Asi que no te quejes, no estás sola.

Lo que veo es que el tiempo te trajo mejoras, y los errores enseñanzas. Vas por buen camino

 

El valor del trabajo
Fri, 16 Mar 2001 07:20:57 -0400
Jose Vte. Gamez Reyes

Respetable Colega:

En mis 22 años de ejercicio, he podido comprobar que el problema de justipreciar la labor del arquitecto radica en la gran ignoracia que el cliente tiene sobre el papel del arquitecto dentro de la sociedad; esta apreciación es muy marcada en los clientes particulares que poseen grandes y moderadas fortunas, con o sin formación universitaria.

Por lo general el cliente asume que somos dibujantes o decoradores y que diseñar es juntar lineas sobre un papel.

En mi caso, si he trabajado gratis en aquellos casos que he considerado como ensayos para criterios o conceptos que no puedo materializar debido a los costos de inversión; por ejemplo: Vivienda para un obrero de la universidad donde dicto docencia, la cual fue construida y que los amigos y vecinos de este obrero repitieron hasta cinco veces.

Atentamente

José Vte. Gámez
Arquitecto venezolano


R: He visto que tanto aquí como en México, Brasil o Guatemala, los arquitectos tenemos similares motivos para trabajar gratis, que se usan los mismos argumentos para pedirnos que lo hagamos. Al final del debate espero poder resumir algunas de esas causas comunes, y tal vez difundir algunas buenas recetas que me están llegando.

 

CREI QUE SOLO ME PASABA A MI!!!
Fri, 16 Mar 2001 09:46:22 -0600
Luis Alberto Rojano Govela

Muchas gracias por incluirme en su lista de suscriptores

.............

Espero que podamos mantenernos en contacto y cuente conmigo si de en algo le puede servir mi todavia reducida experiencia como arquitecto aquí en México, ojala logremos comenzar a poner en contacto mas directo a los arquitectos de toda latinoamerica para obtener experiencias de otros paises y enriquecer nuestra propia arquitectura...

Una vez mas gracias, y encantado de poder saludarlo nuevamente¡

Luis Alberto Rojano Govela.
México


R: Me ofrecés tu ayuda en México, y por supuesto que hay una posibilidad.

Aparte de tu mail desde México me han llegado otros desde Brasil, Guatemala, Venezuela. Era mi plan original, o mi sueño original, formar un sitio de "buena voluntad" que reuna y sirva a los arquitectos de todos los países de nuestra América. Pero por la forma en que lo estoy llevando, puro trabajo personal y cero capital, me encuentro bastante limitado.

Vos mencionás, y te cito: "poner en contacto a los arquitectos de toda Latinoamérica para obtener experiencias de otros paises y enriquecer nuestra propia arquitectura". Si, sería mi sueño corporizado.

 

Respuesta trabajito gratis
Fri, 16 Mar 2001 10:29:09 -0300
Alberto Baulina

Mucho gusto....

Me llamo Alberto Baulina y me pareció muy oportuno iniciar aunque más no sea virtualmente, un pequeño debate sobre la gran tragedia de nuestra profesión....

Digo, peor que no haya trabajo es que haya mucho y gratis como me sucede a mi y a la inmensa mayoria. En este momento estoy terminando unas líneas de cómo un solo colega nuestro se ha apropiado de toda la obra pública de Córdoba, y que es otro de los dramas cotidianos de la matrícula.

Bueno, de seguirla... la sigo con gusto... hasta pronto

Alberto Baulina, arquitecto


R: De hecho una nota como la que mencionás que estás escribiendo sospecho que será adecuada, por su tema, para este debate. Dejo a tu criterio definir si estoy en lo cierto y compartirla, en todo o en parte.

 

Semanario en Linea/ Opinion
Fri, 16 Mar 2001 13:07:43 -0300
Oscar Müller

Sua mensagem me chegou através de uma lista de discussão de arquitetura, resolvi te escrever só para confirmar que há muitos colegas, espalhados por todo o mundo, que sofrem de problemas parecidos, ou então estamos todos igualmente paranóicos...:o)

Cheguei à conclusão que não temos como modificar o panorama profissional sem tratar de questões de fundo, é certo que vivemos uma época de mudanças, que elas acontecerão não há a menor dúvida, resta acreditar, e tentar fazer com que elas sejam para melhor.

Te envio alguns links sobre o assunto, abraço,

Oscar Müller

http://www. arqa.com/noticias/index. cfm?s=2&al=antes
http://www. arq-links.com/eventos-1. html
http://www. domos. cl/index. htm


R: Te agradezco mucho por los links, estoy empezando a visitarlos y creo que suman a este debate.

 

Comparto la nota
Fri, 16 Mar 2001 16:57:38 -0300
Alfredo Maga

Estimado colega, yo como muchos hemos trabajado gratis, pero un poco de culpa tenemos.

No seria conveniente decirle de entrada que nuestro trabajo será de tanto $$$$ al futuro cliente o al familiar o amigo, se ofenderá? y si es así: pichón de amigo o familiar tenemos, que busque a otro gil.

Pues vos sabes que habrá colegas buenos y malos en ésta, la diferencia que en estos casos que para trabajar gratis me quedo a tomar mate con la patrona.

El precio debe conócerse de entrada, el abogado en el caso de la Cooperativa aclaró de entrada sus honorarios.

Si no lo hacemos, poco o mucho, el error es nuestro.

Si ya se, la zanahoria de que se va a ir con otro arquitecto.

Pero si trabajás y luego no te pagan es peor. Seamos sinceros, tenemos miedo y muchas ganas de hacer ese trabajo y no nos amimamos a decirle cuanto vale.

Por lo tanto se a fundado la idea en la gente común -que por dos papeles de mierda que le voy a pagar si el otro arquitecto me lo regaló-

No somos las víctimas de la sociedad.

Lo que no nos hemos puesto de acuerdo entre la mayor cantidad de colegas es que el laburo lo cobro... si o si. Lo que a cada uno le parezca, dentro del marco de los honorarios.

Si así empezamos y no tenemos miedo a:

-perder el laburo

-a decir que nuestro trabajo vale como el de cualquiera

-a explicarle a la gente, incluidos amigos y parientes, porqué le tengo que cobrar.

-a decir en que consiste mi trabajo, que les voy a entregar y cuanto tiempo me va a llevar la dirección de obra.

Luego si el tipo acepta y no te paga:

Fijate si le pudiste sacar algún plano o croquis firmado por el cliente, ese que nos trae para decirnos que quiere, alguna foto, notas de puño y letra donde dice qué ambientes quiere, tené papel con tu logotipo y que dibuje sobre el lo que quiere, vos sabes, esos dibujos que nos hacen los clientes, ponele fecha, juntá todo eso y lo que puedas y animate, conseguite un abogado, llevalo a juicio por cobro de honorarios, conseguí las pruebas documentales, estas que te dije pueden ser algunas.

Deberíamos hacer este trabajo desde el inicio, juntar pruebas, por las dudas, aclarar todo lo que podamos de entrada con respeto a nuestros honorarios.

¿qué es preferible, que no lo veamos más o trabajar y luego no cobrar nada?

No trabajemos en concursos truchos, solamente participemos si los organiza el Colegio de Arquitectos y donde claramente estén en las base el honorario o la vinculación del trabajo ganador con la obra.

Los concursos privados y todos sabemos de qué se trata, generalmente terminan mal. Seguimos con el miedo de perder trabajo, con el hambre que hay, que si que es grande mi estimado colega, pero trabajar, ilusionarnos y luego que no nos paguen creo que es peor.

Bueno lo suyo, no es un tema menor el que se animó a plantear. Quizás no tenga vuelo doctoral o esté en algun temario de universidad, quizás tampoco para un posgrado, pero es llano y hace a nuestra supervivencia como profesión y por respeto a nosotros como personas.

Y para terminar, le comento que el 11 de marzo cumpli mis primeros 20 años de recibido de arquitecto.

Un abrazo

Arq. Alfredo Maga


R: Solo quiero hacerte una corrección, que no desmerece el resto de tus comentarios. En el ejemplo que daba, que no es real pero se acerca mucho a uno vivido por el que te escribe esto, tampoco el abogado planteó: "Mis honorarios van a ser de X pesos". Solo avisó que iba a cobrar por su trabajo. El quid de la cuestión es que nadie puso en duda que el trabajo del abogado tendrían que pagarlo, pero todos daban por sentado (incluido el abogado) que el arquitecto trabajaría gratis.

 

Sin título
16 Mar 2001 21:13:42 -0800
emariaca

Seguramente en todas la profesiones, y bien aun en todos los oficios, habrá, por lo menos una ocasion en la que se trabaje sin un pago, o sin cobrar. Seguramente los arquitectos lo percibimos de manera directa, ya que nuestra profesion, es generalmente nuestro medio de obtener ingresos, (habrá algunos arq. que tengan otros medios, o que tengan resuelto ese apartado). Supongo que licenciados, doctores, y todo el ámplio aparato productivo de cada pais, tambien piensa algo parecido, (a aquello de porqué nosotros, debemos -segun los otros- de trabajar gratis).

Mi padre era mecánico y muchos lo consultaban gratis. "oiga, maestro, si mi carro se tironea, ¿serán los platinos o la bomba de gasolina...?", etc. Obviamente sin paga. Algo es cierto, nadie puede obligar a otra gente a trabajar gratis, al menos no en México. Aquí, si se hace un trabajo, es de esperarse cobrar por ello.

Siempre habrá algunos trabajos, de nuestra área, que se hagan sin plata de por medio, ya sea por amistad, familiaridad, o simplemente por altruismo. Tambien es cierto que de un ingeniero petrolero (por ejemplo), no es comun que cualquier gente requiera algo de el, (gratis o a su costo). Bueno, colega, la única observación, es que a mi parecer su comentario es cierto, habra quien quiera trabajos gratis.

Seamos honestos, siempre que se ha hecho un trabajo así, ha sido por que uno mismo asi lo acepta. Al menos a mi nadie me ha apuntado con un arma para ese fin.

Suerte, y bueno, de cualquier forma, ¿quien quiere ser abogado?.

Arquitectura ante todo.

Diacatl, Mexico


R: Coincido contigo en que en todas las profesiones y actividades existe quien trabaja sin pago, pero convengamos que es un poco distinto el caso de que a alguien le hagan consultas como las de la cooperativa de mi nota, que fue en una reunión de pocas horas y por lo menos le obsequiaron con café, al caso de pedir que se realice gratis un trabajo que llevará semanas y mucho compromiso profesional, como serían los anteproyectos para los concursantes o la confección del pliego del concurso para el asesor. Lo que en la nota traté de marcar, además, fue la distinta consideración que se tuvo en el caso del arquitecto y el del abogado.

Ignoro como se considera a una u otra profesión en tu país. En el mío nadie duda en pagar honorarios al abogado, al medico, al veterinario, al ingeniero agrónomo, al especialista en petroleo, al enfermero o al radiólogo, pero el arquitecto suele vivir muy a menudo situaciones como la que cuento. Y, por las respuestas que recibo, ésto sucede también en Venezuela, Guatemala, Brasil, y supongo que a todo lo largo de nuestra bendita Latinoamérica.

 

Honorarios incobrables
Fri, 16 Mar 2001 23:51:54 -0300
José Luis Ruiz

Estimado Adolfo: al leer tu nota, me sentí identificado, pues pertenezco a la comisión directiva de una importante institución, en la cúal solo soy el unico profesional (arquitecto), y es como contás en tu nota, cualquier remodelación, ampliación, diseño de mostradores, confección de un pliego para pedir presupuestos, todos me miran a mí para poder hacerlos. Creo o mejor dicho estoy seguro que la culpa es solamente nuestra, pues no hacemos valer nuestra profesión, y el tiempo sobre todo (total cuanto tardas en hacer un planito, si lo haces con la computadora!!!!!). pero eso si los médicos, abogados, y demás socios, no pasás al despacho sin antes hablar con la secretaría, que con cara angelical te dice ¿que obra social tenés?, los honorarios del doctor son cincuenta, y así sucesivamente. Pero como yo digo siempre la CULPA NO LA TIENE EL CHANCHO, SINO EL QUE DA DE COMER, y nosotros mismos le damos pie a toda la sociedad, para desvalorar nuestros estudios, tiempo y dinero invertido en revistas, libros, computadoras, papel y lápiz. Un saludo y mucha suerte.

!Ah me olvidaba, sigo perteneciendo a la comision directiva, por que lo importante es lo que uno siente, y sobre todo si puedo colaborar con la comunidad! !!!Pero cansa!!!!...Chau. .


R: Yo también he participado, incluso desde antes de recibirme, en distintas sociedades locales. He vivido muchas veces el caso que conté en mi nota, y que vos también sufrís. Y sigo participando por tus mismas razones. Pero en nuestra ingenuidad no parecemos entender que otros pueden aprovecharse de que nos gusta y disfrutamos de lo que hacemos, tanto en nuestra participación en tal o cual sociedad como en nuestra profesión. Pero no te sientas mal. En toda Latinoamerica, por los mails que estoy recibiendo, hay otros colegas que actuan igual que nosotros.

 

¿por que lo nuestro no debe cobrarse?
Sat, 17 Mar 2001 18:51:11 +0100
Jorge Scattolini

Estimado Colega:

Dirijo este e-mail por que este tema ha sido motivo y excusa para desarrollar una "ponencia" en el ICVA...del mismo modo que tu haces "catarsis" con estas preguntas...

Mi humilde opinión:

-¿Qué nos hace diferentes a otros profesionales a la hora de cobrar? "por que la SCA en Argentina se dedicó históricamente a una clase aristocrática y en lo popular a lo demagógico", "por que las incumbencias fueron desarrolladas por los Ingenieros y culturalmente no estamos incorporados como pieza importante, es decir se puede prescindir de nosotros"

- ¿Porqué tanta gente se considera con derecho a que les trabajemos gratis?...por que se supone que "nuestro papi" es adinerado y no necesitamos de esos honorarios para vivir, ..."somos artistas, macho!!! "

- ¿Somos nosotros los responsables de que resulte tan difícil cobrar nuestro trabajo?...en gran parte, ...por no hacer un "bloque"...como sí lo hacen los abogados o los médicos...nos dividen diferencias que nos llevan a discusiones que nosotos mismos nos inventamos...y nos olvidamos de que somos parte de algo más. . "

- ¿Soy yo el paranoico, o a usted también le pasó algo similar? A todos los que nos somos "nenes de papi" nos pasa...a los 46 años, después de intentar hacer de todo, ...estoy en España, intentando una más, ¿?... si bien aqui "EL ARQUITECTO" está culturalmente incorporado, comienza una nueva etapa problemática para la profesión: las Empresas sustituyen los servicios del profesional independiente por empleados matriculados !!!

Un Abrazo, ...y mi solidaridad

Arq. Jorge Enrique Scattolini


R: Es duro lo que decís, pero es real. Sin embargo, como vos sabés, es solo una parte del problema. Lo curioso es que estoy recibiendo mails desde México, Venezuela, Guatemala, Brasil, y las quejas y explicación de las causas coinciden con las de los argentinos. Al parecer en todos lados se cuecen habas.

Por lo que se, en España las cosas son distintas. Un amigo y colega está trabajando hace cerca de 10 años allí. Me ha contado que mayormente no tienen estos problemas, él tiene su trabajo bien definido, y sus abogados son concientes de que son profesionales al servicio de otro profesional. No muy parecido a lo que pasa aquí, lamentablemente.

Interesante el tema de empleados matriculados. Al estilo de las corporaciones en USA, imagino. Supongo que no pasará mucho antes de que también aquí se imponga esta práctica.

 

Mi opinión
17 Mar 2001 23:16:57 ARST
Viviana Hebe Samec

- ¿Qué nos hace diferentes a otros profesionales a la hora de cobrar?

- ¿Porqué tanta gente se considera con derecho a que les trabajemos gratis?

- ¿Somos nosotros los responsables de que resulte tan difícil cobrar nuestro trabajo?

- ¿Soy yo el paranoico, o a usted también le pasó algo similar?

Me parece muy interesante el tema que planteás y preferiría comenzar respondiendo la última pregunta: no, para nada es el único paranoico, me ha pasado, me sigue pasando y conozco a unos tantos que les sucede lo mismo. Se me ocurren varias razones en cuanto a porque se nos hace difícil cobrar o se espera que trabajemos gratis.

A diferencia de otras profesiones a las que llamo imprescindibles (médicos, abogados, dentistas, y muchos más), la nuestra desgraciadamente es un profesión prescindible. ¿Acaso el maestro mayor de obra, el constructor, el albañil y hasta la misma persona que piensa construir no puede "tener" o "darte alguna idea"?, y listo ¿para qué entonces un arquitecto?. Es por esta razón que pienso que la profesión de arquitecto es una profesión incomprendida y que no se valora, y a la hora de cobrar no se considera ni aprecia nuestro aporte.

En cuanto a la oferta de trabajos ad honorem que a muchos seguro nunca nos falta, pienso que la gente no se da cuenta que un proceso de diseño lleva su tiempo y esfuerzo, pero también estoy convencida de que tenemos algo de culpa nosotros. Acaso ¿no pasa por nuestra mente: "ésto me puede servir para que me conozcan un poco mas y así enganchar después otro trabajito". Y bueno, si estamos a veces disponibles para estas tareas no nos asustemos que luego vengan unas tras otras.

Espero que mi opinión pueda ser un aporte a este tipo de situaciones que nos toca vivir. Me gustaría que no nos quedemos en los problemas solamente, sino que éstos sean un punto de partida para que encontremos y compartamos distintas soluciones.

Lo saludo cordialmente.

Arq. Viviana H. Samec
Puerto Madryn - Chubut


R: Es duro lo que decís, pero es real. Somos prescindibles, también, porque los nuestros no son "habitués" como los de un médido o abogado, son "clientes de una vez", así que no les preocupa si quedan mal con nosotros, no nos necesitan volver a ver. Pueden prescindir de nosotros, ya habrá otro arquitecto al que recurrir.

 

Opinion
Sun, 18 Mar 2001 08:36:41 -0600 (CST)
Adriana Hermida

Estimado Arquitecto

Yo pertenezco a sus listas...

Pero quiero agregar algo mas.

Supongamos, como es mi caso, que Ud decide no pasar por las penurias de trabajar independiente porque es un dolor de cabeza cobrarle al cliente y sucumbe a la relación de dependencia... ¿Porqué es el arquitecto el "resuelve todo"? ¿Porque es el que "tiene las ideas más raras" y por tanto fáciles de descartar o no escuchar directamente? ¿Siendo que después el ingeniero hace lo que el arquitecto habia previsto?

¿Porque cualquier empleado tiene derecho a un aumento (aún más siendo ingeniero o administrador de empresas (?) o licenciado en marketing o, o, o... ) y no el arquitecto? Yo todavia no me puedo explicar porque un dibujante proyectista cobra lo mismo que yo, si yo soy "el resuelve todo". Ante cualquier problema, "Pregúntenle a la arquitecta". Y los problemas no son siempre arquitectónicos... Se me colgó la maquina, ¿Como se insertaban filas en el Excel?, El herrero me pintó mal el perfil, ¿conocés a alguno?, No hay café en la cocina, ¿El diario quien lo tiene? ¿No vino fulanito hoy?, ¿No sabes si sultano trajo el certificado de salario escolar? ¿Compramos sobres blancos este mes?, ¿Me escaneas la foto de mi sobrinita?, ¿No me haces una tarjetita de cumpleaños en la compu?, ¿No viste mi lápiz? La gente no tiene puesto el uniforme -(pregunto yo): ¿Y el ingeniero? - (responden ellos): No sabemos, no llegó todavía.

Además, caso 2:

-Arquitecta, decidimos que sea Ud la que resuelva todo el show room de la empresa... -Condiciones mínimas, como el pliego al que Ud hace referencia, y uno que pasa de la fase arquitecto a mago-adivino-clarividente y, buenudo, resuelve.

- Arquitecta, no se va de vacaciones si no termina el show room.

- ¡¡¡Pero estoy con dos presupuestos urgentes y la propuesta para el cliente fulano de tal!!!

- No se va de vacaciones sin el show room resuelto.

Ok. Primer lunes de mis vacaciones, yo trabajando en la empresa para terminar todos los planos de show room (por favor epítetos aparte).

Regreso de mis vacaciones...

- Bueno arquitecta, hemos hecho "algunas" modificaciones en su propuesta, ahora va a ser así (nada de lo propuesto por mi figuraba en ese plano), hable con la arquitecta de la empresa tanto que la va a asesorar cómo hacer el show room...

- ¿Y en que momento se decidió que lo que yo habia hecho estaba mal? ¿Porque no se me dio la posibilidad de defender mi proyecto? Las consignas no habian sido del todo claras, y si no era Ud mi cliente ¿porque no me comunicó con el que realmente era para saber bien que era lo que había que hacer?

- No se enoje arquitecta, ésto es asi, ¿a Ud le molesta que un cliente le diga que algo no le gusta?

- No, me molesta que mi cliente vaya a hablar con otro arquitecto y me pida que construya lo que el otro le diseñó... Que se lo construya el otro.

- No se ponga asi arquitecta, además el cliente es uno de los directores de la empresa, ¿Ud. iría a hablar con un director?

- ¡Por supuesto que si!

- Bueno, pero no es posible...

Conclusión, termino haciendo la documentación de obra de una idea no propia, por la misma plata y muy disconforme...

¿Porque estamos tan mal?

Yo se de un abogado que cobra $ 400 la hora de consulta...¿Habré errado mi profesión?

Espero que mi opinión les sirva para ir buscando donde está la punta del ovillo y podamos resolver esto.

Porque como si esto fuera poco, la gente cree que es el arquitecto el que más gana y que a uno le sobra la plata. Y como bien dijo Ud. esos dibujitos cuestan tiempo y dinero.

Sin más

Atentamente

Arq. Adriana Fernanda Hermida


R: Tu opción por la relación de dependencia no parece solucionar el problema, ¿verdad? Porque en los casos de arquitectos-empleados los superiores saben que tu sueldo paga tus 8 o 9 horas de presencia en la empresa, pero sienten que tienen derecho a usar tus servicios 24 horas al dia, 365 días al año. No lo harían con la secretaria o el cadete, pero un arquitecto "disfruta" haciendo dibujitos todo el día.

Quedarte después de hora para "colaborar", ser llamado a cualquier hora inclusive los feriados, etc. Uno se siente "arquitecto cama adentro".

Todo parece formar parte del mismo mal. "Lo de un arquitecto no es trabajo, es vocación". Por lo tanto parece que tu trabajo solo es estar presente de 9 a 18 hs., todo "lo demás" es algo que hacés porque te gusta y lo disfrutás, por lo tanto debieras agradecer "que nosotros te dejamos darte el gusto y hacer esos dibujitos".

Cuando trabajé en relación de dependencia la excusa de mi jefe, un contador, para hacerme quedar o llevarme trabajo a casa era: "Mire, arquitecto, usted no puede hacer esperar hasta el jueves a (el contratista/ el abogado/ el personal de obra/ el instalador/ el gestor/ el contador/ poner el gremio que se prefiera) por esos planos solo porque usted quiere (revisar algunas cotas/ buscar mejores precios/ hacer un plano de detalle/ verificar el cálculo de hormigón/ estudiar el proyecto de instalaciones/ rediseñar la fachada/ completar las especificaciones/ poner cualquiera de esas tareas "sin importancia" que son parte de la obra y que de estar mal nos pueden costar el título), entienda que ELLOS ESTAN TRABAJANDO". Porque para él lo nuestro no era trabajo sinó gozo.

$400 por hora de consulta. ¿Todavía preguntás si equivocaste la profesión? Cuentan de un arquitecto que pidió a un plomero un trabajo mínimo en su casa. Le presupuesta $200. "Pero cómo, $200 pesos por media hora de trabajo, yo no gano eso como arquitecto", "Lo se, yo antes era arquitecto".

 

Invitación
Sun, 18 Mar 2001 23:51:54 -0300
José Reyes - arqcon.com

Con relación al tema de los honorarios estoy preparando una editorial que sale en nuestro próximo boletín, creo firmemente que DEBEMOS comenzar una campaña para:

1ro: Concientizar a nuestros colegas acerca de la necesidad del cobro de honorarios por consultas (si existe alguien que no cobre siempre existirá la posibilidad de argumentación por parte del propietarios a decir "porque me cobra si fulano lo hace gratis".) Todavia no conozco abogados o médicos que realicen consultas gratuitas.

2do: Concientizar a los propietarios acerca que los "dibujitos" son ejercicio de la profesión y para llegar a ese resultado el profesional realizó una carrera universitaria de 6 años.

3ro: Demostrar al propietario que una visita a su propiedad equivale a una visita de un médico: llegamos, diagnosticamos y recetamos una solución al problema. Automáticamente me viene a la mente "Cirugía de casas"

Espero que este sea el comienzo de una relación de intercambio fructífera. Con relación al encuentro de sociedades de arquitectos, si me envia la información pertinente, me comprometo no solo a difundirla en arqcon, sino a entregarla a las sociedades de arquitectos del DIII del CAPBA.

Atte (y con amenazas de nuevo mail)

Arq° José Reyes
Director
www.arqcon.com

 

Un mensaje a García
Mon, 19 Mar 2001 03:25:12 -0000
Alvaro Davila

Te escribo mis comentarios acerca de tu "opinión", así que ahí voy.

Después de "un mensaje a García", pienso que es uno de los mejores escritos que he leído últimamente, si de mí dependiera, lo imprimiría en pergamino y lo expondría en el Louvre de París, (no en un museo de Arte Moderno, pues se trata de un clásico)

Fuera de exageraciones, me gustó muchisimo, la precisión; salvo en su forma, parecería que describiera mi propia experiencia, así que está por demás comentarte anécdotas personales pues las hemos vivido similares, (al igual que el resto de nuestros colegas)

Pienso que sí, que en parte somos culpables nosotros mismos de regalar nuestro trabajo, de no valorarlo en su verdadera dimensión, pero hasta darnos cuenta, en el camino, ¿cuánto trabajo gratis hacemos? Hasta darnos cuenta. Alguna vez le contesté a un cliente que me pidió algo de gratis, "...lamentablemente no te puedo hacer esto de gratis, prefiero utilizar ese tiempo en estar recostado en mi hamaca y con el control remoto de la TV haciendo 'zapping'..." luego de lo cual me eché a reír, (no obtuve el trabajo por supuesto) finalmente he aprendido a tomar con buen humor ese tipo de audacia, esa "pana" de escuchar la demanda de un trabajo gratis.

Muchas gracias por haberme hecho leer algo que ya pensaba desde hacía rato, solo eran ideas que deambulaban en mi cabeza, nunca con tanta precisión y claro, siempre un toque de humor.

Cuéntame algo, ¿eras tú el arquitecto asesor de la cooperativa a quien pedían su trabajo gratis?, me pareció que eras tu,

Te envío un afectuoso saludo desde la mitad del mundo, la tierra del calor, y de arquitectura vernácula con paja, cade, caña guadua, bueno son los materiales naturales adecuados para evitar el calor, aunque siempre queda la otra alternativa para el calor, irnos los fines de semana a la playa, farrear las noches y ver chicas guapas en bikini durante el día.

Alvaro Dávila
Arquitecto por supuesto
Guayaquil ­ Ecuador


R: Debo confesarme burro, no he leido "Un mensaje a García". Pero sospecho que debe ser bastante mejor que mis pobres líneas. Por suerte aclarás que son solo exageraciones tuyas, o podría subírseme a la cabeza. Vos sabés como nos consideran a los argentinos en el resto de latinoamérica, así que no me tientes a parecerme al estereotipo. ;-)

Me resulta sorprendente que, entre las respuestas que recibo de otros paises, como en tu caso, todos se sienten identificados con el relato. Yo supuse que esta nota tendría su efecto entre los argentinos solamente, pero en México, en Brasil, en Perú, en Guatemala, en Venezuela, los clientes del arquitecto parecen haber estudiado el mismo libreto, para poner las mismas excusas y esgrimir los mismos motivos a la hora de pagar (perdón, de no pagar).

 

El valor del trabajo
Mon, 19 Mar 2001 06:01:06 -0400
Jose Vte. Gamez Reyes

Le sugiero incorporar a la discusión el siguiente aspecto:

La intervención de terceros o modificaciones al proyecto durante la ejecución de obras

Atentamente.

José Vte. Gámez Reyes
Venezuela


R: José: Me parece correcto. ¿Porqué no ampliás el tema y lo lanzamos en la próxima ronda? Creo que te referís a la odiosa participación de vecinos, amigos, albañiles, y peatones cualesquiera en el trato entre arquitecto y cliente, y que éste acepta más los comentarios y sugerencias de éstos que los del profesional. Pero no se si ese tu punto de vista. Contame tu idea.

 

Re: Opinião
Mon, 19 Mar 2001 10:32:33 -0300
Elenara

Acho que gostarás de saber que o tomei a liberdade de transcrever o teu artigo em algumas listas de arquitetura que assino e ele gerou um número grande de comentários: alguns com estórias engraçadas de outros profissionais que passam pelo mesmo problema e sobre o nosso caso específico, a necessidade cada vez maior de uma discussão séria sobre um código de posturas. Se tiveres interesse, as listas estão no yahoo e são arquitetura, arquitetos e interiores. O assunto está sendo tratado no assunto: trabalho de graça. Se quiseres assinar qualquer uma delas (ou todas) será um prazer contar com a tua presença

Muito interessante o site de sua associação. Gostei muito. Tens a minha autorização para colocar a minha resposta. E qualquer assunto que aches que possa causar uma boa reflexão podes compartilhar.

Um grande abraço

Elenara Stein Leitão
Arquiteta
Porto Alegre / RS


R: Por supuesto que te agradezco que hayas colocado la nota en las listas. Todo camino que lleve a la mayor difusión del tema es beneficioso para todos.

 

Re: CREI QUE SOLO ME PASABA A MI!!!
Mon, 19 Mar 2001 14:08:56 -0600
Luis Alberto Rojano Govela

Estimado arquitecto:

Me encantaria colaborar en el trabajo que realizas, y ten por seguro que asi sera cada vez que encuentre algo que merezca ser divulgado.

Ojala puedas realizar tu meta de unir a todos los colegas Latinoamericanos y claro, me encantaria ser parte de ella.

Ya comencé a recomendar la suscripcion al boletin, y en estos momentos me dispongo a revisar la pagina web...

Estamos en contacto, espero poder enviar algo de provecho muy pronto, mientras tanto, un caluroso saludo desde aca...

Luis Alberto Rojano Govela.
México

 

Sin título
Mon, 19 Mar 2001 14:31:31 -0800
Gerzaín Chavez Medina

¡Está usted en lo correcto! No pudo ser mas certero su comentario o, diriamos, ¿clamor?.

Ahora, sería más que interesante el tratar de crear la formula para que no exista ya esa devaluacion y poco aprecio por nuestro trabajo como Arquitectos. ¿La habrá?, por favor, si la descubren envienmela y yo si les pago.

Solo que si me sale con que debemos ser como los Médicos y Abogados, entonces entraremos a la lista de los odiosos y aborrecibles. ¿No habra algo mas noble? Que Dios nos ayude.

Arq. Gerzaín Chávez Medina
México


R: Estamos entre todos buscando esa "fórmula" que cambie el estado de las cosas. Yo creia que solo nos pasaba a los argentinos, pero los mismos problemas ocurren en Perú, Brasil, Guatemala, Venezuela, Brasil, y en tu país también. De todos esos paises, y más, me envían sus lamentos, y por lo que dicen, un cliente en Buenos Aires se comporta igual que uno en Monterrey, San Salvador de Bahia o Arequipa.

Después de todo, vestirnos de blanco y cargar un estetoscopio, o citar a nuestros clientes en el Palacio de Tribunales sea tal vez una de esas soluciones ¿no crees? ;-)

Quien sabe, tal vez cuando los clientes vean que los atendemos en cinco minutos y los despedimos con la frase: "No se angustie por la ampliación de su casa; tome dos aspirinas y llámeme por la mañana", tal vez se sientan más inclinados a pagar la consulta a nuestra secretaria.

 

Semanario en Linea/ Opinion
Mon, 19 Mar 2001 17:49:50 -0300
Oscar Müller

Creio que nossas diferenças estão mais iguais a cada dia que passa...

De um seu compatriota que conheci aqui, aprendi uma grande verdade: "no somos iguales, somos lo mismo". E não apenas aqui na América do Sul ou no terceiro mundo que isso acontece. Nossa profissão é mal compreendida em muitas paragens, pude constatar este fato participando do primeiro CVA, que contou com representantes de 80 países diferentes.

Gostei muito do seu informativo, agradeço pela assinatura, espero te ler também na arquitetura@yahoogroups.com e na arquitetos@yahoogroups.com.Para participar destas listas basta visitar o site do Yahoo e subscrevê-las, agora coma a compra do eGroups pelo Yahoo, estão instando a todos os usuários que se inscrevam no Yahoo, acredito que o mesmo também vale para novos assinantes.

Me dará muito prazer que publiques meu e-mail, e principalmente que cerres fileiras conosco, nesta nossa busca por uma carta de posturas atual, que possa traduzir nossos anseios. Abrazón,

Oscar

 

Opinion
Mon, 19 Mar 2001 18:06:52 -0300
Carlos Rubén Cárdenas

Me comunico con vos para comentar algunas respuestas a tus opiniones:

Como arquitecto soy absolutamente responsable de mis actos
Como arquitecto he mal pagado para hacer un proyecto
Como arquitecto he mal pagado para concursar
Como arquitecto he dejado de hacer dinero en otra actividad por hacer una obra
Como arquitecto no he respetado debidamente a muchos de mis colegas

Que conste que nunca un cliente me obligó a trabajar gratis pero si muchas veces fui engañado por malas personas.

Como arquitecto he aprendido finalmente a cobrar por mi trabajo, y a decir NO a clientes con intención de no pagar y la frustración de no cobrar por lo que se y me gusta, desapareció.

Aprendí después de 12 años de ejercer la profesión y les puedo contar como hago, y quizás ayudar a algún colega que no sepa como hacerlo.


R: Tu "confesión" de cinco puntos es vital en este tema. Solo un detalle te quiero consultar: entendí que en vez de "he mal pagado" debe leerse "he sido mal pagado". ¿Estoy en lo correcto? Obviamente le cambia el sentido.

Te costó 12 años pero aprendiste la lección, otros pasan toda su vida sin saber cómo hacer. Recibí mails de México, Perú, Ecuador, Venezuela, Brasil, de gente de todas las edades, y el problema es el mismo que el de mi nota. Y ¿sabes qué? todos buscan la receta.

Si vos la tenés, es mucha la gente que mataría por obtenerla.

 

Honorarios de nosotros
Mon, 19 Mar 2001 19:28:44 -0300
Arq. Juan José Lemos

Soy arquitecto desde diciembre de 1961, soy egresado de la UBA y desde septiembre de 1963 estoy radicado en la ciudad de Mendoza, tengo 67 años. Lo más probable que la única coincidencia que tengo con Ud. es la profesión, seguramente no tenemos las mismas edades, tal vez sean distintas, no seamos egresados de la misma universidad ni en la misma época pero a mí me ocurrió lo que cuenta sobre el cobro de los honorarios no una vez, muchas. No quiero faltar a la ética e insultar a los colegas a quienes respeto pero yo soy un idiota, ojo no digo lo mismo de mis colegas.

Evidentemente esto tiene que corregirse por lo que me parece fantástico de que haya planteado el problema para que todos juntos lo analicemos para corregirlo.

Un abrazo

Arq. Juan José Lemos


R: A diferencia de Ud. creo que tenemos más coincidencias de lo que puede verse a primera vista. Me recibí también en la UBA, también en diciembre, veinte años después, o sea en un año terminado también con el número 1, yo como Ud. me siento un idiota cuando me pasan cosas como las de mi nota. Y además, a mi también me parece fantástico que se me haya ocurrido publicar esa nota.

Ya lo ve, muchas cosas nos unen.
.......

Otra cosa que he visto es que todos nos sentimos tontos. Un abogado no se sentiría tonto, vería una oportunidad de ganar un juicio. Creo que parte del problema es que la culpa que nos hacen sentir juega en nuestra contra. "¿Cómo le voy a reclamar algo a este tipo?, debe ser mi culpa por no haber hecho las cosas bien, me merezco no cobrar". Haga memoria, colega, ¿nunca le pasó reaccionar así? A mi y a muchos de los que han escrito parece que si.

Como conclusión previa, y peco al adelantarme a sacar conclusiones tempranas, me parece que una punta del problema pasa por ahí. Y por no saber como hacer para proteger nuestros derechos. O por no aplicar algunas reglas básicas de prevención a tiempo. Estos temas formarán parte de una futura nota basada en las respuestas a este artículo mio.

 

Opinión
Mon, 19 Mar 2001 23:10:08 -0300
Gabriel Delisio

Hola Arquitecto, me pareció excelente su opinión que me llegó de Arquitectura en Línea.

Creo que en parte somos nosotros los responsables de que resulte tan difícil cobrar nuestro trabajo y creo que la cultura de la crisis ad eternum a la que nos tienen sometidos últimamente sin duda colabora con los que prefieren hacerse los sonsos e ignorar que hemos pasado tantos días y noches durante seis años o más para ser tan profesionales (ni más, ni menos, ni mejores ni peores) como un médico, un abogado, un ingeniero, etc. Y que tenemos tantas responsabilidades (éticas y civiles) como otros profesionales.

No creo que sea el único paranoico, al menos ya somos dos. Por otro lado creo que las acciones del CPAU para salvaguardar y valorizar la profesión frente a la sociedad son muy pobres. Ojalá su opinión tenga mucha difusión, no sólo entre los arquitectos, sino entre toda la sociedad.

Gabriel Delisio


R: Te quiero comentar algunas cosas sobre la nota, y sobre tus opiniones.

Esta nota fue incluida originalmente en el newsletter que edito, "En concreto", para el Centro de Arquitectos de General San Martín y 3 de Febrero, y recogida por otras publicaciones. Esto hizo que la nota se extendiera más allá de mis mejores deseos, lo cual abrió mucho más el debate.

Es así que me llegaron mail desde Ecuador, Perú, Venezuela, Brasíl, México, y muchos otros, y en todos lados los problemas son los mismos; no parecidos, los mismos. Sin disculpar la falta de acción del CPAU, SCA, Colegios Provinciales, etc. , eso parece mostrar que no son los culpables de la situación. Yo creo más posible que esté dando vueltas por Latinoamérica un manual tal vez titulado: "Cómo NO pagarle a su arquitecto", porque las excusas y actitudes de los comitentes se repiten textuales.

Tampoco parece que es toda nuestra culpa, salvo que ser arquitecto sea un síntoma de la presencia en nuestro ADN del gen 3478-bz2, ese que nos hace "honorario-supresivos". O nos hayamos contagiado de algún virus que viene entre las hojas de los libros de Teoría de la Arquitectura.

Porque el mal se ha extendido a lo largo de la Patria Grande. Y si a todos nos pasa lo mismo, significa que el problema no está en nosotros solamente. Pasa a ser un problema social, o sociológico.

(Nota mental: buscar un sociólogo que podamos hacer trabajar gratis, para analizar porqué nos hacen trabajar gratis) ;-)

 

Respuesta
Tue, 20 Mar 2001 12:17:22 -0300

Carlos Rubén Cárdenas

Te agradezco el tiempo que le brindás a este tema y tu interés en algún tipo de solución.

Escribí "he mal pagado" porque muchas veces no solo no me pagaron honorarios por mi trabajo sino que he debido pagar con el dinero de mi familia la presentación de un proyecto o concurso de arquitectura.

Considero que todo trabajo, físico o intelectual, debe ser remunerado y caemos en un error cuando permitimos concursos sin premios para TODOS los participantes. Se puede convocar a un concurso de ideas y pagarles a todos los participantes un honorario mínimo que permita, con un costo general bajo, elegir las mejores ideas para su posterior desarrollo. Famosos edificios como la Opera de Sidney o el Centro Georges Pompidou fueron seleccionados a partir de pequeños bocetos muy distantes de las costosas láminas con anteproyectos que se piden en los actuales concursos. Muchos clientes e instituciones (avalados por mis colegas) me han pedido que les pague con mi tiempo y dinero su proyecto, y estimo que fue un error, "he mal pagado" proyectos y concursos. Solo recibí ingratitud.

Estos tres famosos proverbios, ¿a que les recuerda.... . ?

Le dejan hacer gratis la travesía y luego le guiña el ojo a la esposa del capitán. Arabe

En el teatro, los que entran gratis son los primeros en rechiflar. Chino

La boca saciada, pronto olvida al benefactor. Japonés

Saludos de Carlos Rubén Cárdenas, arquitecto y escultor


R: Entiendo ahora cabalmente el sentido de tu frase. Está bien dicho.

El arquitecto paga para hacer su trabajo, es la clave de todo este asunto. Nadie le pide al cirujano que haga su operación y le dice que le pagarán si las suturas le salieron bonitas. O al abogado que lo defienda y que cobre solo en caso de ganar.

 

Dibujitos gratis
Tue, 20 Mar 2001 16:03:52 -0600
Ana Rentería

Estimado colega:

Al abrir hoy mi correo me encontré con el Semanario y tu reflexión me pareció haberla oido por alguna parte, pero creo que la oí desde que estaba en los ultimos semestres de la carrera, y me sorprendió que tambien muchos kilometros fuera de mi país pase lo mismo, ¿acaso es una epidemia?

Sería nuy bueno que los arquitectos de donde fueran hagamos un frente común y nos pongamos con la autoestima bien alta para parar este asunto, decirle a todos que nuestros "dibujitos" valen tanto como los consejos del abogado ó del médico y que entiendan lo que implica el hacer esos "dibujitos"; le cuento que cuando estaba en el último año de la carrera una tía decidió que su hijo, próximo a casarse viviría en la planta alta de su casa y necesitaba unos "planitos", y probablemente se construiría de inmediato, por supuesto que lo hice rapidísimo y me esmeré en la presentación, cuando voy a entregarlo, mi tía lo recibió encantada, no paraba en alabanzas, pero todo acabó cuando le dije que costaba "x", ¡cómo! de haber sabido se lo doy a mi compadre el ingeniero y él no me hubiera cobrado nada...(¡!), por supuesto nunca me pagó.

Ojalá, algo podamos a hacer, desde México me uno a la cruzada por la dignificación de los dibujitos.

Un cordial saludo, desde Guadalajara, Jalisco, México.

Arq. Ana E. Rentería Mejía
México


R: Es curioso lo de tu tia. No porque te haya hecho lo que me cuentas, sinó porque tu tia parece tener sobrinos en Perú, en Brasil y aquí mismo en Buenos Aires, donde mi propia tia me hizo lo mismo. O tu tia viaja mucho y vos y yo somos parientes, o todas las tias actuan igual no importa donde vivan.

Me han mandado mails como el tuyo otros dos compatriotas tuyos, colegas de Ecuador, de Perú, de Brasil, de Venezuela, de Guatemala, y encuentro en todos ellos las mismas quejas, y las mismas actitudes de parte de los clientes en todos los paises. Como si hubiera un manual en circulación por toda Latinoamérica que lleva por título: "50 recetas fáciles para no pagarle a su arquitecto".

También a mi me sorprende tanta coincidencia, porque hasta ahora yo pensaba que era una maldición solo válida para los arquitectos argentinos. Lo cual quiere decir tambien que podremos encontrar una via de solución útil para todos los latinos. Esta cruzada, como la llamás, recién comienza pero no acabará rapidamente. Son muchos los que han tomado esta idea y aportan sus experiencias y algunas recetas. Al cabo del tiempo podré hacer un resumen de todas ellas, y pasaremos a la etapa de intentar encontrar soluciones.

 

Ha dado en el clavo !!!
Wed, 21 Mar 2001 13:24:12
Edelink Uga

Colega !!! gusto en saludarle y felicito su artículo tan claro y preciso, solo lamento decirle que el problema también es latinoamericano y cuidado sino mundial.... y me permito agregarle a su brillante artículo lo que pasa cuando los arquitectos somos muy jovenes o recién graduados... casi que creen que por ser jóvenes nuestro trabajo es como jugar a las muñecas... es decir un jueguito para nosotros donde nos divertimos mucho creando " formitas "... y además por ser tan jóvenes no merecemos una buena cantidad de dinero o la cantidad justa, inclusive en muchas oportunidades no nos creen en capacidad de crear o llevar una obra... yo misma he sido objeto de varios robos de diseño... con el cuento de "'dejame el planito para mostrárselo a mi esposo cuando llegue", y próximamente ni te devuelven el plano y desaparecen, para después descubrir que justo tu diseño lo realizó exactamente igual pero ejecutado por otra persona y pagando menos!!! que triste, ¿no?

Y para finalizar le contaré algo más triste que sucede en mi país Venezuela.... en este país esta profesión es tan irrespetada que los arquitectos tenemos que inscribirnos obligatoriamente en el Colegio de Ingenieros para que nuestra firma sea válida en cualquier obra, y no es obligatorio estar inscrito en el Colegio de Arquitectos y prácticamente el mismo es tácito. Es decir ¡¡¡el Ingeniero tiene mas valor que el Arquitecto!!! ¿¿¿Qué le parece???

Arq. Edelink Uga B.
Caracas, Venezuela


R: El caso de los arquitectos jóvenes es también un caso que se repite en muchos paises, tal vez en todos. Porque un colega con obras realizadas puede demostrar con ellas su calidad profesional, pero quien no las tiene se encuentra en problemas para demostrar que es bueno. Entonces muchas veces es tentado a trabajar gratis, y acepta.

También son muchos los casos en que anecdotas como la tuya se repiten. Teminan trabajando gratis, y ni siquiera queda la obra para mostrar.

Hay maneras de protegerse, aun en este caso. Si te hubiera firmado una copia de los planos al dejárselos, por ejemplo, podrías haber demostrado que lo que construyó era una copia de tu proyecto. Suelo tener en mis reuniones con el cliente una copia adicional de cada plano con una leyenda al pie: "He recibido una copia del presente plano" y un espacio para su firma, y tanto la copia que dejo como la que conservo lleva mi propia firma y datos, y la fecha. Parece ser simplemente una cuestión burocrática, para mi propio registro y archivo. Pero en los Tribunales es la prueba de que es MI proyecto y que hubo un acuerdo entre ambos para que yo realizara el trabajo. Desconozco las leyes de tu país, pero creo que ésto es también valido allí.

Pero lo grave es que tal vez la señora pensó, cándidamente, que no tenía ninguna importancia si usaba tus ideas. "Después de todo", habrá pensado, "es solo un papel, unos dibujitos". Esto muestra la poca importancia que se le da a nuestro trabajo.

Otro tema es lo que hizo el profesional que construyó con tus planos. Por ética debería haber dicho "esta obra la proyectó otro colega, no yo", y abstenerse de usarlos, o hacer que reconocieran tu trabajo y que te pagaran. Esto también es parte del problema a solucionar.

Mi esperanza es que todo este intercambio de opiniones con tanto arquitecto me permita arribar a conclusiones y sugerencias que nos ayuden a todos a encaminar nuestra profesión, al menos en este aspecto.

Desconocía lo que pasa con el tema de los Colegios en tu país. Me duele que sea así en especial porque soy un ferviente partidario de la existencia de Colegios de Arquitectos con presencia y fuerza, de hecho desde nuestro Centro de Arquitectos participamos activamente en la creación del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires y he sido uno de sus directivos, por elección de mis colegas, en su primer periodo de actividades.

Tienen una dura y larga tarea por delante. Lograr jeraquizar la profesión también hará jerarquizar al Colegio, y viceversa. Me gustaría que me cuentes más sobre este tema.

 

Experiencias similares
Wed, 21 Mar 2001 18:49:35 -0300
Arq. Andrés van Gelder

Antes que nada, lo saludo y le cuento que sus dichos acerca de nuestra experiencia profesional son tal cual Ud. los plantea. Soy Arquitecto, recibido en 1995, mi lugar de residencia es la ciudad de Neuquén, y he trabajado en primer término para la provincia (Dirección Gral. de Arquitectura Escolar), luego como colaborador externo para un importante estudio de la zona y en estos momentos (desde hace 2 años) en forma particular. Si me pregunta por qué sucede esto, hay muchas respuestas -y variadas-, pero creo que la principal es que la culpa es nuestra. Somos nosotros mismos los culpables de no hacernos respetar a la hora de plantear un posible trabajo.

Por qué? -y estas respuestas son producto de experiencias personales-

Porque como los primeros posibles trabajos casi siempre se dan en charlas informales (asados con amigos, visitas a familiares, charlas de café), no planteamos en ese mismo momento el tema de los honorarios, (tal vez producto de nuestra ansiedad por poder brindar nuestro servicios) y entonces todo queda en el aire, por lo menos para ellos, porque nosotros en ese mismo instante ya empezamos a proyectar soluciones en nuestra mente, y continuamos así hasta la próxima entrevista, que tal vez nunca se dé, y en el caso que se dé, al ver ellos alguna solución a sus requerimientos, piensan que no hemos hecho ningún desgaste intelectual (y en muchos casos emocional) y entonces viene el famoso "lindo dibujito, dejáme estudiarlo con mi familia y te llamo", con la consiguiente sorpresa al tiempo que los trabajos se realizaron sin uno, que fue el autor. Y ahí aparecen los problemas para poder cobrar (lo cual casi nunca sucede) y subjetivamente, la famosa frase "andá a cobrarle a Magoya".

Porque siempre que nos consultan acerca de alguna posible solución, por pequeña que sea (baja presión de agua, pequeñas filtraciones, tipos y ubicaciones de ventanas, etc.), siempre se las damos (obviamente sin cobrárselas). Ahora eso sí, si la solución adoptada no los conforma o no era la adecuada (consecuencia muchas veces de que fueron ralizadas sin supervisión profesional), nos transformamos en enemigos públicos de todo nuestro entorno.

Hasta aquí, reconozco que soy victima y victimario a la vez, ya que lo he fomentado inconcientemente.

El problema se suscita cuando somos victimas (y no victimarios) de situaciones ajenas a nuestro modo de accionar y fuera de toda ética y moral como las siguientes:

Porque, y esto es lo más grave de todo, no sabemos convivir entre nosotros, no actuamos en forma cooperativa, no nos defendemos unos a otros, bastardeamos obras de colegas, y no nos damos cuenta que la gente ésto lo nota y se aprovecha de la situación.

Porque no defendemos nuestros honorarios y nos bajamos los pantalones ante cualquier posibilidad laboral, presupuestando un monto primero, para luego bajarlo en función de las necesidades u oferta del mercado, dando a entender que, si primero pasamos 10 y después decimos 5, en un primer momento habíamos pasado cualquier precio, con el consiguiente manoseo monetario e intelectual.

Me ha pasado de perder trabajos ante colegas que con lo presupuestado apenas cubrían los gastos fijos. Qué sucede entonces, que cuando uno recorre la ciudad e intenta rescatar alguna obra trascendente, no la encuentra, porque el tiempo que dedican a cada proyecto es mínimo, justamente por lo mencionado anteriormente.

Esto trae aparejado el ingreso a nuestro campo profesional de otros problemas, como el del Maestro Mayor de Obra y el Ingeniero Civil. Pero no me voy a detener en este punto porque sería muy extenso de relatar.

Espero haber sido claro en mis conceptos, y que de alguna manera sirvan para algo. A mí me sirve darme cuenta en qué actúo mal yo y en qué los demás.

Lo saludo atentamente, quedando a su disposición.

Arq. Andrés van Gelder.
Pcia. del Neuquén - Patagonia Argentina


R: Es tan cierto lo que decís sobre los primeros trabajos. Lo fue en mi caso personal, inclusive, y la historia casi la misma. Tendría que haberle explicado francamente que yo iba a dedicarle una cantidad de tiempo a este proyecto, que él sabia que ese era mi medio de subsistencia, que podría colaborar con él cobrándole absolutamente lo mínimo posible, pero que él no podía pretender, como amigo, que yo dejara de comer y pusiera dinero de mi bolsillo para que él tuviera su casa. Pero claro, este razonamiento fue hecho después de un tiempo, ya me había peleado con mi amigo y éste ya me había dejado mal frente a todos mis conocidos.

Porque no supe a tiempo cuales eran las consecuencias de hacerle esa gauchada. Y no sabía que más vale hablar a tiempo y no hacer el trabajo, pero conservar la amistad.

De todos modos hay que tener en cuenta que no es lo mismo darle un consejo a un amigo que dárselo a un cliente. No es lógico cobrarle si nuestro amigo nos pregunta que tipo de pintura necesita, pero si ese amigo nos consulta si le conviene hacer tal o cual tipo de estructura para la amplicación de su fábrica, no podremos responderle tan fácilmente. Requerirá un tipo de conocimiento o de experiencia específica, un tiempo de estudio mayor, y un informe razonado y calculado, pues se ponen en juego muchos pesos. Habrá entonces que explicarle que si quiere una opinión simple se la daremos "a ojo", con riesgo de equivocarnos en varios miles de dólares, pero si quiere una respuesta exacta llevará tiempo, esfuerzo, y compromiso profesional, y eso sale x pesos, pero le permitirá ahorrar una fortuna.

Yo suelo contar, en este caso, el siguiente ejemplo: Uno no puede cruzarse a un médico en un pasillo y preguntarle: "Me duele la cabeza ¿Qué tomo?" El médico debe hacer un chequeo, pedír análisis, radiografías, etc., y recién después de ver los datos dirá qué corresponde hacer, cobrando todo el proceso religiosamente. La opinión a ciegas y gratis de ese médico en el pasillo nos puede llevar a la muerte.

El otro gran tema es el de la ética, o de la falta de ella. Porque falta ética en nuestro amigo que nos critica cuando quien falló en realidad es él, falta ética en nuestros colegas que hacen poco por cobrar poco, falta ética en los que aprovechan proyectos de otros para construir sus obras, falta ética en los MMO y Técnicos que dicen hacer arquitectura, falta ética en quienes hacen proyectos gratis como norma porque su ganancia está en construir berreta y currar a su comitente en los materiales, falta ética cuando no defendemos a otros profesionales... y un millón de etc. más.

 

Responde nota arq en linea
Wed, 21 Mar 2001 21:11:30 -0300
Ing. Ignacio Augusto Fernández

Posadas 21 de Marzo del 2001

Solamente quería comentarle que me pareció muy real su nota, pero, cuando se refiere a los calculistas discrepo. Es común, por lo menos conmigo, que si mi cliente o potencial cliente es un Arquitecto (la mayoría lo son) que se encuentra inmerso en cualquiera de las situaciones a que Ud. se refiere, tampoco yo cobro (por propio convencimiento claro). Aveces incluso me quejo en ese sentido, si Uds. bajan sus honorarios o incluso deben "regalar" un trabajo me arrastran a hacer lo mismo. Creo que salvo casos contados, como Ud. también dice en su nota, la mayoría de Ingenieros sufre el mismo problema. Pienso que la culpa es nuestra en gran parte por dejar que nos usen esos potenciales clientes (cooperativa, salitas, licitaciones, etc)

Atte.

Ing. Fernández Ignacio Augusto (ing electricista)


R: El caso que yo contaba, y los ejemplos que daba, son puramente hipotéticos. En realidad yo crei que se iban a sentir identificados solo mis compatriotas, pero de toda latinoamérica me llegan mails diciendo, como usted, que les ha pasado lo mismo, o que sienten muy real la historia. Cosas de la Patria Grande, ¿no?

Lo que me cuenta Ud. sobre los calculistas y todos los auxiliares, ya sean estos especialistas en instalaciones, carpinterías, etc., sucede también aquí. Con excepciones, por supuesto, pero todos nos acompañamos tratando de que las obras se hagan. Pero todo profesional que acude a los servicios de otro sabe que debe pagar honorarios (aunque los discuta y pida rebajas).

El simple hecho de que le pidan un descuento es prueba de que saben que Ud. tiene derecho a cobrar por sus servicios. Muy pocos arquitectos deben haber concurrido a su despacho de calculista a protestarle por el simple hecho de que Ud. no trabaje gratis.

El sentido de lo escrito estaba apuntado no a este tipo de comportamientos, sinó a la actitud de nuestros comitentes a la hora de reconocer que uno ha trabajado y se merece cobrar honorarios. Muchos piensan que los días que uno ha pasado trabajando en un proyecto no tienen importancia, que no corresponde pagar nada por el proyecto, o que se le puede pedir al arquitecto que le haga un proyecto a riesgo, "si sale el crédito hipotecario te pago, si no lo lamento". Y se ofenden si se les quiere cobrar.

El caso es que algo está mal parido. La actitud de los comitentes, a veces desde la maldad y a veces desde la inocencia o desconocimiento, pero también la de los colegas que no saben como hacer para cobrar. Es lo que trato de averiguar consultando a mis colegas.

Se que ésto les pasa también a muchos ingenieros, sin duda. Pero soy arquitecto, mis lectores son mayormente arquitectos, y la nota fue publicada en un boletín para arquitectos. Por otro lado, confío que los resultados de esta investigación serán útiles para sus colegas también.

 

Trabajo gratis
Thu, 22 Mar 2001 12:46:00 -0300
clara

Lamentablemente, no somos uno de esos que nunca trabajo gratis, por el contrario hemos trabajado gratis varias veces. Por supuesto, la casa paterna, la cual no cobramos, pero lo peor que hoy por hoy hay cosas que quedaron barbaras "porque yo se las dije" y otras que "podían haber quedado mejor, pero según ellos no se podía hacer". Y bueno, calculamos que sucede en las mejores familias.

Pero dejando de lado la Flia., si tenemos clientes ofendidos por cotizarle proyectos, o por cobrar muy caro. Los ejemplos son miles, en mas de diez años de profesión, pero seguimos en la lucha y doble, porque somos un matrimonio que cree en la Arquitectura Independiente y esperamos sobrevivir.

Gracias por hacernos sentir acompañados.


R: Si bien la casa paterna es un tema clásico (por eso en el jardín de infantes ya nos hacen dibujar la casita, y en primer año de la facu el primer trabajo es replantearla), lo que no podemos superar es esa sensación de frustración que nos queda por las exactas razones que vos contás. Ahí el problema no es económico (despues de todo son bienes hereditarios), sino de orgullo profesional. No conozco un colega al que no le haya pasado lo mismo que a vos.

Con respecto a los miles de clientes que mencionás, tal vez te haga sentir mejor si te cuento que ya recibí mails de casi toda latinoamérica, y recién uno de USA, y todos cuentan lo mismo.

 

Los estadounidenses y sus honorarios
Thu, 22 Mar 2001 13:18:18 -0500
Javier Alvarez-Isasi

Recibe un afectuoso saludo de un servidor latinoamericano, trabajando en los Estados Unidos... Me ha llamado la atencion la carta publicada en el servidor de Arquitectura en Linea...en donde tambien recibo noticias de ustedes de este lado del hemisferio.

Pues, no se como decir esto...pero tambien en el llamado primer mundo...se sufre las consecuencias de la carrera... No ha sido facil penetrar en el mundo anglosajon, pero poco a poco empiezo a conseguir experiencia con los gringos...

Yo soy un arquitecto mexicano que cruzó la frontera para el mejoramiento de mi propia existencia. He sido afortunado en trabajar como un arquitecto desde que llegue aqui.

Pero tambien sufrí las consecuencias en mi propio país, la despreciación de nuestro campo de conocimiento. Tuve la fortuna de hacer diversos proyectos en México, claro, aquí llegué con la experiencia de México, pero tuve las dificultades de que a veces nadie quería pagar mis honorarios. La gente que se ponía brava a la hora de dar mis honorarios fue gente profesional, principalmente doctores...

Para que seguir, mi historia es similar a la publicada hace varios dias...

Pero también aquí, los estadounidenses tienen el mismo problema... la gente no sabe valorar los servicios profesionales de un arquitecto... la gente no tiene idea de las horas que pasamos frente a la computadora o sentados en la mesa de dibujo realizando croquis, para resolverles el problema.

Recién una colega entró a la firma donde yo laboro, ella con muchos años de experiencia tuvo que cerrar su pequeña oficina, y para poder sobrevivir tuvo que ir a trabajar a una más grande.

Me dijo que el problema fue que la mayoría de los clientes gritaban a la hora de pagar... inclusive ella y sus socios a veces dejaban el proyecto en el precio del 3% del costo total de la construccion, cuando el promedio es el 10%...te imaginas, tuve una gran impresión...y eso me hizo recordar los días en mi país.

Y no es solamente la única historia que he escuchado, han sido muchas más...pero, que podemos hacer, pienso que todo va enfocado en hacer un análisis de nuestra situación y hacer un manifiesto hacia la sociedad para poder exigir nuestros derechos como simples profesionales...

Pero en fin, eso se lo dejamos a nuestro líderes de las Sociedades de Profesionales de Arquitectura.

En los Estados Unidos si trabajas para una firma grande o mediana, ya la libraste, podrás resolver tu situacion económica, y eso es más o menos, pero si estas empezando y en una oficina pequeña, la realidad es otra...

Espero seguir en contacto contigo...

Adios

Un saludo fraternal

Javier Alvarez-Isasi
Birmingham, MI. - USA


R: Y es así como muere mi última esperanza!!!

Hasta ahora no me había llegado ningún mail desde USA, y conservaba la esperanza de que allí los colegas no sufrieran lo del resto de América. Pero, ¡ni modo!, en todos lados se cuecen habas.

El texto que dió origen a tu mail ha dado vueltas por toda latinoamérica, y me han llegado mensajes de México, Guatemala, Ecuador, Perú, Brasil, y una larga serie de etcéteras, contándome que "aqui también pasa eso". Pero uno se ha educado con películas de los gringos, escucha las noticias de los canales gringos, ha usado las modas de los gringos, ha estudiado con libros de los gringos, ha leido la vida de los arquitectos gringos, y todo hacía suponer que en el pais de los gringos las cosas eran distintas a las de aquí.

Pero al parecer un cliente es un cliente no importa que idioma use, español, portugués o inglés.

 

Asombroso
Thu, 22 Mar 2001 16:54:22 -0600 (CST)
Adolfo Torres

Pensé que el mal de "Las vacas locas" era el único que se podía considerar EPIDEMIA internacional.

No sé si por llamarme ADOLFO me conoces tan bién, gracias a DIOS somos Arquitectos. No hay profesión más altruista!!!!!.

Te felicito!

Tu amigo. ADOLFO TORRES B. arq.
Bogotá - Colombia


R: Puedo asegurarte que esta nota ha dado vueltas por toda latinoamérica, y me han llegado mensajes de México, Guatemala, Eduador, Perú, Brasil, y una larga serie de etcéteras, contándome que "aqui también pasa eso". Para peor, me acaba de llegar un mensaje desde USA con lo mismo. ¿Epidemia? ¡¡Pandemia!!

 

Estoy de acuerdo contigo
Thu, 22 Mar 2001 17:32:53 -0800 (PST)
Miguel Lage

Mi nombre es Miguel Angel Lage. Soy un arquitecto y trabajo como tal en Venezuela, donde me gradué. Estoy absolutamente de acuerdo contigo, y es increible lo parecida que es la situación que expones en tu país con la que yo vivo en Venezuela: ¿será así en todo el planeta?. Lamentablemente no se por que es así, a lo mejor es una maldición divina: "te ganarás el pan con el sudor de tu frente, salvo si eres arquitecto, claro, porque, si el arquitecto que me hizo los planos de la Creación no me cobró, no puedo obligar a la humanidad a que les paguen, ¿comprenden?".

Confieso que he trabajado muchas veces gratis, y otras muchas demasiado barato. Al principio, cuando me gradué, lo hacía para tener experiencia, hasta que me di cuenta que a los demás les pagaban sin tenerla. He decidido no trabajar gratis, pero siempre, por una razón u otra termino haciéndolo, ¿porque? no lo sé. A veces cuando voy a cobrar las quejas de la gente me hacen sentir tan mal que me empiezo a preguntar si estaré haciendo lo correcto cobrándoles: POR SUPUESTO QUE ESTOY HACIENDO LO CORRECTO, LOS EQUIVOCADOS SON ELLOS....

...pero que difícil es.

Ahora te propongo otro tema: "Todo el mundo es arquitecto". A los médicos no les dicén como tienen que agarrar el bisturí para cortar el apendice, pero a nosotros si nos dicen como tenemos que distribuir los espacios, donde colocar las paredes y que estilos debemos combinar, ejemplo: un cliente, al que le estamos diseñando su casa, nos dio la medida de todas las ventanas porque ya había comprado las cortinas.

Saludos.

Arquitecto Miguel Angel Lage
Venezuela

 


R: Por increible que parezca, de toda latinoamérica e incluso de USA me han llegado mails en que dicen lo mismo que vos: "creia que solo en mi país sucedian estas cosas". Yo mismo cuando escribí la nota suponía que eran solo "cosas de argentinos".

Al parecer un cliente es un cliente, y da lo mismo su lugar de origen. Todos han aprendido el mismo libreto. Compartimos en Latinoamérica dos pasiones: el futbol y no pagar honorarios a los arquitectos.

Vaya, también en Venezuela tienen el tema del uso indebido de títulos y honores... ¡Que casualidad!... Un matrimonio que fue cliente mio pasaba por la obra todas las tardes (yo iba a la mañana y a última hora), y cambiaba todas mis órdenes. Los obreros renunciaban a los pocos días, pues sufrían las consecuencias de tanto manoseo. Pero se curaron cuando les presenté las facturas del constructor por hacer y deshacer cosas hasta tres veces. Me hizo recordar una vieja película con Cary Grant.

 

Saludos de Guatemala
Fri, 23 Mar 2001 16:22:07 -0000
Arq. Helda Herman

Saludos desde Guatemala. Desde que leí tu nota en la revista, te soy sincera la leí con una gran sonrisa, pero luego... me hizo pensar y pensar y al final analizar y sacar mis propias conclusiones.

1. Dices que los arquitectos trabajamos gratis bastante frustrado, empezando por la casa de Papá... y pense esto va para mi, claro que le trabaje gratis a mi Papá una ampliación que le hizo a su casita, (que por supuesto no será mía, a mí ya me dio mi profesión), es más tenía materiales de una obra que me había sobrado y los ocupé en esta obra, y si hubiera tenido dinero les hubiera pagado a los albañiles y le hubiera podido hacer toda la obra GRATIS... pero es una forma de pagarle a El, todo lo que me ha dado hasta el día de hoy, esto incluye mi profesión de Arquitecta.

2. Luego pense en concursos, nunca participo porque siempre gana el que paga el concurso, el que tiene amigos. En fin, no pierdo tiempo, dinero ni esfuerzo. Pero pienso en la ambición con la que trabajan los que concursan, piensan en ese carro que comprarán, y no se que tantas cosas más. Y al final una gran frustración porque no ganaron el concurso.

3. Ya se que hay clientes que piensan que los Arquitectos nada más es de sentarse a hacerles unos dibujitos (porque ni siquiera lo llaman diseño), y mucho menos quieren pagar el trabajo extra. Pero es allí donde debemos ponerlos en su lugar y no dejar que nos traten de esa forma.

4. Y por ultimo te diré que yo utilizo este refrán para tratar a mis clientes: "Como es el Sapo es la Pedrada".

Cuando empece a ejercer llegaron varios tipos de clientes, los que se creían muy listos y querían hacerme trabajar sin pagar, que los puse en su lugar de una u otra forma. Los que si lo fueron lograron hacerlo. Pero como persona positiva pienso que lo bueno fue que aprendí y la siguiente vez fui mas lista.

Pero también llegaron clientes con deseos de que un arquitecto le ayudara a hacer sus sueños realidad, y para esto se habían pasado toda su vida ahorrando para hacer su casita. A ellos les cobré lo menos posible, les ayudé lo más que pude y al final me hicieron sentirme muy feliz por el servicio que les brindé.

Otros clientes me hicieron mas feliz porque además de tener todos los medios para hacer su gran casa me dejan la bolsa bastante llena esperando por otro cliente como ellos.

En conclusión te diré, nuestra profesión es muy bien remunerada cuando tenemos la suerte de encontrarnos clientes que nos puedan pagar lo que les pidamos, y eso tal vez nos haga feliz porque podremos comprar muchas cosas con las que soñamos. Pero no nos dejemos cegar por el dinero, también nuestra carrera es de servicio a nuestra sociedad (tampoco para pasarnos trabajando de gratis), pero por lo menos poder ayudar a quien necesita de una mano amiga y que aunque quiera no puede costear nuestro trabajo al precio que nosotros deseamos, brindemos ese servicio y no GRATIS, pero por lo menos para poder ver felices por poner un ejemplo a una familia que soñó con una casa bonita y la pudo tener. Y para mi esta alegría que puedo compartir con ellos no tiene precio.

Atentamente.

Arq. Helda Herman
Guatemala


R: Te contestaré por partes:

1- La casa paterna es un clásico para todos lo que hemos estudiado arquitectura. Nuestra familia está orgullosa de su retoño, y mostrará su orgullo ante el barrio haciendo mejorar su casa por quén es el fruto de sus esfuerzos: su hijo el arquitecto. Y está muy bien que así sea.

Por otro lado lado me he preocupado que aclarar que está plenamente justificado. Y vos estás aclarando otro punto fundamental: un hijo está "obligado" a devolver lo que recibió, y ¿qué mejor que hacerlo con sus mejores conocimientos?

2- Todos nuestros paises sufren el problema de los concursos "arreglados", en menor o mayor medida. Depende de cada una de estas sociedades lograr los mecanismos que obliguen a quien lanza un concurso a hacerlo de la manera más ética y honesta posible. En mi país, que no se salva de esta situación, algunos concursos escapan a esta "maldición" gracias a que son organizados por entidades que cuidan de que todos los participantes gocen de iguales oportunidades.

A lo que apuntaba en mi nota era que los dirigentes de la cooperativa estaban usando el término "concurso" para algo que no lo era, porque suponían que al mencionar la palabra mágica muchos arquitectos iban a participar, y ya habían decidido que no habría bases "porque no se necesitaban", ni premios ni compensación para los participantes porque de todas maneras "son muchos los arquitectos sin trabajo y podemos obtener los proyectos gratis".

Es decir, mi enojo surgía de que en la comunidad no se comprenda que no puede trabajarse gratis, y que los honorarios deben pagarse. Y si no se tiene el dinero para el gasto, no se debe pedir a la gente que regale su tiempo y conocimientos, sin hablar de los gastos que surgirían del trabajo.

Lo de la frustración que mencionás es real, imaginate la de los participantes del concurso de mi cuento.

3- Ponerlos en su lugar es una manera de hacer docencia. La proxima vez que visiten a un arquitecto sabrán que deben pagar sus servicios, y que no todos trabajan gratis.

4- "Esos" clientes, los que honestamente vienen a plantearnos que no les es posible pagar demasiado por nuestro trabajo, son los más agradecidos. Es un placer trabajar con ellos. Ellos si entienden que se le está brindando un trabajo profesional, no unos "dibujitos".

A tu conclusión solo puedo apuntar que coincido, la nuestra es una real "vocación de servicio", y nos place ejercerla. También he brindado mis servicios gratis, los he ido a ofrecer, porque entendia que era necesario. Pero a la hora de pagar la renta nos piden pesos, no cartas de agradecimiento, así que debemos cobrar por nuestro trabajo.

El blanco de mi indignación no fueron los colegas que trabajan gratis sinó los que aprovechan que algunos quieran hacerlo. Y especialmente esta creencia en la sociedad de que puede hacerse trabajar a un arquitecto sin pago a cambio.

 

Sin título
Date: Fri, 23 Mar 2001 /.:43:18 -1300
Maria Teresa Espinoza Rubin de Celis

Hola, como estas: Te escribo de La Paz, Bolivia, y tambien yo te dire que no creo que seas un paranoico porque sucede todo lo que dices, incluso yo te diria que en mi pais sucede más a menudo, yo misma participé en uno de esos concursos, donde no sabes si tus ideas se toman o no en cuenta, y resulta que el concurso se cancela una vez que terminas de hacerlo y lo entregas, ésto sucede con instituciones pequeñas como son cooperativas o subalcaldias, y despues te das cuenta que de pronto aparece una construccion que te recuerda un diseño tuyo, sucede y a menudo acá en mi país, yo diria que son nuestros colegios de arquitectos los que no nos hacen respetar como arquitectos, incluso deberiamos tener un arancel fijo por consulta, como hacen los dentistas te curen o no igual se les paga, a nosotros nadie nos paga, hay mucha gente que acudió a mi y me pidieron consejos¿? de temas variados con la promesa de volver y nunca sucede, te exprimen y ya, lo peor de todo tu peor enemigo somos los mismos arquitectos, porque no es por decir pero hay muchos que regalan su trabajo, su costo es bajisimo, no se como viven, no se puede competir con ellos es un breve ejemplo de lo que sucede acá en Bolivia y veo que en tu pais no es muy diferente.

Espero te llegue este comentario y me respondas. Gracias¡¡¡

atte

Arq. Maria Teresa Espinoza Rubin De Celis
La Paz - Bolivia


R: Puedo decirte, María, que no solo pasa lo que contás en tu país y en el mio, en toda Latinoamérica es la misma historia. Por si fuera poco, acabo de recibir un mensaje desde USA diciendo que también alli tienen problemas para cobrar sus honorarios. Entonces ¿qué nos queda?

Esto me lleva a pensar que el problema no pasa por si el Colegio hace algo o no. Conozco lo que un Colegio puede hacer, y lo que no. Y crear conciencia sobre este tema en toda la población es algo que está más alla de sus poderes.

Por otro lado, ya que lo mismo ocurre en todo el subcontinente, y tal vez en el mundo entero, debieramos pensar que el problema supera las posibilidades de cualquier organización. Está en lo humano.

 

Desde Tandil
Sat, 24 Mar 2001 20:59:31 -0300
Pablo Bonavetti

Desde ya le agradezco muchísimo por el mail que me ha enviado a través del Arq. Porta de Tandil. Mi opinión se divide en dos partes y es resultado de mi corta experiencia (tengo 27años) como profesional ya que hace casi dos años que me recibí y uno de matriculado.

El primer punto responde al tema de cobrar honorarios, previamente a recibirme he estado trabajando en la industria de la construcción como Durlockero, de todos los trabajos que hice a lo largo de cuatro años tuve muy pocos problemas para cobrar la mano de obra, siempre hay plata para "los muchachos que laburan todo el día". Más de una vez fui testigo de esto y hoy día lo sufro en carne propia. Considero la causa de esto en que el cliente la mayoría de las veces cree que trabajar es ensuciarse o hacer ruido, no así el arquitecto que va dos o tres veces por día a la obra y no esta sucio... razón por la cual mas de una vez me he hecho mano de obra y así he cobrado todo.

Con respecto a la diferencia con otras profesiones creo que la raíz del problema radica en el concepto de que es verdaderamente lo que le preocupa a la gente, si, lo verdaderamente importante para todos esos "clientes". El dinero y la salud. Pilares fundamentales de nuestro miedos y ansiedades. La gente paga por lo que verdaderamente le afecta y cuando ya no tiene solución, caso muy claro los abogados (dinero, propiedades,etc.) y los médicos (la salud propia y de su familia). Nadie le regatea los honorarios a un medico o a un abogado, cuando las personas acuden a estos profesionales se encomienda de manera casi religiosa en la confianza hacia estos. A su vez estos profesionales basan su poder en que la gente común no entiende absolutamente nada de medicina o leyes, especies de ciencias ocultas... pero que misterio puede tener la construcción de una casa si... " la vieja se había hecho la casa con Don Julio.. albañil de toda la vida y ahí vivimos los cinco hermanos, el viejo, y los abuelos como treinta años y nunca tuvimos ningún problema".......pero eso da para otra nota.....

Desde ya vuelvo a agradecer que me integre a su red de comunicación ya que los problemas de nuestra profesión los debemos solucionar nosotros mismos porque estos son consecuencia de nuestra forma de ser y formación académica y no de la sociedad en gral. saluda atte.

Arq. Pablo Bonavetti
Tandil

 

R: Coincido con tus opiniones. "Los muchachos que laburan todo el día" hacen un trabajo que se nota, el nuestro es mucho menos visible. Pero además pueden pelearse con el arquitecto pero no con los muchachos por dos razones. Primero, porque corren el riesgo de que le rompan todo, segundo porque los muchachos tal vez quieran seguir solos la obra que iniciaron con el arquitecto. Total el trabajo del arqui "ya no es necesario".

De hecho, una de las razones por la que muchos colegas regalan el proyecto y hacen la obra es porque resulta más fácil cobrar la obra que el trabajo de estudio.

 

Respuesta a la idea
Mon, 26 Mar 2001 03:35:43 -0300
Luciano Jose Hernandez

He seguido con atención cada mail que me enviaste, y como si fuera poco ......, los he leido completamente.

Entiendo que generalmente es un gesto de actitud hacia el cliente, olvidando de alguna manera nuestra propia actitud frente la sociedad y frente al trabajo digno y remunerado. Te recuerdo que no soy arquitecto, pero durante mi profesión he redactado incontables informes gratuitos "para ver si de alguna manera puedo tomar trabajo". Lo mismo pasa con los presupuestos y detalles de ejecución. Resulta que esta actitud, no solo beneficia al cliente, sino que tambien les sirve a otros para realizar el trabajo que diseño. Me parece que es cierto lo referido a tu teoria del Juego de poderes, pero tambien me parece que hay una actitud inexistente de respeto y valoración hacia las demás profesiones.

Lic. Luciano Hernandez
Santa Fe

 

R: El dato que deberiamos revisar es cuantas veces dió resultado el "para ver si de alguna manera puedo tomar algo", y cuanto dinero nos costó. Porque en mi caso por cada 10 intentos solo uno resultó en un trabajo, y ese era tan pequeño que no justificó la "inversión".

Un viejo chiste dice que "todo cliente necesita dos proyectos: una ampliación del garage y un gran edificio. La ampliación del garage si se hace".

Mi teoría del Juego de Poderes tiene una ventaja, y es la de prescindir de la influencia de la sociedad, según creo. Un cliente puede tener respeto o no, valorar o no nuestro trabajo, inclusive estar honestamente convencido de que los honorarios son una cosa prescindible, pero siempre jugará con nosotros para tratar de obtener la mayor ventaja.

Creemos que cuando nos plantean la posibilidad de que hagamos un trabajo estamos obligados a aceptar las condiciones que nos plantean. Nosotros tenemos el "no" de nuestra parte.

Lo que propongo es que debemos darnos cuenta de que, ya sea la cooperativa o un ciudadano común, ellos nos necesitan a nosotros. Y ese debe ser el comienzo de la negociación. Darnos cuenta.

Un test que te propongo es que al próximo cliente (entre los que acuden habitualmente a tu oficina) que te pida "una mano" le digas: "mirá, te lo haría de todo corazón, pero no puedo hacerlo gratis (o por ese dinero, según corresponda), tengo mucho trabajo pago que debo cumplir", y veas como reacciona. El segundo test será con un nuevo cliente, que no sepa que has trabajado gratis, al que podés decirle: "mire, este trabajo vale tripicientos pesos, imposible menos", y ver si se levanta o empieza a argumentar.

A fin de mes hacé las cuentas, y optá por el camino que mejor haya resultado.

 

En: [arquitetos] Trabalho de graça - Primeras conclu siones
Mon, 26 Mar 2001 16:04:13 -0300
Elenara

Achei bem interessante as tuas colocaçóes no site citado abaixo. Posso te relatar a minha experiéncia pessoal.

Aprendi com a experiéncia (e alguns projetos de graça) a passar, após uma visita inicial, um orçamento por escrito com uma descriçáo detalhada do que consiste os serviços possíveis de serem feitos (desde uma consultoria, se for o caso) até a execuçáo, com preços por m2 (projeto) e por hora (execuçáo). Este procedimento, além de ser obrigatório pelo nosso código de proteçáo ao consumidor, tem me evitado uma série de desconfortos com o cliente. Estabeleço também um percentual para o caso dos trabalhos pararem em alguma etapa inicial.

Lógico que isso exige que eu venda uma credibilidade muito grande, pois o cliente vai dar o seu OK antes de ver qualquer traço riscado para o seu caso. Mas deixa também claro quais sáo os procedimentos adotados, inclusive formas de pagamento e reajustes. Mas ainda náo consegui resolver os casos de parentes e amigos...Falha minha, eu concordo. Mas é um alívio saber que náo estou só nestas angústias diárias...

Abraços

Elenara Stein Leitáo
Arquiteta
Porto Alegre - RS

 

R: Me parece una buena forma de resguardar los derechos, y todos debieramos usar ese tipo de escrito, lo obligue o no la ley. De hecho aquí también usamos algo similar, el "Contrato Obligatorio de Tareas Profesionales" en la provincia, y en la Ciudad de Buenos Aires (la Capital Federal), la "Encomienda Profesional". Ambas cumplen similares funciones a las que describís.

El problema es llegar a la firma de estos formularios. La negociación con el cliente es ardua, y a eso apunta mi teoría del "Juego de Poderes". No llegaremos a firmar nada si no negociamos correctamente. Y en esa negociación, por lo que veo en los mails recibidos, el gran error es que tenemos miedo cuando comenzamos a tratar el valor de los honorarios.

Empezar a negociar en inferioridad de condiciones desemboca en trabajos mal cobrados o gratuitos. Digamos directamente que es ridículo que nos pidan que les regalemos dinero (que no es otra cosa trabajar gratis). Perdamos el miedo, establezcamos límites, definamos porqué tienen que pagar y qué es lo que van a recibir a cambio, y el resto de la negociación nos tendrá en una situación mejor. La firma de esos formularios se dará naturalmente.

Esto debe funcionar también con los parientes o amigos. Expliquemos que así como ellos viven de su sueldo nosotros pagamos el alquiler con nuestro trabajo, y que si no tenemos donde vivir mal podremos diseñar el lugar donde vivirán ellos. Dejarlos sin argumentos (y de paso plantarles la semilla de la culpa) es la mejor medicina.

Pero quiero agregar algo que menciona uno de los colegas. Si queremos cobrar por nuestros proyectos, hagamos los mejores proyectos. Demostremos que nuestro trabajo es mejor que el de otros, realicemos toda la documentación correspondiente. Demos lo mejor de nosotros. Solo así demostraremos que nuestros honorarios valen lo que cuestan.

 

va de nuez
Mon, 26 Mar 2001 18:20:03 -0800
Gerzaín Chavez Medina

De repente se me ha ocurrido el que las CAMARAS, LOS COLEGIOS, ETC. pudieran armar una intensa campaña de concientizacion por CINE, RADIO, T.V. y todos esos medios apabullantes de comunicacion, exponiendo nuestro real y efectivo valor en la sociedad.

Y es que uno de los problemas es que la gente no nos consideran indispensables. Aqui en Mexico ¡todos son Arquitectos!, casi todos "diseñan" y construyen sin planos... ¿pagar yo para que me hagan unas rayas? ¡no me jodas!

Claro, esta actitud por demás ignorante, llena las ciudades de apestosos y osucuros cuartos, singular caracteristica de nuestra gente latina.

Arq. Gerzaín Chávez Medina

 

R: Varios colegas han tenido tu misma inquietud, lamentando que las instituciones no hagan más campañas de concientización.

En las conclusiones preliminares que incorporé al debate yo mencioné que apoyo esta idea. Los Colegios y Sociedades deben tomar esta bandera y hacer todas las campañas que puedan, o buscar la manera de promocionar la actividad. Pero también anotaba que me daba cuenta de que en el momento en que conversamos con nuestro potencial cliente solo estamos nosotros, y nadie más para defendernos. Podrá haberse creado conciencia en la población, pero a ese cliente en particular lo que le interesará será obtener el mayor servicio con el menor costo.

Seamos sinceros, colega. Todos sabemos que no debemos ser infieles, porque se han hecho "campañas" (por llamarlas de alguna manera) desde tiempos inmemoriales, y se ha creado conciencia social sobre la importancia de la monogamia, pero siempre hubo y habrá infieles y cornudos. En la soledad de un cuarto nos importa un cuerno a quien le ponemos cuernos.

Fijate que solo existe una cosa que evita que seas infiel. Que tu pareja de ese momento te diga "no lo haré". Ninguna campaña externa, ninguna restricción moral interna podrá evitar que cometas la infidelidad, solo que no quieran hacerlo contigo. Tan sencillo como eso.

A partir de la negación, comenzará la negociación, en un espectro tan amplio que va desde pagar por hacerlo hasta convencerla con distintas artimañas de hacerlo gratis, o seducirla por amor o para que lo haga "por beneficencia". Cualquier otra cosa es violación. Mirá cuantas coincidencias.

No estoy comparando infidelidad con trabajo gratis o cosa parecida. Pero poder decir "no" al pedido de trabajo gratuito o la rebaja de honorarios es lo único que evitará que lo hagamos. No una campaña.

En el Juego de Poder que se establece en la negociación de un trabajo empezamos jugando en desventaja, por los miedos que tenemos a perder la oportunidad. El cliente intuye que tiene ventajas. "Yo tengo el dinero, puedo encargarle o no el trabajo, veamos cuánto le hago rebajar su precio". Nos olvidamos que él quiere nuestro trabajo porque le gusta como trabajamos y nuestras obras, o le hacemos sentir confianza, o lo que fuera que lo trajo a nuestro estudio. Además siempre tenemos la alternativa de negarnos a hacerlo. Todo esto forma nuestra fuerza en el momento de equilibrar el Juego de Poderes.

Si la respuesta de tu cliente es que no pagará por unas rayas, deciles que tu trabajo para hacerles la casa bonita son cientitantos pesos, que las rayas son gratis.

 

Encontrei na página recomendada a sugestáo...
Mon, 26 Mar 2001 18:52:08 -0300
Oscar Müller

Encontrei na página recomendada a sugestáo para que, ao começar a conversar com um possível cliente, o arquiteto estabeleça qual o trabalho irá executar, que vantagens ele oferece em relaçáo á concorréncia, que serviços irá entregar, qual a percentagem cobrada para cada tarefa, inclusive explicando que nosso trabalho vai assegurar mais qualidade, economia, maior valor de revenda, melhor aproveitamento do terreno, e toda sorte de benefícios que um bom arquiteto pode oferecer.

Posso lhe afiançar que cedo adotei este comportamento, que meu discurso com cada cliente sempre começa por esclarecer todos estes fatores, porém isso nunca impediu aquele cliente típico de pedir: "mas eu só preciso de um desenhinho, só quero umas poucas idéias para me orientar..." Como se náo vivéssemos de nossas idéias e desenhos...

Pior ainda é o "calote", o pagamento prometido, porém náo efetuado.

Consegui resolver parte do problema adotando uma maneira de trabalhar. Hoje peço um pagamento de 50% como sinal de que o cliente deseja o serviço, e só cobro o restante quando ele se sentir plenamente atendido, feliz e contente com a soluçáo adotada, depois de aprovar o serviço por escrito, e assinar um documento que ateste isso. Concordo em fazer apenas uma visita técnica, ou um estudo de viabilidade, divido meu trabalho em quantas etapas forem necessárias para que o cliente se sinta seguro, mas sempre nas mesmas condiçóes: metade do valor deve ser pago antes de desenvolver o trabalho, e o restante no momento da entrega. Isso me permite também valorizar a etapa do ante-projeto, no entanto náo me salva da armadilha de pensar, croquizar, estudar, enfim, resolver cada problema que me seja apresentado, tenha o cliente decidido ou náo me contratar. Penso que este é o preço a pagar por amar a profissáo e gostar de exercé-la, mas é preciso náo informar o cliente deste fato, e náo passar a informaçáo de forma gratuita, somos nós que precisamos dar valor ao nosso trabalho em primeiro lugar.

Abraço,

Oscar

 

R: Lo que me contás coincide con el espíritu de lo que estoy proponiendo: ser claro sobre que lo nuestro ES trabajo, y que le brindamos un servicio de calidad a cambio de lo que cobramos.

Con respecto a tu método de trabajo, es la actitud más adecuada, y la comparto totalmente. Solo quiero comentarte algo sobre una frase tuya, pero es un pequeño detalle y es solo conceptual, o filosófico, si querés llamarlo así. Quisiera que me cuentes tu opinión.

Vos decís, cerca del final, "es el precio a pagar por amar la profesión y disfrutar al ejercerla". Creo darme cuenta, por los comentarios de muchos colegas de todos lados, que sentimos que estamos en desventaja por amar la profesión, y que nos da pudor cobrar por amarla. Tal vez debieramos tomar conciencia de que nuestro cliente debiera pagar más por el hecho de tratar con un profesional que ama lo que hace, que se va a preocupar por el resultado de su trabajo más de lo que haría otro que solo se ocupe de su encargo por ganar su sustento.

Quiero decir, entre dos profesionales, uno que cumpla solo lo que la ley y los reglamentos municipales le obligan y autorizan, y otro que se dedica con pasión a obtener un resultado óptimo, además de cumplir solo con su obligación, ¿quién tienen más derecho a cobrar mejores honorarios?

A partir de esto, ¿porqué sentimos culpa por cobrar honorarios al hacer algo con lo que disfrutamos? No digo que tu forma de pensar es horrorosa, y que debiera fulminarte un rayo bajado del Olimpo. Digo que es un preconcepto bastante extendido, "le debemos agradecer a los cielos por dejarnos trabajar en lo que amamos, por lo tanto cualquier precio que paguemos por hacerlo es parte de mi destino".

En algunos casos ésta es la raiz de todo el problema, la razón por la que siguen regalándose.

 

Preinforme
Mon, 26 Mar 2001 19:14:24 -0300
Eduardo Mario Carrasco

Estuve leyendo atentamente lo publicado hasta ahora, y creo que todos coincidimos en un mismo punto, que puede ser parte de la solución. En mi nota anterior, dije que nuestra enseñanza nos ha llenado la cabeza como un vaso con agua, en lugar de considerar la mente humana como una vela que hay que encenderla. Por lo que acabo de leer, es algo común en todo Latinoamérica el menosprecio del arquitecto a la hora de cobrar honorarios. ¿Porqué? En realidad toda la enseñanza, está orientada a que nos formemos como empleados y no como empresarios. Ya a nuestros padres le escuchábamos decir: "Estudia, consigue un buen trabajo, y tendrás éxito". Trabaja como que? Como empleado, y como profesional liberal somos empresarios, pero no nos han enseñado como conocer a las personas, que de eso se trata nuestra profesión, nuestro cliente que menosprecia nuestro trabajo y que para él gratis es mucho dinero, es una persona como somos nosotros, y que no conocemos. Si conversamos con esa persona, sabemos si es sanguíneo, o colérico, o flemático. Si compara las cosas si son comunes, o por su diferencia, si ve las cosas en detalle, o en forma global. Todo ésto no nos lo han enseñado en la escuela secundaria, o en la universidad. Yo creo que, al menos a mi no me lo enseñaron. Gracias a un negocio de personas que estoy haciendo, he conocido un sistema basado en libros, seminarios, convenciones, que han comenzado a cambiar mis paradigmas. El problema no es el comitente, es nuestro.

Esto que comenzó con el cobro de honorarios, nos va a llevar a algo mas profundo, y que no dudaría en afirmar que hasta el cambio de paradigmas de toda la comunidad. Thomas Kuhn descubrió que los científicos trabajan según ciertos paradigmas, y llegó a la conclusión de que cuando se produce un cambio de paradigmas, el mundo también cambia. Hubo una época en que el mundo era plano (paradigma vigente), y Nicolás Copérnico demostró matemáticamente que era redonda. Más tarde, apareció Cristóbal Colón y navegando hacia las Indias Orientales, no sólo demostró que la tierra era redonda, sino que descubrió el nuevo mundo. Desde ese momento el paradigma era que el mundo era redondo, y ahora se podía dar la vuelta al mundo, y generó posibilidades jamás imaginadas.

El cobro de los honorarios de los arquitectos va a ser el mismo proceso, debemos cambiar nuestros paradigmas para el trato con el cliente, en forma individual, y debemos influenciar en las universidades para que den las herramientas necesarias para hacer mas efectivo el cobro del medio de vida de los profesionales, y una mejor relación entre comitente y profesional. Albert Einstein decía que ningún problema podía ser resuelto en el mismo nivel de inteligencia en que fue creado. "El secreto de un negocio, está en saber algo que nadie sabe" (Aristóteles Onassis).

Arq. Eduardo M. Carrasco

 

R: Gracias por seguir escribiéndome tus opiniones y participando del "debate".

Has distinguido algunos de los puntos claves. La falta de preparación en las universidades es una muy importante. Los médicos y los abogados, entre otros, hacen práctica profesional durante su vida universitaria. Se los acostumbra a lo que van a encontrar al salir a la vida.

Pasa en muchos otros campos, en realidad. Pero en nuestro caso, que se supone que estudiamos una materia humanística, es un error no tomarlo en cuenta.

Tu mención de los paradigmas es algo que tenía "en la punta de la lengua", pero no supe de que se trataba hasta leerlo en tus palabras. Es muy cierto. Trabajamos sobre paradigmas desactualizados.

Los colegios, las universidades, los centros de arquitectos tenemos mucho trabajo por delante. Pero el primer paso lo debemos dar los arquitectos. Opinando como vos lo hacés, cambiando entre todos las experiencias vividas.

Estoy encaminado a intentar cambiar la situación. Seguramente no la de toda la comunidad (no me permito ser tan ambicioso). Pero al menos la actitud de alguno de nosotros. La mia ya cambió, te lo aseguro.

 

BOLETIN ELECTRONICO Vol. I, Nro. 9, Marzo/2001
Mon, 26 Mar 2001 23:07:41 -0300
José Reyes - Arqcon.com


Nota: A continuación transcribo el editorial que el colega José Reyes incluyó en su newsletter Arqcon.

Una Pequeña Editorial

Hace unos dias recibimos el boletín de la Sociedad de Arquitectos de Gral. San Martín y 3 de Febrero, en el se plantea un tema que creo todos hemos sufrido algunas vez, y que esta relacionado con el cobro de los honorarios de aquellos trabajos que nos solicitan, que nunca se llevan a cabo (o lo hacen con otra persona - léase constructor, albañil, etc-) y que por supuesto nunca cobramos. Con esto no me refiero a aquellos trabajos encomendados por personas que sólo piensan en sacar ventaja de la situación, sino a aquellos encomendados por personas que consideran "naturalmente" que al arquitecto NO hay que pagarle, porque él sólo ha realizado "unos dibujitos", lo cual es mucho peor.

Con el primero generalmente lo vamos intuyendo desde la primera entrevista, internamente pensamos "este tipo nos quiere pasar", pero con el segundo.... . La mayoría de las veces no hacemos nada porque es el cuñado de la prima segunda de la hermana de la tía de nuestra esposa, y como no queremos tener problemas familiares no hacemos nada.

Y allí radica nuestro problema, no hacemos nada para poder cobrar los honorarios que nos corresponden (o acaso vivimos de la caza y de la pesca), no hacemos nada por mejorar nuestra imagen profesional frente a la sociedad, no hacemos nada frente a intervenciones en las cuales están involucradas nuestras incumbencias, y así podemos seguir un buen rato. Como siempre no dudo que hay profesionales que hacen las cosas muy bien, pero el común denominador no es ese. En lo personal considero que toda tarea profesional debe cobrarse, y por aplicar este principio he perdido algún que otro posible comitente que consideraba que no debía cobrar honorarios, y ahí se verifica mi segundo principio, siempre hay alguien que hace lo que uno no quiere hacer.

Si todos, sin excepción, comenzamos a cobrar, por ejemplo la visita, se instalaría en la sociedad naturalmente el pago de ese honoraio, como lo hacen con los abogados o los médicos, o ¿a alguien se le ocurre realizar una consulta con un médico y pretender que no nos cobre la consulta?.

Sobre el cierre de este número he recibido un mail del editor del citado boletín donde nos comenta que ha obtenido respuestas de prácticamente todo el continente con problematicas similares (al parecer no es patrimonio nuestro solamente). Seguramente en un prúximo número iremos transcribiendo las conclusiones.

Queda abierta la polémica y como siempre espero comentarios o sugerencias para ir compartiendo con el resto de los colegas.

 

R: Gracias por tu mención a nuestro Centro, y al boletín.

Los planteos que hacés en el editorial no son los mismos que los que estábamos desarrollando, los completa y reorienta. Esto me parece valioso, porque es otro aspecto del mismo problema.

El no hacer nada, sin embargo, creo que empieza más atrás. No hacemos nada, individualmente, para establecer porqué es mejor contratarnos a nosotros, no hacemos nada por publicitar nuestras obras y nuestro trabajo en general con el único mensaje posible: es mejor contratar a un arquitecto.

Y también sigue más adelante, cuando por cobrar poco de honorarios hacemos poco desempeño profesional. Porque no cabe duda que nuestra mejor promoción y arma para que nos paguen lo que pedimos es ser tan brillante como podamos.

Un colega colombiano se quejaba de que no se encuentran buenas obras de arquitectura en Bogotá, porque como no cobran lo que corresponde los arquitectos trabajan poco y mal. De esta manera nunca se conseguirá que el cliente confie en el arquitecto, y mucho menos que desee pagarle.

¿Donde se corta el círculo vicioso y nace el virtuoso? En la actitud del individuo-arquitecto. No alcanza que todos prometan que van a cobrar. Siempre habrá quien se aparte y regale su trabajo. NOSOTROS debemos cobrar nuestro trabajo.

 

Primeras conclusiones
Tue, 27 Mar 2001 00:11:46 -0300
José Reyes - arqcon.com

Estos últimos días estuve un poco atareado con la salida de nuestro boletín por lo que se me atrasó un poco el correo. Visité la página y me sorprendió la cantidad de correos con relación al tema, bah!! en realidad no me sorprendió la cantidad, sino de donde vienen y los problemas que padecen que son iguales a los nuestros. Hoy hable con el Dr. Sagalovsky sobre el tema y a él también le preocupa, no como abogado (secretaria de por medio) sino como abogado de arquitectos.

Creo que hay que machacar sobre el problema aunque tal vez sea luchar contra molinos de viento. Depende de nosotros (como profesionales) y solo de nosotros el conseguir el lugar que nos merecemos en esta sociedad, y por lo tanto las acciones las DEBEMOS llevar adelante nosotros, no permitiendo que esto suceda. La visita al profesional o del profesional debe ser arancelada, si después no la cobramos es cosa nuestra.

Saludos

Jose Reyes

 

Primeras conclusiones 2
Tue, 27 Mar 2001 02:02:37 -0300
José Reyes - arqcon.com

1:42 de la madrugada, no se si podré coordinar algo pero acabo de concluir la lectura de los mails que publicaste en la página.

De ello saco algunas conclusiones:

1.- Alguna vez me enoje por no tener familiares con dinero sufiiciente para encargar una tarea profesional - Ahora me alegro!!!

2.- Cuando una prima mia decidió construirse una casa en un country (cosa que me esteré varios años después) me enoje fuertemente con ella (si soy tu primo y soy Arquitecto) - Ahora me alegro!!!

3.- Cuando se habla de la cohesión entre otros profesionales (abogados, medicos, contadores, etc) creo que lo nuestro pasa por un tema molecular somos anticohesivos y resulta muy dificil lograr que más de un arquitecto se una para el bien común -Cosa que no me alegra en lo más mínimo-. Estamos como estamos por que somos como somos y hasta que comience una nueva generación de arquitectos clonados vamos a seguir estando asi. A proposito, conoces el mail del cientifico Italiano que queria clonar seres humanos?

4.- Creo que nos pasa porque lo nuestro es una competencia feroz entre nosotros mismos que pretendemos a toda costa realizar una encomienda con tal que no la haga el arquitectos de la otra cuadra.... o el de enfrente.... o el de la vuelta .... o el sobrino del dueño.

5.- Ahora esta de moda el marketing para arquitectos. Y permanentemente hacemos inversiones en marketing a traves de los proyectos que no cobramos, que seguramente nos va a traer el encargo de nuestra vida. El problema radica en una simple ecuación matematica: invertimos más en marketing que lo que nos da de beneficio. A proposito, no querrán abrir otra sucursal del supermercado, por ahí comemos durante algun tiempo.

6.- Mejor me voy a dormir, mañana tengo una entrevista con un cliente y durante el sueño pienso meditar acerca de lo que le voy a presentar (la era de internet nos permite tener nuestro estudio abierto 365/24)

Saludos

Jose Reyes

PD: Algún día te voy a contar una anecdota que me toco vivir con el maestro Sacriste

 

R: Sabía que te iban a sorprender el origen de los mails y sus coincidencias. "Pinta tu aldea...", José.

Absolutamente cierto tu comentario, nosotros los arquitectos somos los que debemos actual, pero en la soledad el estudio, donde los clientes vienen a tratar de convencernos (y muchas veces logran) que regalemos nuestro trabajo. Las campañas, como planteo en mi análisis o primeras conclusiones, solo tienen fuerza relativa.

En las conclusiones preliminares que incorporé al debate yo mencioné que apoyo esta idea. Los Colegios y Sociedades deben tomar esta bandera y hacer todas las campañas que puedan, o buscar otras manera de promocionar la actividad. Pero también anotaba que me daba cuenta de que en el momento en que conversamos con nuestro potencial cliente solo estamos nosotros, y nadie más para defendernos. Podrá haberse creado conciencia en la población, pero a ese cliente en particular lo que le interesará será obtener el mayor servicio con el menor costo.

Con respecto a la competencia feroz y el marketing, de acuerdo. El problema es que en la competencia estamos mal armados al arrancar, como el maratonista que está excedido de peso. Salimos a la cancha con puntos en contra.

 

LA REGLA DE ORO
Tue, 27 Mar 2001 17:38:33 -0600 (CST)
Adolfo Torres

Antes de decirte lo que tengo con respecto a la influencia social que juega un papel de primerisima importancia en el tema. Te lo matizaré con un axioma aplicable aquí y en Cafarnaún!!! El que pone el oro impone el diseño. Y bajo esta perspectiva podras entender que el juego del poder y la poca cultura de nuestros posibles clientes da para que cualquiera se sienta capacitado y autorizado para discutir tus honorarios, pues lo tuyo es facil, y nosotros tontamente lo hacemos ver así noble e inocentemente!!!

Tenemos que reconocer que somos culpables de toda culpa que no tenemos atenuantes a esa culpabilidad. Debido a esa sobradez con que nos educaron convenciendonos que eramos dioses y que eramos los creadores, que todo podía salir de nuestras superdotadas mentes y habilidades manuales inigualables, pareciamos como magos sacando del cubilete soluciones a cuanta necesidad se nos planteaba.

Luego la seguimos... Solo recuerda que arquitecto que se estime ha debido regalar alguna vez un proyecto, lo importante es hacerlo concientemente y con dignidad como creo que tu lo hiciste.

Adolfo Torres b. Arq.
Bogota D.C., Colombia.

 

R: Grandes temas los que introducís. Por diplomacia y respeto solemos ser condescendientes con el cliente, cuando deseariamos que nuestra actitud fuera gritarle: "No sea imbécil, lo que está diciendo son puras estupideces".

Otro tema es que suponemos que demostramos sabiduría sacando soluciones de la galera, haciendo suponer que lo nuestro es fácil. NO ES fácil. Pero, después de todo, es eso por lo que merecemos cobrar honorarios, y deberiamos cobrarlos.

En cuanto mostramos la primera de las soluciones, con una sonrisa deportiva, ya perdimos la ventaja. "Si le resulta tan fácil no es trabajo", piensa el cliente, pues siente que él si "ha estado trabajando", es decir soldando, cortando, montando, preparando informes comerciales, vendiendo sus mercaderías, o lo que fuera que hace para vivir, eso que es "verdadero trabajo".

"Ganarás el pan con el sudor de tu frente". Nosotros no sudamos, desde el punto de vista del cliente. De saco y corbata o de sport, y haciendo dibujos o pensando, no se suda. Ergo, "no ganarás tu pan a costa de mi bolsillo, que bastante duro trabajo yo todo el día".

Nuestro error siempre es que ponemos el lápiz en movimiento antes de poner el cerebro en funcionamiento. Deberíamos ponernos a pensar, basándonos en mi teoría del Juego de Poderes, cual sería la teatralización correcta de una entrevista, desde el saludo inicial hasta el apretón de manos final.

 

Náo te parece que nos falta uma visáo mais profissional...
Wed, 28 Mar 2001 16:05:13 -0300
Elenara

Náo te parece que nos falta uma visáo mais profissional e menos apaixonda de nossa atuaçáo. Esta é umas das razóes, ao meu ver, da nossa pouca capacidade de negociaçáo sobre os nossos honorários. Ainda nos olhamos como artistas e a nossas criaçóes como uma parte de nós, que necessita da aceitaçáo de outras pessoas. E a aceitaçáo passa a ser mais importante que a sobrevivéncia material... Já notaste o arrepio que sentem os arquitetos com um colega chamado de comercial ? E quando se fala em marketing ? Que nada mais é do que a capacidade de vender a si próprio, seu serviço, seu produto.

Tens razáo, se tomarmos consciéncia de que vendemos serviços, que o nosso produto deve ser encarado de uma forma mais pragmática, procurando faze-lo da melhor qualidade, com pontualidade, com credibilidade, talvez achemos a melhor maneira de negocia-lo com um jogo de poder mais favirável, ou seja, um jogo em que todos ganhem. E deixemos a paixáo para a criaçáo...

Abraçáo

Elenara

 

R: ¡Que difícil es el balance entre la profesión y la pasión! Somos una de las pocas profesiones que puede poner pasión y arte al trabajar. Pero éste es nuestro flanco más fuerte, no el más débil.

Cuando hacemos nuestros "dibujitos" o simplemente al imaginar la solución, somos tan creativos como un escultor o un pintor. ¿Cómo pedirle al escultor que trabaje sin pasión? ¿Cómo pedirle al pintor que solo piense en el precio de sus obras al mover sus pinceles?

En nuestro caso no pueden pedirnos que solo tengamos en cuenta el costo de los materiales al decidir si vamos a utilizar ladrillos y madera, o vidrio y acero, cuando debemos resolver un proyecto. Se espera de nosotros resultados artísticos, además de económicos. Y el arte, la pasión, y el razonamiento van juntos cuando trabajamos.

Aun más, se nos pide que apliquemos arte y pasión, junto al raciocinio y criterio económico, para obtener resultados bellos pero también económicos.

Sin embargo los resultados de nuestras pasiones son solo objetos construidos, a fin de cuentas. Se nos juzgará por los resultados físicos de la obra, es decir, en cuanto a su estabilidad, conservabilidad, funcionalidad, etc, también por su costo y valor de reventa, pero no se nos perdonará que no sea artísticamente correcta.

Sin embargo nuestros clientes no parecen relacionar que para lograr esa casa bonita que anhelan debemos hacer esos "dibujitos" que no desean pagar.

"No me haga cosas raras, arquitecto, quiero algo bien simple y no decoración que me encarezca la obra", me han dicho. Pero cuando les mostré un proyecto que era una cosa muy funcional y sumamente correcta pero con poco "arte" me preguntaron si les estaba haciendo una broma, que ellos buscaron justamente a un arquitecto para que su casa fuera la más hermosa.

Ellos mismos habían regateado conmigo con el argumento de que buscaban un proyecto "que no le lleve demasiado tiempo pensarlo, arquitecto". Dejo las risas por tu cuenta.

Pero volviendo al tema, es cierto que nos enamoramos de nuestras obras, imposible no hacerlo. DEBEMOS estar enamorados, malos arquitectos seríamos en caso de no hacerlo. Pero ello no quiere decir que ésto nos deba poner en desventaja. Nuestro cliente debiera pagarnos más por ello. Porque para proyectar desapasionadamente podrán inventarse sofisticadas computadoras, pero para lo creativo el hombre no podrá ser sustituido.

Quien quiere vivir en una casa que simplemente tenga paredes y techo, y no pasión, que copie la suya de una revista de decoración. Quien quiera que su casa sea el mejor resultado de la creación de un humano apasionado, que pague los honorarios correspondientes a un arquitecto que se enamore de sus "dibujitos" y que ponga su vida en ello.

Por lo tanto sepamos que, en el momento del Juego de Poderes, éste es uno de nuestros puntos fuertes, no nuestra debilidad. Defendamos nuestro derecho a cobrar a partir de saber que no solamente estamos cumpliendo con los reglamentos de los municipios y los cálculos de resistencia.

Nuestra pasión es nuestra herramienta de trabajo, sin pasión somos solo dibujantes con un título universitario. Nuestros clientes nos buscan por esa pasión. Por lo tanto no sintamos vergüenza por incluir esta variable en nuestros honorarios. Valoricémosla.

Aparte de todo esto, no dejemos que el habernos enamorado de nuestro proyecto nos haga ser menos profesionales. Somos en realidad más profesionales y mejores personas cuando estamos más apasionados por nuestras obras. Exijamos con más fuerza ser pagados por ello.

Las aceptación general es una consecuencia de que hagamos bien las cosas, y formará parte de la imagen que tengamos en la sociedad para ser buscados por nuevos clientes. Pero que ello no nos empuje a hacer cualquier trabajo solo para ser más aceptados.

¿Acaso a Picasso no le gustaban todas sus obras? ¿No puso su pasión en ellas? ¿Nunca buscó ser aceptado? ¿Dejó de cobrar lo que correspondía porque sus obras le gustaban muchísimo, o por el contrario lo motivó y justificó para subirles el precio?

¿Mies, Aalvar Alto, Aldo Rossi, Le Corbusier o Niemeyer nunca sintieron pasión por su trabajo? ¿En que platilllo de la balanza la pusieron al valorar sus honorarios?

 

Debate sobre Honorarios - a la acción!
Wed, 28 Mar 2001 16:55:47 -0300
Arq. Nicolás Conte

Estimados Colegas:

He leido las opiniones que se fueron acercando a este debate, y coincido con la mayoría de ellas, ya que yo he vivido también muchas de las situaciones que se cuentan, con parientes, amigos, etc.

Lo que creo es que cuando se producen estas situaciones, justamente se producen entre dos partes, y la responsabilidad (o la culpa) es de las dos partes, aunque nunca sea el 50% de cada una.

Por lo tanto, asumiendo lo que de responsabilidad tenemos nosotros los arquitectos, entiendo que deberíamos poner manos a la obra en la tarea de poner en valor al proyecto, al arquitecto y a la profesión Arquitectura dentro de la sociedad, tanto desde acciones individuales, como desde las organizaciones profesionales.

Propongo concretamente que avancemos un paso adelante, y que volquemos propuestas de acciones concretas a llevar adelante.

Aporto una nota que bajé del Suplemento Arquitectura del Diario Clarín, escrita por un colega muy apreciado por mí.

Espero que a alguno le pueda ser útil. Yo lo tengo colgado en una pared del Estudio. Mas de una vez me ha dado argumentos para convencer.

Gracias por estar ocupando algo de su tiempo en buscar una solución a este tema.

Felicitaciones al Ciber-Arquitecto Adolfo Pinco y al Boletín Electrónico En Concreto por haber tenido la brillante idea de lanzar este debate.

Afectuosamente

Arq. Nicolás Conte

 

EL VALOR DEL PROYECTO - Arq. Miguel Jurado

El proyecto sirve para definir la forma y la construcción de un edificio, mediante planos generales y de detalle. Sin embargo, existe una tendencia creciente a menospreciar su rol en los negocios de construcción. El síntoma más palpable de esta corriente es el ajuste de los honorarios.

Las visiones exclusivamente económicas pierden de vista la formidable herramienta que es el proyecto para bajar costos. Muchos cálculos económicos consideran la tarea profesional como un gasto, en lugar de una inversión. Algunos inversionistas toman a los honorarios profesionales como subcontratos, de la misma manera que el trabajo del plomero o el electricista. Susceptibles de ser bajados como si se tratara del precio de los cerámicos o las canillas.

Existen suficientes argumentos económicos como para respaldar la idea de que con un mejor proyecto también se hace un mejor negocio.

Desde el punto de vista de los costos no es tan seguro que una buena gestión de compras sea tan eficiente como para generar un proyecto barato. Por ejemplo, en la construcción de un edificio de propiedad horizontal los gastos materiales pueden alcanzar el 40 por ciento de los costos. Una mejora del diez por ciento en los valores de compra bajará sólo 4 puntos del costo total de la obra.

Pero un buen proyecto no sólo puede ahorrar en materiales: también puede racionalizar el empleo de la mano de obra y reducir los costos de las instalaciones.

Las instalaciones sanitarias, eléctricas y de gas son tareas que se subcontratan y pueden representar el 20 por ciento de los gastos, mientras que la mano de obra ronda el 40 por ciento del costo total. Estos dos rubros juntos implican un porcentaje muy alto en el que proyectistas y directores de obra tienen la palabra.

Por otro lado, un buen proyecto puede garantizar el éxito del negocio. Existen innumerables casos de edificios que se han convertido en un éxito inmobiliario movidos por el diseño antes que por la calidad de su construcción o la ubicación:

- Las oficinas del edificio que construyó César Pelli para el Banco República en el microcentro porteño. Hoy se alquilan un 50 por ciento más caro que cualquier otra de similares características.

- Los departamentos del conjunto Los Andes de Chacarita, fueron construidos a principios de siglo como viviendas baratas. Hoy se venden un 40 por ciento más caros que las casas del vecindario.

En los dos casos la diferencia es el proyecto.

 

R: Coincido contigo, y muchos de los colegas también coincidirán de acuerdo al contenido de sus mensajes. Pero se me ocurre pensar que podemos ajustar más tu matemática.

Decís que es un 50% culpa de cada parte. Pero ¿cuánto de la culpa del ciente no se debe a nuestra acción o falta de ella?

Como grupo todos sabemos que debemos cobrar nuestros honorarios, que son irrenunciables, que es nuestro medio de vida, etc. Pero individualmente muchos, en la soledad de su estudio, al negociar con el cliente bajan sus pretensiones o trabajan gratis, como vemos que pasa en toda latinoamérica.

Cuando es vox populi que puede pedirse al arquitecto que trabaje gratis no es porque haya una campaña pública llamada "no le pague al arquitecto". Es porque se sabe que siempre habrá arquitectos que lo hagan.

Por lo tanto me arriesgo a corregirte diciendo que el 50% de culpa del cliente se debe reducir en parte, ya que somos los arquitectos los que hemos creado el monstruo.

En cuanto a acciones concretas, pensando en lo que acabo de escribirte, me pregunto cual debiera ser el tipo de campaña adecuada. ¿Sólo ante la población en general? Aquí me planteo cual ha sido la efectividad de otras campañas entre la población. ¿Ante los colegas, para que se fomente el espíritu de cuerpo y todos cobremos? Me inclino sobre esta posibilidad, pero quienes hemos pasado por Centros o Colegios sabemos que es muy difícil de encontrar el modo.

Tal vez, se me ocurre pensar al leer la nota que me hacés llegar, debieramos cambiar cosas más estructurales en el tema de honorarios. Tal vez dejar de pensar en los honorarios atados al precio de obra, y en proporción a las etapas de la obra. Los comitentes desconfían de nuestra forma de calcular, no entienden que para nosotros nuestro trabajo son "los dibujitos", la complejidad de nuestra intervención a veces no se refleja en los valores de honorarios.

Originalmente los honorarios reflejaban muy bien la labor del arquitecto, que desarrollaba principalmente una labor intelectual. Hoy éste es parte del negocio de la construcción. No solo por dedicarse a veces a construir, sinó porque su participación influye en el valor de la cosa. Un metro cuadrado de vivienda construida sin proyecto no vale lo mismo que si fue hecha con la participación de un arquitecto, en esto coincido con el colega Jurado. Y no vale lo mismo si lo proyecto yo o lo hace Pelli o Solsona.

Tal vez un colega más esclarecido pueda sugerir nuevas formas de relacionar nuestro trabajo con el valor de los honorarios, para ser más justos y todos poder trabajar más y cobrar como corresponde, y no tener que armar debates sobre temas que resultan, al final, tan obvios.

 

Só discordo de vocé...
Wed, 28 Mar 2001 18:14:14 -0300
Oscar Müller

Só discordo de vocé quando pressupóes que todos sentimos culpa por cobrar honorários. Eu náo sinto culpa nenhuma, e penso que este sentimento náo é comum por aqui! Experimente colocar na lista a questáo assim crua, da forma mais simples possível: "alguém nesta lista sente culpa ao cobrar honorários?" Náo creio que a maioria compartilhe desta culpa, ainda que amem a arquitetura como nós dois.

De minha parte náo tenho o menor pudor em amar a profissáo, ou fazer saber aos meus clientes que esta é a verdade. Náo me sinto em desvantagem por este fator, ou por que o cliente possa perceber meu entusiasmo em executar o serviço que propóe. Pelo contrário, considero isso positivo, gosto que o cliente perceba que vou abraçar a tarefa com paixáo, e que estou feliz por poder fazé-lo.

Assim como o padeiro sabe que quem se aproxima do balcáo deseja páo, vocé também sabe que o cliente deseja seu serviço quando ele te procura. Um quer comer o páo, outro quer vendé-lo, estáo empatados, náo há desvantagem! Considero que se fui procurado, é por que necessitam dos meus serviços, só quisera que isso acontecesse mais amiúde! :o)

Meu comentário sobre o preço a pagar por amar a profissáo, se referia apenas ao fato de que, depois de tomar contato com o problema, contratado ou náo, minha cabeça se póe a buscar soluçóes, e náo raro me levanto da cama para escrever ou desenhar alguma coisa, mesmo que náo tenha ainda firmado contrato, ou que o cliente náo tenha concordado com o valor dos meus honorários.

Na maioria das profissóes, tal náo acontece. Comumente o profissional só começa a agir depois de contratado, mas náo posso impedir minha mente de trabalhar, mesmo que náo vá fazer uso algum da soluçáo encontrada.

Creio mesmo que o cerne da questáo náo é o "jogo de poder" entre cliente e arquiteto. Nem vejo meus clientes assim, em contraposiçáo. Considero-os mais como parceiros. Para mim a questáo do poder já está previamente decidida, o cliente me contrata para que eu esteja ao seu serviço, para que o poder seja dele, o meu poder de barganha acaba no momento em que concordo com o estabelecido, e me proponho a dar ao cliente aquilo que ele precisa. Tanto um como outro já sabem de antemáo onde pretendem chegar, que o produto de nosso trabalho deve ser pago me parece uma obviedade, resta que quem paga sempre deseja pagar menos (ou nada em absoluto), e quem vende quer receber o mais que puder, nós náo diferimos de nenhum outro profissional neste particular. Náo existem psicólogos, professores, médicos, e toda sorte de outros profissionais que também amam o que fazem, e se sentem gratos por poder fazé-lo? Pensas que também estes se sentem culpados por cobrar?

Ainda assim, e como penso acontecer com a maioria de nós, concordo com vocé, e percebo que antes de ser contratado também me sinto em desvantagem, de alguma forma desamparado, á mercé da boa intençáo do cliente. Na minha opiniáo esta desvantagem na negociaçáo é típica de quem está vendendo, e creio que vocé acertou ao concluir que no caso da nossa profissáo ela é mais forte e influi mais que nas outras, mas náo reputo á culpa esta desvantagem que somos submetidos!

Penso que há outros fatores mais comuns que geram esta desvantagem que todos sentimos. Entre eles, está o exercício livre da profissáo. Aqui a lei nos considera supérfluos, desnecessários, prescindíveis. Qualquer um pode desenhar uma edificaçáo, se contratar uma empresa construtora que faça os cálculos necessários, e dé a tramitaçáo legal adequada, náo será preciso a presença de um arquiteto em nenhum momento do processo todo. Isso me deixa doente! Quando penso que até para guiar um carro me é exigido uma habilitaçáo, no entanto permitem a qualquer imbecil incidir no mundo em que vivemos, decidir como será nosso entorno no futuro...

Pode ser que sejam apenas estratégias diversas. Diferente do engenheiro personagem do seu filme, eu náo me preocupo em esconder do cliente a minha felicidade em trabalhar, e sempre agradeço por ele estar me propiciando isso. Ao contrário do personagem, já saltito logo após o aperto de máos, deixando bem claro que tenho certeza absoluta do depósito do sinal, que confio nele assim como ele terá que confiar em mim, imprimindo desde este momento náo só a noçáo de parceria, mas também a de cumplicidade na paixáo pela realizaçáo do projeto.

Será que esclareci ou compliquei?

Eu que te agradeço por ler-me, abraçáo,

Oscar

 

R: No digo que sintamos culpa a nivel conciente. Digo que algo en el interior de muchos que ofrecen sus servicios de arquitecto los ponen en una rara situación al decirle a su cliente "le voy a cobrar x pesos". Lo siento en muchos de los mails, lo he escuchado de boca de amigos colegas, y me ha pasado muchas veces.

Tengo una teoría acerca de esto, y la lanzo para que la conversemos. Nosotros, todos, antes de ser arquitectos hemos vivido en una sociedad que actuaba ante el arquitecto de la manera en que venimos debatiendo a partir de mi nota.

Todos, desde que nacimos, hemos escuchado más de una vez a alguien decir espantado "el arquitecto me quiso cobrar". O situaciones similares. Hemos convivido con esa misma gente que no sabe qué significa pagar honorarios. Negarlo sería suponer que el problema empezó cuando nos recibimos.

Mucha de esa actitud está incorporada a nuestro bagaje de creencias, tal vez en nuestro sótano más profundo, pero está. Creo que algo de eso aparece en el momento en que pedimos que nos paguen. Creo que eso nos produce ese bloqueo del que hablo, y esa "culpa" por cobrarlos a la que me refería.

Coincidirás conmigo que, aunque tu caso es el ideal y que todos debieramos actuar de la misma manera que vos lo hacés, la mayoría de los colegas no lo hacen. De allí todas estas quejas latinoamericanas.

Estamos en camino, Oscar, de reescribir el libreto que estudiarán nuestro futuros colegas, y tal vez de sacar de circulación aquel libro que varias veces les comenté a los colegas que es estudiado por los clientes de nuestros países: "50 recetas fáciles para no pagarle a su arquitecto".

 

Semanario en Linea - Año 3, Nro. 104 28 de marzo de 2001
Thu, 29 Mar 2001 06:37:19 -0300
Arquitectura en Linea

Nota: A continuación transcribo la nota que el colega Guillermo García Fahler incluyó en su newsletter Semanario en Línea.

REPERCUSIONES. Buenos Aires - Argentina

Luego de la publicación del artículo "OPINION" firmado por el Arq. Adolfo Pinco, colega responsable de la Subcomisión de Prensa y Difusión del Centro de Arquitectos de General San Martín y 3 de Febrero, se han generado "una cantidad apreciable de respuestas de entre sus lectores. (nos cuenta el Arq. Pinco). Han llegado casi cincuenta respuestas (18/03/01), de mis lectores y de los suyos, inclusive varios del exterior. Empiezo a comprobar que en México, Perú, Venezuela, Brasil, hasta en Guatemala, los conflictos con el comitente son los mismos que en Bernal o Bariloche, y las excusas del cliente para no pagar parecen aprendidas del mismo libro." (Continúa el Arq.Pinco) "También son muy interesantes los comentarios de esos arquitectos, y las "recetas" que aplican. Todo un material muy sabroso a la hora de sacar conclusiones."

"En pocos días más pienso elaborar un informe preliminar, tanto como para mantener el debate abierto. Le ofrezco mantenerlo al tanto, y enviarle esas conclusiones previas".

(N. de la R.)Ese informe se puede visitar en: http://casm3f0.tripod.com/paginas/honorarios.html

Es muy importante leer estas conclusiones preliminares para verificar y reconocer situaciones que, seguramente, nos han ocurrido a todos, estemos donde estemos, (incluído U.S.A.) desarrollando nuestra tarea profesional. Todas las experiencias recibidas enriquecerán estas conclusiones que serán presentadas como ponencia, por el Arq. Pinco, durante el desarrollo del Segundo Encuentro de Sociedades de Arquitectos, que esta organizando el Centro y sobre el que oportunamente publicaremos más información.

 

Adorei a tua defesa apaixonada...
Thu, 29 Mar 2001 09:26:51 -0300
Elenara

Adorei a tua defesa apaixonada sobre a nossa relaçáo apaixonada com o trabalho. Talvez eu tenha me expressado mal ao falar em mais pragmatismo no olhar o nosso serviço ofertado. O que eu quis me referir é que é normalmente dificil ao "artista" cobrar pela sua obra, justamente por colocar tanto de si nela.

Muitas vezes eu pensei que a ajuda de um empresário me faria muito bem. Alguém que se encarregasse de vender o que faço. E cobrar bem por isso ! Mas entendi o que quiseste dizer. A paixáo com que criamos é um ponto forte que deve ser ressaltado ao cliente. Mas eu pergunto aos demais colegas: é com facilidade que fazemos isso ? Um abraçáo

Elenara

 

R: Sentir pasión por la arquitectura, o hablar apasionadamente de la arquitectura, no es lo mismo pero es muy parecido.

No, no te equivocaste, se exactamente a qué te referías. Pero la pasión me arrastró y en vez de contestarte dejé salir una serie de cosas que tenía ganas de decir. Lo tuyo solo fue el disparador.

La idea del empresario o de un representante no es ilógica. Si nos acotamos a nuestra parte artísitica podemos ver que en todos los campos del arte hay representantes. Pintores, escultores, actores, escritores, todos tienen una u otra forma de ser representados. Pueden así trabajar en paz, no preocuparse por buscar quién los contrate, de redactar los contratos, del cobro de honorarios, buscar publicidad, hacer relaciones públicas, etc.

En la parte comercial, por otro lado, muchas empresas tienen sus gerentes y agentes de negocios, que se encargan de generar los negocios de la empresa.

Pero te cuento que estuve leyendo un libro sobre un pequeño estudio, de Austria si no me equivoco. El arquitecto relata que al principio debieron realizar pequeños encargos, como locales comerciales, pequeñas viviendas, etc., hasta que por la calidad de su trabajo fueron detectados por una empresa que se ocupa de representar arquitectos, la que los sumó a su staff. ¡Si, no estás soñando, existe el trabajo de representantes de arquitectos!

Ellos lo mencionaban como la cosa más común del mundo, dando la impresión de ser el modo tradicional de trabajar en Austria.

Imagino que esos representantes tienen un consejo de asesores que juzgan si el trabajo de un arquitecto es suficientemente bueno como para que ellos los representen; a partir de allí lo toman bajo su cuidado, y lo promocionan para que se mantenga ocupado con distintos emprendimientos de acuerdo a lo que mejor hagan (tal estudio es bueno en viviendas, tal otro en bancos, este en urbanismo), dejando para el arquitecto ocuparse de ser creativos y eficientes en su profesión, y nada más.

Entiendo que no se trata de los mecanismos habituales en USA, donde grandes corporaciones emplean a cientos o miles de arquitectos bajo sueldo, sinó algo similar a lo que hacen las agencias de modelos o de actores. "Tenés este trabajo para hacer. Tus honorarios son de tantos pesos y ya fueron aceptados por el cliente. Depositaremos en tu cuenta tantos pesos cada fin de mes. Ahora andá y hacé el mejor proyecto que puedas, si querés aceptarlo, claro".

¿Un sueño? Para nosotros si. ¿Podremos tal vez llegar a ese tipo de mecánicas? No veo porqué no.

 

$$$$
Thu, 29 Mar 2001 16:25:16 -0600
Arq. Benjamín Rosales

Aprovecho la presente para expresar mi opinión al debate acerca de los honorarios de nuestra profesión. Yo añadiría que somos uno de los gremios que tiene dificultades para cobrar por su trabajo, por todo lo que ya se ha mencionado profusamente, pero también porque en general NO SABEMOS COBRAR. Tenemos problemas para establecer os aranceles de manera "científica", es decir, estableciendo algún método que se corresponda con la realidad del trabajo realizado, que incluye un alto porcentaje tangible, físico, apie de obra, pero también un porcentaje intangible, creativo, artístico.

Considero que una buena idea para todo aquel que es su propia empresa, es la de crear un catalogo de precios donde se indiquen montos precisos según el tipo de servicio, de manera que esté siempre accesible al posible cliente y éste no pierda la perspectiva de que toda consulta, todo trabajo, todo servicio tiene su remuneración. Como lo dice la Biblia incluso: "el obrero es digno de su salario"....

Atte.

Arq. Benjamín Rosales
Managua, Nicaragua

 

R: Gracias por tu mensaje aportando al debate. Curiosamente coincidís con el tema al cual se ha derivado el mismo, al menos entre algunos colegas y quien te escribe estas líneas.

Estoy permanentemente cambiando opiniones con otros colegas, y estamos llegando a las mismas conclusiones: la parte artística de nuestra labor "complica" evaluar el valor de los honorarios.

Por ejemplo, una casa de 100 metros cuadrados proyectada por mi ¿puede evaluarse de la misma manera y justipreciar los honorarios que me corresponden de la misma manera que si el proyecto fuera de Frank Gehri o Cesar Pelli? ¿Cómo compatibilizar situaciones en que dos proyectos, para la misma cantidad de metros construidos, nos han requerido mayor compromiso profesional y estético y mayor tiempo de estudio?

Estos y otros temas son parte del nuevo matiz que está tomando este debate, y los verás en el nuevo informe que pondré a partir del lunes en la página que mencioné más arriba.

 

Acho que abrimos um ponto interessante de discussáo
Thu, 29 Mar 2001 16:45:44 -0300
Elenara

Acho que abrimos um ponto interessante de discussáo. Eu realmente adorei a maneira de trabalhar austriaca...Quem sabe náo chamamos marqueteiros ou administradores, ou quem sabe-se lá quem que se interesse pela idéia ? Realidades sempre começam pelos sonhos mais loucos.... Mas enquanto náo vivemos esta realidade é interessante analisar como estes agentes vendem os escritórios austriacos: pela competéncia e pelas especialidades. Aquilo há que o colega já se referia anteriormente. Fazer o melhor trabalho possível, manter-se atualizado, ousar crescer em qualidade. Tudo faz isto aumenta a nossa competitividade e valoriza o nosso trabalho. E juntamente com isso reforçar a nossa atuaçáo no que chamas de Jogo de Poder Arquiteto/Cliente.

Mas ainda fiquei sonhando com a agéncia de arquitetos...

Abraços

Elenara

 

honorarios!!!
Fri, 30 Mar 2001 00:05:52 -0300
Claudio Torres

¿Qué nos hace diferentes a otros profesionales a la hora de cobrar? ¿Porqué tanta gente se considera con derecho a que les trabajemos gratis? ¿Somos nosotros los responsables de que resulte tan difícil cobrar nuestro trabajo? ¿Soy yo el paranoico, o a usted también le pasó algo similar?

El film "La Historia Oficial" mostró un costado invisible, que es la historia que se repitió/repite en muchos hogares acerca de una realidad dramática y siniestra. Despues de ver ese film, quise acuñar el término para referirme a situaciones no necesariamente dramáticas, pero que poseen la particularidad de repetirse en ciertos ámbitos.

Y diganmos que "historias oficiales" hay demasiadas. Y los arquitectos tenemos nuestras historias oficiales, y una de ellas está relacionada con este tema en cuestion: el de los honorarios.

Y este problema ve una raíz muy simple: en nosotros los arquitectos. Cuando hace muchos años en la Facultad nos enseñaron y aprendimos las diversas fórmulas y métodos para el cálculo de honoarios mínimos, en las enseñanzas hubo una ausencia notoria: la de una actitud firme respecto de la defensa de ganar nuestro sustento por aquello que hacemos. No nos sirve calcular honorarios si no sabemos exiigirlos de nuestro comitente. Evidentemente esta es una deformación profesional que no se ve en otras carreras, dado que a un médico se le abona lo que establece aun antes de la consulta, y cuando decimos que nuestro servicio no es gratuito, airadas voces se hacen oir, manifestando enojo e indignación, debido a que nuestras líneas no valen nada. Y de eso somos los responsables.

La defensa del honorario es de nuestra exclusiva responsabilidad, dado que nuestra actitud no ha sido la mejor en este sentido, pero no por eso debemos quedarnos ahí sino que debemos tener en cuenta que nunca es tarde para revertir la actitud. En la medida que no defendamos nuestro derecho a cobrar nuestro trabajo estaremos contribuyendo a fomentar la falsa creencia popular que da cuenta que el arquitecto es alguien totalmente prescidible, que no es necesario tratar con nosotros dado que con simples dibujitos y con mirar como trabajan los obreros pretende que le paguen... Esto es tristísimo.

Hace ya un tiempo que un importante sindicalista de la construcción y un empresario presidente de un club de fútbol dijeron que los honorarios de los arquitectos sólo sirven para encarecer el costo de las obras. Por cierto que seguramente cuentan con una cohorte de serviles y asesoretes que les trabajarán gratis buscando estar cerca de los grandes. Por suerte estas expresiones fueron oportunamente repudiadas, pero sin salir en los medios, dichas expresiones son parte de una "historia oficial" que a diario se construye y que debemos desterrar de nuestro modelo mental, dado que no solamente protestamos por esta situacion sino que por si fuera poco la alimentamos con una fatalista resignación a que es asi y nada lo va a cambiar.Todo es posible en la medida que se comience a hacer algo de alguna vez.

Sin duda que no se habla de hacerse rico con una sola obra, sino de tomar conciencia que nuestro trabajo gana en dignidad en cuanto no contribuyamos a su desvalorización. Ojala que así sea.

Arq. Claudio Torres

 

R: Coincido con vos en mucho de lo dicho. Y son varios los colegas que opinan también así. No fuimos entrenados para la vida profesional, solo para dibujar correctamente. Al salir a la vida diaria no sabemos como defendernos. Y ni siquiera tenemos conciencia de que debiamos defender nuestro derecho a cobrar.

Te cuento que este debate ha dado la vuelta a latinoamérica. Ya he recibido cerca de 60 mails, pero no solo de aquí sinó de todos los paises. Y fijate lo más curioso: todos dicen "creia que solo pasaba en mi pais".

Con respecto a tu recuerdo de la frase del sindicalista, creo recordar que hasta Menem afirmó lo mismo en un discurso al país. "Gastos distorsivos", creo recordar.

 

Concordo con voce...
Fri, 30 Mar 2001 08:22:23 -0300
Oscar Müller

Concordo com vocé quando dizes que há algo em nosso interior que estala no momento de abordar a questáo dos honorários, mas náo estou certo de que meu caso seja o ideal, e menos ainda que deva servir de exemplo, afinal se fosse uma receita de sucesso, náo me faltaria "la plata"!!!! :o)

Digo-te ainda mais: creio profundamente que nossa profissáo se tornou incompreendida, ou que a sociedade, em sua maioria, vé nosso afazer entre o misterioso e o prescindível, e também penso que temos que começar a mudança deste estado de coisas conscientizando a nós mesmos, como condiçáo para poder conscientizar também aos demais, e recuperar o espaço perdido que nossa profissáo deixou de ter na sociedade. Como vocé, também retorno a esta idéia seguidamente, e náo consigo deixar de crer que é esta condiçáo que na verdade está por trás da nossa insegurança, e abre a possibilidade para que tudo isto aconteça.

Sou otimista, creio que poderemos mudar esta realidade. Náo é um percurso curto, mas sinto-me reconfortado por trilhá-lo em táo agradável companhia.

Um forte abraço, também por parte de Scatto,

Oscar

 

R: Tanto tu primer comentario, con relación a que la tuya fuera una receta exitosa, como el segundo, en cuanto a nuestra incomprendida profesión, tienen que ver con otra faceta de este asunto de cobrar honorarios, de alguna manera.

Quiero decir, si tu receta es correcta, ¿porqué no estás lleno de plata? Porque falta un ingrediente, y es que vengan a tu estudio los clientes. Aca hay tres aspectos:

1- que tus obras sean Buenas, Bonitas y Baratas (la ley de las 3 "B") es el primero, y depende solo de vos;

2- que se sepa que cumplís el punto 1, y depende de la publicidad que hagas, y de la difusión que tengan tus obras;

3- que cumplidos 1 y 2 la gente no te considere prescindible, y depende de que la sociedad esté formada e informada.

Está claro que el tema del cobro de honorarios no puede discutirse separadamente de este otro aspecto, pero para no apartarme del debate original no quisiera comenzar a discutirlo ya.

 

Los honorarios del arquitecto
Fri, 30 Mar 2001 09:05:53 -0600
Alejandro Bermudez

De los Estados Unidos me llegó su escrito referente a los honorarios del Arquitecto, lo cual es muy común en nuestro medio y el vivo reflejo de nuestra realidad. (Nicaragua)

El mal pago que recibimos los arquitectos en nuestro medio se puede resumir en tres puntos:

1.- Ignorancia por parte del que te contrata, no conoce exactamente la labor que desempeña un arq. Pero si es alguien quien le puede ayudar a desenrredar las ideas que tiene para construir algo.

2.- Aspectos económicos, y la ingerencia excesiva del cliente durante la ejecución del proyecto, creyendo que El es quien está dando toda la idea, el Arq. solo dibuja. (economia mal entendida) primero se le paga al ing. civil por que es el que calcula la estructura, despues al arquitecto ya que solo dibuja los planos. (caso típico: quiero que me dibujes esta idea)

3.- En nuestro medio el Arq. es contratado solamente cuando la economia esta bien, por lo tanto su labor no es prioritaria. las demás profesiones si son prioritarias y necesarias. (Abogado, medico, Ingenieros, etc)

Arq. Pinco, su articulo está tocando algo tan común y usual para nosotros como la mesa de dibujo o la escuadra.

Saludos y espero sigua adelante con su tema.

Alejandro Bermúdez.
Nicaragua

 

R: Coincido, como muchos, con lo que contás. Pero además parece como si nuestros clientes estudiaran todos el mismo libreto y se comportaran del mismo modo, no importa si son de Perú, México, USA, Brasil, Bolivia o Argentina. Algo más grave que el tema económico está pasando con las sociedades de todos nuestros paises, y estoy tratando de entender qué es lo que pasa.

Los puntos que vos marcás, en cuanto a la ignorancia del cliente, las economías y deseconomías, son parte del problema, pero no son todos los aspectos que condicionan nuestro trabajo. Espero al final de este debate poder armar un informe final y proponer algún camino de solución a quien corresponda.

 

Re: .. del marciano...
Fri, 30 Mar 2001 16:11:02 +0200
Jorge Scattolini

RESCATO: La anécdota del "sombrero" de Coco Chanel ... de eso se trata y es parte de la solución.

Scatto



R: Me parece importante que recordaras la anécdota de Channel. No cobraba por la cinta, sinó por el trabajo de armar el tocado.

Estuve leyendo hace pocos días un artículo sobre Semántica General (todavía no terminé de entender del todo de qué se trata). Alli menciona que uno de los conceptos fundantes de esta teoría es (¡atención!): "El mapa no es el territorio". En aquella anecdota "la cinta no es el tocado". Esto me dió que pensar.

Nuestros planos no son la casa. Para nosotros si lo son, porque en nuestra mente la casa ya está formada. Pero para el cliente no. Para el cliente la casa es ese objeto con puerta y ladrillos. No los planos.

Por eso, entre otras mil cosas, surgen los problemas al tratar de cobrar. El no siente que hayamos trabajado, porque supuestamente solo "pensamos" la casa. Sería diferente si le entregaramos la casa terminada, no una carpeta.

No se si tuviste la oportunidad, pero ņno notaste diferencia en la reacción del cliente cuando le entregaste no solo los planos sinó una maqueta también? Lo pienso ahora, y recuerdo cuanto más fácil fue terminar de cobrar mi trabajo en este último caso. Creia que era solo porque entendía de qué le estaba hablando, pero ahora pienso que simplemente se debía a que veia un objeto y no solo un dibujo. Estaba sintiendo que pagaba por algo "real".

A lo que apunto es que tal vez debamos dejar de considerar que presentar los planos es el fin último. "Aquí le entrego los planos, págueme los honorarios".

Todos nuestros aranceles están basados en frases como "a la entrega de los planos de instalaciones corresponde pagar el 30% del honorario". Como si un arancel de abogados dijera "al presentar el edicto para su publicación en el Boletín Oficial corresponde abonar el 7,38% de los honorarios", o el del médico dijera "al aplicar la anestesia el paciente éste deberá abonar el 15% de los honorarios". El abogado te pide adelanto de gastos y cobra sus honorarios de acuerdo a lo fijado por el juez; el médico tiene su tarifa, no discrimina en su factura que usó forceps, medio kilo de gasas y tres bisturís. Nuestros planos debieran volver a ser herramientas de trabajo, solamente.

El cliente no debiera ver más que perspectivas y maquetas, ya que otras cosas no le importan ni la entienden. El arancel debiera decir "al realizar la consulta se abonará x pesos, al aprobar el costo de los trabajos el xx% de los mismos, y el saldo se abonara en xxx cuotas iguales y consecutivas, la falta de cualquiera de ellas autorizará a la suspensión de los trabajos." De esta manera dejamos de presentarle al cliente mecanismos de cálculo estrambóticos y formas de pago sospechosas.

Me dicen que en USA es común presentar como proyecto lo que para nosotros no serían más que bocetos. Los planos que corresponden a proyecto definitivo y la documentación de obra no dejan de existir, se hacen (pero los confecciona el constructor bajo supervisión del arqui) y en forma tanto o más completa que aquí, pero el cliente no los ve. Sin embargo quedan a resguardo en oficinas públicas pues, como también sucede aquí, forman la prueba contra el profesional si surgen problemas. Y conociendo como funciona el tema de juicios allí imagino que la documentación es terriblemente completa, no como la que acostumbramos aquí.

Siempre me había parecido estupida, tanto de parte del cliente como del arquitecto, esta forma de trabajar. Hoy veo que es muy sabia. Después de todo lo que el profesional debe lograr es que su obra responda a lo que el cliente aprobó porque le gustó la imagen que le fue presentada. Cómo se lo logre es responsabilidad del arquitecto y parte de su trabajo. Al cliente no le importa si dimensionaste las vigas aplicando cálculo plástico o a rotura, quiere que su casa no se caiga. Y que se parezca a eso que vio en las perspectivas, y que desde el estar se aprecie el jardín, como le habías dibujado.

En resumen, y ya que estoy en caliente, propongo que modifiquemos el paradigma actual:

- Basta de darle argumentos a los que subestiman a los arquitectos diciendo que solo hacemos dibujitos. "Los honorarios para hacer esta casa que ve aquí dibujada son de quisquicientosmil pesos, señor, y están pagando mi trabajo creativo; los planos se los regalo".

- Basta de pelearnos para cobrar sobre la base de "ya completé el plano de estructura, me debe el 17,32% de los honorarios".

- Modifiquemos el concepto de "sueldo de honor" que es el original significado de la palabra. Lo que firmamos es un contrato de servicios, cobremos por el servicio.

- Modifiquemos el Arancel. Saquemos el dibujo de planos de los parametros de cálculo.

- Dejemos de enseñar en las facultades como dibujar solo "bonito" y enseñemos a dibujar "preciso" y "completo".

- Empecemos a enseñar en las facultades cómo cumplir mejor nuestra misión, y se acabarán, al menos en parte, las dudas en la población sobre el porqué de la existencia de los arquitectos. Porque no es solo quejarse de que los alumnos son burros, muchos profesores dejan bastante que desear.

 

...interpretando
Fri, 30 Mar 2001 16:32:31 +0200
Jorge Scattolini

No pretendo estar "lleno de plata",... me conformo con vivir dignamente

Que vengan a tu estudio los clientes: la ley de da opciones mas simples y baratas...

BBB = no es para lo que la facultad nos prepara, ... se hace camino al andar...

de la publicidad: ... $$$$?

"La sociedad esté formada e informada": ¿donde estan los Colegios profesionales?.

Fenomenos aparecidos en carteles de obra: Ciudad de La Plata: ... año 2000 (El Distrito I tiene conocimiento) Proyecto: INGENIERO Julano Dirección: ARQUITECTO Mengano para economizar aportes ...

Ante la requisitoria: ¿Cuando se discutirá y pondrá en su lugar el tema de las incumbencias profesionales? Respuestas dadas por algunos dirigentes del CAPBA ..."lo que pasa que ahora no hay trabajo, entonces se nota más... pero cuando la cosa mejore cada uno ocupa el lugar..." ¿?¿?¿?¿?...

Opino: al contrario, en la crisis, en el fondo es cuando hay que consolidar las bases... "refundar" ...

Un abrazo,

Scatto.

 

Re: .. del marciano...
Fri, 30 Mar 2001 22:06:50 +0200
Jorge Scattolini

Si que fué bastante largo tu mail anterior... pero hay "semillas" muy interesantes en esas palabras...

He hecho maquetas de las de cartón como las electrónicas (3d)... con croquis y sin croquis,... cerrar tratos y pagos con solo "el verso"... Todo dependió de quien tenía en frente.

Sucede que vender "pensamientos" no es cosa fácil, ... convencer que lo que le haremos será lo que pretende y necesita ... o algo mejor ...

Un abrazo

Scatto

 

R: Por supuesto que relacioné que te referías a mi comentario sobre los tres elementos necesarios para conseguir clientes.

Lo que no entendí fueron tus comentarios.

¿A que te referís? ¿A los motivos por los que no vienen? Supongo que si.

Pero independientemente de que haya opciones, a que no estemos preparados por las universidades y a que los Colegios no hagan lo que deben, estando en el mundo que estamos y teniendo la experiencia que tenemos, lo que te propongo es pensar que debemos cumplir las 3 B, hacer la publicidad y promoción que podamos, y exigir al Colegio que se ocupe.

Pasemos al mail de hoy. Me alegro que te gustara, y que encontraras las "semillas". Andá regándolas, que en unos días vamos a empezar a cultivarlas. Es la siguiente parte de este debate.

 

Respuesta desde Barquisimeto Venezuela
Fri, 30 Mar 2001 23:56:28 -0400
Carlos Arellano

Estoy por graduarme de arquitecto, y creeme que entiendo muy bien lo que cuentas. En mi familia mi madre y su hermano son arquitectos y con un poco de menos suerte mi padre es sociologo. Asi que he vivido y convivo con las frustraciones del cobro de los honorarios profesionales de las profesiones subestimadas y señaladas como poco serias, por una supuesta falta de practicidad. Se lo que me espera.

Sin embargo lo que pienso, (esto en relacion directa a tus preguntas finales), es que gran parte de la culpa la tiene el arquitecto, al no saber exigir el pago de sus honorarios, porque la arquitectura es realmente un actividad intelectual, donde se desgasta la mateira gris. Pero para quien no es arquitecto ella no es mas que "esas cosas bonitas que el ingeniero no puede hacer" o que el comun de las personas delega a otro por carecer de "buen gusto", ese buen gusto de las revistas de decoracion y de arquitectura que se consiguen en las peluquerias y supermercados.

Es mas, creo que el arquitecto no reconoce siquiera el valor de su intelecto a la hora de producir una obra, porque muchas veces tambien cree que la estetica, lo que llamamos lo formal, es individual, particular, unico y por ello no puede ser evaluado ni cuantificado (como si fuesemos los hijos de Le Corbu), que lo mas importante de su profesion es manejar y resolver eficazmente una funcion, diganme si se trata de un hospital.

Con toda la fuerza de mi ingenuidad creo que la solucion esta en la pedagogia que le arquitecto debe asumir, nuestra tarea es reflexionar y concluir sobre lo que es la arquitectura para poder transmitirlo, pero: de que manera?. Con frecuencia nos enfrascamos con una retorica que ni a nosotros mismos nos convence, es decir, creo que no tenemos que enseñar con palabras, al contrario, creando arquitectura, es con la propia arquitectura coherente, capaz de expresar nuestra idea de ella o cualquier idea, con la que debemos educar al resto de los ciudadanos y colocar en su justo lugar al esfuerzo intelectal de nuestra profesion.

Por ejemplo, en muchos paises con el simple hecho de ser ingeniero basta para que se justifiquen los honorarios, ya que este sabe mucha matematicas y eso no es facil, por ello hay que pagar, y el abogado se salva porque es el quien se aprovecha de nuestros miedos e ignorancia de la ley, y porque lo consideramos nuestro tacito complice, capaz de sacarnos de los problemas producto de nuestro mal proceder.

El peor enemigo de la arquitectura es el arquitecto incapaz de dejar clara la importancia, necesidad y utilidad de la arquitectura, no solamente su funcion. Si nosotros como arquitectos no entendemos el papel de nuestra profesion en la sociedad y en la conformacion de la ciudad, como podremos exigir el pago de nuestro trabajo, el cual no terminamos de entender si es una necesidad o unicamente una vision particular de la estetica que damos a las necesidades de un particular. Mientras no entendamos que la arquitectura es teoria y practica, juntas y a la vez, donde debemos pensar para producir la teoria y nuevamente pensar para materializarla coherentemente, entonces tendremos bien merecido que nos subestimen y por supuesto que no nos paguen por nuestro trabajo.

Carlos Arellano
Barquisimeto, Venezuela

 

R: Saludos, Carlos, y bienvenido. Aun no siendo colega veo que tenés la experiencia suficiente como comprender el problema y para hacer tu aporte. Y tal vez, sabiendo lo que te espera, puedas aprovechar los resultados que tendrá este debate.

Coincido con tus observaciones. Con arquitectos que no se hagan respetar por su calidad, y no comprendan su papel en la sociedad, no se logrará jerarquizar la profesión, y no solo daremos argumentos a quienes desprecian el rol de los arquitectos y se hará más difícil trabajar, ya no solo cobrar los honorarios, sino que la calidad de las ciudades irá empeorando, pues no podremos aplicar nuestro visión y creatividad para mejorar el lugar en que vivimos.

Una vez un loco, uno de verdad que estaba en una clínica de salud mental, me dijo al enterarse de que era arquitecto: "El sastre viste al hombre, el arquitecto al mundo". Es una de las mejores definiciones que he escuchado, y vino de parte de un loco.

 

Comparto su Opinion.
Sat, 31 Mar 2001 06:14:02 -0500
Arq. Patricio R. Ríos Cueva

Estimado arquitecto: Felicitaciones.

Me siento muy feliz al saber que no somos pocos los profesionales que mantenemos firme nuestra formación y ética profesional, ya que con su brillante exposicion ha dado el inicio valiente e importante para exponer, criticar, denunciar y contribuir con una verdadera ayuda y formacion moral de toda la mayoria de arquitectos de America Latina que afrontan actualmente el problema de la falta de trabajo.

Atte.

Arq. Patricio Ríos Cueva
Ecuador.

 

R: Gracias por tus palabras, Patricio. Me ayudan a seguir en este camino. Pero puedo asegurarte que no somos pocos los que pensamos así. En realidad somos muchísimos, y tenemos los mismos problemas en cualquiera de nuestros paises.

Hasta la descripción de las excusas que los clientes ponen son las mismas en Sao Paulo, Monterrey, Lima, Bariloche, Bogotá, o donde sea que existan clientes y arquitectos.

Esto prueba que hay algo más que incapacidad de los arquitectos para hacerse valer. Hay algo en las sociedades de todos nuestros países, en los seres humanos en general, tal vez, que hace que este tipo de problemas se repita.

 

comitentes..
Sat, 31 Mar 2001 10:11:24 -0300
Domingo Martearena

Estimado arquitecto: La verdad de la milanesa es que los faraones no enterraban al arquitectos con ellos por caprichosos, sino para evitar pagarles. El planteo, creo, es la realidad de todos nosotros. Un abrazo.

C. Martearena
Tucumán

 

R: Domingo, es pura verdad lo de los faraones. Si al faraón no le gustaba como estaba quedando la pirámide lo mandaba matar, si le gustaba lo invitaba a compartir la inmortalidad acompañandolo en su viaje de visita a Osiris. En ambos casos los honorarios que los vaya a reclamar al Tribunal de Etica.

No se entiende cómo había tipos que se les ocurria estudiar una profesión tan peligrosa. Si era más seguro convertirse en entrenador de cocodrilos en el Nilo.

 

Otra opinión
Sat, 31 Mar 2001 17:38:47 -0400
Hernán Munita Lira

Creo como usted que esto debemos tomarlo con un poco de humor, aunque es algo muy serio. Esta es una epidemia que está más extendida que el mal de las vacas locas o la fiebre aftosa, que obviamente no respeta fronteras. Así como las enfermedades mencionadas atacan a las vacas, el mal del trabajo ìfreeî ataca exclusivamente a los arquitectos y algunas excepciones.

En Chile el pedido del "planito" es aún más eufemístico. Hace años cuando comenzaron las películas de dibujos animados, acá se empezaron a conocer como los ìmonos animadosî, en un reemplazo de dibujo por mono. De ahí a que todo dibujo fuera un ìmonoî, pasó poco tiempo y así se expendió hasta los dibujos de arquitectura. Está muy generalizado entonces que los Arquitectos recibamos un requerimiento de ìhazme un monito no másî, para minimizar lo más posible la posibilidad de cobro de honorarios.

Hace varios años, aprendí a responder al que me solicita que le haga un "monito", poniéndole la mano en el hombro y mirándolo a los ojos con mi mejor sonrisa inocente y con toda calidez, para decirle "disculpa, no hago monitos; yo hago proyectos de arquitectura". Verdaderamente las reacciones son muy variadas, algunos palidecen. Pero de esa manera al menos he dejado de hacer monitos. Hay que ser muy cuidadoso eso sí al decirlo, pues de todos modos uno puede ganarse un buen cliente, si éste recibe en forma madura el mensaje.

Otro principio que practico, es nunca aceptar que un profesional amigo, del área que sea, me atienda gratis. Hay muchos que lo hacen, médicos, abogados o psicólogos que por una atención no cobran a sus amigos. Mi respuesta en esos casos, también risueña, es que ìpor ningún motivo, porque quizá algún día me pidas que te haga la casa y no podré dejar de cobrarteî. Lo que no les digo por supuesto, es que mis honorarios superarán largamente las 100 atenciones que él me quiere hacer gratis. Si bien es un asunto de principios, pocas veces viene la petición de vuelta, pero mi conciencia está tranquila de ese modo.

No por eso he trabajado menos gratis que los otros Arquitectos, pero he bajado estadísticamente las probabilidades.

No cabe duda que este es un problema de la profesión, quizá ni siquiera de la formación que recibimos, o damos, los que hacemos docencia en la Universidad. Aunque estoy convencido que una preparación adecuada a los estudiantes, al menos los haría estar prevenidos.

Por otro lado, siento en que Chile se ha institucionalizado el trabajo gratuito. Durante el sometimiento militar se abolieron los Colegios profesionales por considerárseles entidades monopólicas y dejó de ser obligatorio el pertenecer a ellos. Se transformaron en Asociaciones Gremiales, perdiendo la tuición sobre la ética profesional y naturalmente sobre la fijación de los honorarios mínimos. Es más, al convenir un trabajo con un cliente, debía firmarse un contrato en el Colegio de Arquitectos y una copia de aquel formaba parte del expediente que se presentaba a la Municipalidad para obtener el permiso de Edificación. La renuncia del Arquitecto a seguir encargado de la obra, por problemas de honorarios, significaba la paralización de la faena, hasta que no se resolviera el problema, que podía ser la contratación de otro Arquitecto. Hoy eso es historia y se hacen muchas cosas sin consultar uno. Esto también ha devenido en deterioro fuerte de los honorarios, pues malas prácticas, reñidas con la ética profesional han surgido. Como colegas jóvenes que para tener trabajo cobran un 10% de lo que cobra uno con años de experiencia, o dibujantes que hacen "proyectos" y consiguen la firma, por una módica suma, de un Arquitecto para poder hacer los trámites del permiso. Hay estudiantes que están llenos de trabajo con las mismas consecuencias. Y para esto no hay medios legales de intervenir, pues el Colegio no tiene tuición sobre estas personas. En una oportunidad denuncié a un estudiante que aparecía como Arquitecto en una publicación del ramo, y nada conseguí.

En este mismo contexto, tenemos una ley que ha durado 3 años y que el Congreso quiere prorrogar por uno o dos más, que permite regularizar construcciones habitacionales que no cuentan con autorización municipal. La mayoría ni siquiera respeta las Ordenanzas y sin embargo recibirán un permiso pagando la mitad de los derechos. Hay un tramo que ni siquiera necesita la firma de un Arquitecto, cuando la construcción primitiva y su ampliación no superan los 100 m2. Los que han ìhecho la Américaî son dibujantes que por poco dinero ayudan en el trámite.

No podía ser de otro modo: esta ley se conoce popularmente como la ìLey del Monoî.

Por último, porque a esta altura ya estoy muy avergonzado, se ha descubierto un subterfugio para no llamar a concursos de Arquitectura que son "una especie en extinción". Se ha puesto en práctica un método que consiste en llamar a licitaciones para grandes obras, que deben contener una propuesta económica y una técnica. La económica depende de una Empresa Constructora o un Consorcio, dependiendo de la magnitud de la obra. La técnica, naturalmente de un proyecto de Arquitectura, que se ha llamado en muchos casos Bosquejo, pero que termina siendo indefectiblemente un Anteproyecto, como mínimo, para poder competir. Y por supuesto que el trabajo del Arquitecto queda librado al acuerdo que se llegue con la Empresa. Muchas veces el compromiso es que si se gana hablamos de los honorarios. Y como es natural, el ganador es siempre una Empresa y las otras no reciben ninguna recompensa (salvo contadas excepciones) y los Arquitectos tampoco.

Como puede ver, en todas partes se cuecen habas. Y en Chile no es la excepción. Hago votos sinceros para que esta iniciativa suya, que nació al azar, sirva para producir un cambio, a largo plazo, no me cabe duda, en el reconocimiento del esfuerzo serio que hacemos los Arquitectos por conseguir una mejor calidad de vida de las personas, tanto en sus casas como en la ciudad y que como los intereses económicos mandan eso se ha ido perdiendo y lo pagamos todos.

Por último quiero me autorice a hacer llegar todo lo que ha publicado a muchos de mis colegas para su información y para ampliar la toma de conciencia de este asunto.

Le saluda con fraternal afecto

Arq. Hernán Munita Lira
Chile

 

R: Hernán, hay algo más que incapacidad de los arquitectos para hacerse valer. Hay algo en las sociedades de todos nuestros países, en los seres humanos en general, tal vez, que hace que este tipo de problemas se repita. Tu intuición de que este mal no respeta fronteras es acertada, solo que tal vez más de lo que suponías.

Debo contarte que sos en primer chileno de este "debate". Así como de casi todos los paises me llegaron repuestas, del tuyo no tenía ninguna. Había llegado a suponer que la situación alli era distinta que en el resto y hubieran logrado escapar a esta "maldición bíblica". Desgraciadamente me equivoqué.

 

Re: Otra opinión
Sun, 1 Apr 2001 13:31:19 -0400
Hernán Munita Lira

Verdaderamente te agradezco tu rápida respuesta. Hace un par de semanas cuando leí tu nota inicial en el Semanario en Línea, si no recuerdo mal, pensé escribirte, pero pasaron los días sin poder hacerlo. Hace dos días descubrí todas las respuestas que recibiste y me puse a la tarea de enviar mi aporte.

Te cuento que he leído al menos la mitad de lo que publicaste la segunda vez y en todos los casos se confirma que este es un problema consustancial a la naturaleza humana. Aunque hay algunos que son más humanos que otros. Los más duros a la hora de pagar son, no se la razón, los profesionales y de esos, la peor experiencia (y esto debe ser una experiencia personal, no necesariamente la verdad) la he tenido con médicos y dentistas. En cuanto a la gente con menores recursos, son todo lo contrario, siempre preocupados de estar al día con lo que te deben. Son formas culturales, creo.

Al leer tanta carta, me di cuenta que ningún chileno te había escrito, y con mayor razón me apuré en hacerlo. La situación nuestra es muy similar, pero cuando te decía que se ha institucionalizado, es porque ministerios como el de Obras Públicas y el de la Vivienda han implementado el método de llamar a "propuestas con proyecto", que es el eufemismo usado, para "by passear" a los arquitectos y no tener que llamar a concurso y pagar los premios. En otras te llaman a "licitación de honorarios" para hacer las contrataciones, no importando la trayectoria, la experiencia y el conocimiento que los Arquitectos tengan del área en que diseñarán, sino sólo cuánto me cobras. Me recuerda otras transacciones menos santas.

Ayer mientras reveía las respuestas de los colegas de América (quizá en Europa tienen los mismos problemas), ingresé a la página del Boletín "En Concreto", que revisé muy rápidamente, pero me interesó bastante y me suscribí. Por eso agradezco tu inscripción porque así estoy seguro que seguiré recibiendo las noticias. Me he suscrito a varios de estos boletines con noticias, lo que me ha abierto un mundo muy amplio de información y así pude descubrir tu reflexión inicial. Por eso si usamos la red, quizá podremos discutir, como ahora está ocurriendo, los grandes temas que afectan al hombre en general, de manera rápida, oportuna y a nivel mundial.

Tengo una lista de colegas cercana a cien, a los que les voy a hacer llegar todo lo publicado hasta hoy y esperar su reacción. Si hay algo interesante, te lo remitiré, aunque es posible que lo hagan directamente a ti. También lo enviaré al Colegio de Arquitectos de Chile.

Espero tus noticias, que naturalmente me encargaré de difundir.

Arq. Hernán Munita Lira
Chile

 

R: Te agradezco que me auxilies en la difusión de este tema, y del boletín.

 

Repercucion de tu informe
Mon, 2 Apr 2001 17:45:55 -0300
José Luis Ruiz
Adolfo, te agradezco haber incluido mi comentario en la pagina web del centro de arquitectos. Te cuento que soy de la ciudad de Necochea, prov. de Buenos aires, perteneciente al DISTRITO IX del CAPBA. Tambien ocupo la comisión de prensa y difusion de la delegación de Necochea, y le estuve comentando a mis colegas sobre tu nota. A la misma la voy a imprimir y repartirla aqui en Necochea. Te mando un saludo, y espero seguir comunicandonos.-

Arq. José Luis Ruiz
NECOCHEA - PROV. DE BUENOS AIRES

 

R: Acabo de subir la página del debate, actualizada al día de ayer. Me gustaría que la vieras. Pero te prevengo que hay una inmensa cantidad de material, cerca de 80 mails y largos informes, tomalo con tiempo. Si lo vas a imprimir, supongo que ya supera las 100 páginas.

Creo que vale la pena, sobre todo porque algunos temas tocan a los Colegios. Me interesan las opiniones de todos, y sería bueno que los Colegios tambien lo hagan.

Pero aun más importante es que más colegas opinen al respecto, así que tu difusión entre ellos es fundamental.

Te mando un abrazo, y un millón de gracias por tu ayuda.

 

Vto. comentario en SEMANARIO EN LINEA
Mon, 2 Apr 2001 20:47:13 -0300
ARQ. DANIEL LEPEZ

Estimado Colega: Acabo de leer su columna de opinión en el newsletter de Arquitectura en Línea y me motivó a mandarle este mail. Obviamente coincido con cada una de las palabras por Ud. escritas, y creo que lo que sufrimos en nuestra profesión es un grave problema de educación.

No sé que edad tendrá Ud. ni donde estudió, pero mi experiencia personal (17 años de profesión y egresado de la Universidad Nacional de San Juan) me indica que egresamos de la facultad con graves falencias sobre como comercializar nuestro producto y que es en realidad nuestro producto; y esto nos lleva a que desde los inicios de nuestra profesión (agravado por las distintas circunstancias económicas que sufre nuestro querido país, que desde que tengo uso de razón está en crisis) hagamos cualquier cosa (muchas veces orillando la falta de ética profesional) para conseguir un trabajo. Como Ud. lo expresa, quien no se sintió tentado en no cobrar el proyecto si me dan la ejecución de la obra???; cuando la realidad indica que luego el comitente termina ejecutando la obra con esas cuatro rayas que le hicimos creer era el proyecto (que me podés cobrar por esos dibujitos???), y por supuesto sin nuestra participación profesional.

Creo que nuestro colega (y para mí Maestro, a pesar de no conocerlo personalmente) Rodolfo Livingston trata este tema muy bien en su libro El Método (que periódicamente releo) y en algunos artículos escritos en algunas revistas de arquitectura. Creo que la única manera de luchar contra esta "desgracia inercial" es tratar de ser claros con nuestro comitentes en lo que respecta a que les ofrecemos, honestos en nuestra intervención en la obra (tomando la misma desde las primeras línea que tiramos) y responsables en el cumplimiento de lo comprometido. Esto, no sé si servirá para convencer al cliente pero, al menos justificará el valor de nuestros honorarios.

Atentamente.

Arq. Daniel Lépez
Río Grande - Tierra del Fuego - Argentina

 

R: Tenemos la misma edad, supongo. Me recibí en el '81 en la UBA, y puedo asegurarte que siento lo mismo que vos. Como decía algún colega nos prepararon para ser eficientes empleados, no empresarios. No sabemos vender/nos, y al salir a la calle no tenemos la más minima idea de como ganarnos la vida con todo el arte y el oficio aprendido adentro. Y no valoramos lo suficiente nuestro producto, de allí el "miedo" a cobrar y el poco respeto que nos tenemos, en muchos casos.

 

Acerca de un debate (mail al arq. Rodolfo Livingston)
Wed, 04 Apr 2001 02:38:33 -0300
Adolfo R. Pinco

Rodolfo:

No nos conocemos personalmente, pero me he tomado el atrevimiento de escribirte este mail con relación a un debate originado por una nota mia, ya que de alguna manera el mismo toca algunos de tus temas favoritos, y a vos personalmente, así que te pido paciencia pues es largo de describir.

Pertenezco al Centro de Arquitectos de San Martín y 3 de Febrero (donde hace unos años estuviste dando una charla, una de las tantas tuyas). Edito para el mismo una revista desde hace años, y últimamente un sitio y un newsletter.

En el último numero de este boletín lancé, en la columna de "Opinión", un tema que es muy común cada vez que se encuentran dos arquitectos: ¿porqué tanta gente parece creer que el arquitecto no debe cobrar por su trabajo? ¿Porqué se sienten con todo el derecho de esperar que trabajemos gratis para las más diversas causas y con los más absurdos justificativos? Pedidos de "danos una mano con la ampliación de la Salita", el ¿cómo me vas a cobrar por cuatro rayitas?", el ¿porqué te voy a pagar si Juancito me lo hace gratis?", los concursos truchos sin premios ni compromiso de hacer la obra, la consabida diferencia con la actitud frente a abogados, etc. Creo que ya tendrás formada una idea.

Fue escrita en un arranque de bronca (leyendo la nota se entiende el motivo), y lanzada en ese boletín, sin mayor esperanza de que trascendiera más allá de lo logrado anteriormente por otros textos mios. Pero comencé a recibir las opiniones de los lectores, coincidentes con mis comentarios. No solo un par de respuestas, en solo quince días ya son más de 80 los colegas que me han escrito.

Para mayor sorpresa mia no solo de Buenos Aires o de Argentina, de casi cada uno de los paises de este sufrido continente me han enviado sus opiniones. Incluso desde USA, y hasta de paises centroamericanos, ya que recibí un par de mails de Nicaragua. Solo me faltan las Guayanas, pero creo que allí no leen cosas en español, así que están disculpados.

Pero lo realmente llamativo es que todos coinciden en decir cosas como: "a mi me pasa lo mismo", "me sentí identificado con su relato", y sobre todo: "yo creia que eso solo nos pasaba a nosotros".

Sitios como "Arquitectura en Línea" y "Arqcom" se han sorprendido por tal respuesta de los colegas, y han levantado el tema, publicando la nota y editorializando sobre el debate. Otros me han pedido que los mantenga al tanto, desde un nuevo portal en España que se ha interesado por nuestro Centro y sus actividades, hasta un sitio de arquitectura de Bariloche que presenta permanentemente en su home page la transcripción de algunos mails. Por otro lado la nota ya circula en forma independiente de casilla en casilla, según me han contado.

En general todos, y me incluyo, tendemos a suponer que el problema es local, y que en otros lados no pasan estas cosas. La realidad es justamente lo contrario. Y entre todos lo estamos descubriendo y sorprendiéndonos.

Los arquitectos de cada uno de los distintos paises viven iguales problemas y, curiosamente, hasta enfrentan las mismas respuestas textuales del público que un colega de Bernal o Ushuaia. El término "dibujito" es de uso común tanto en Bogotá como en Monterrey o Lima, en Santiago lo llaman "monito", en Porto Alegre "desenhinho". Las tias de los latinoamericanos exigen que sus sobrinos diseñen la ampliación de su casa tanto en español como en portugués, y se ofenden en ambos idiomas si se les pide que paguen aunque sea los gastos. Como si en contraposición a los tuyos alguien hubiera escrito un libro titulado: "50 recetas fáciles para no pagarle a su arquitecto" con circulación continental, o tal vez mundial.

El caso es que resultaba obvio que tratándose de este tema alguien te mencionara, y a tus libros. De hecho fueron varios los que te han señalado como referente, por lo que cae de maduro que debía escribirte estas líneas.

Me gustaría que te dieras una vuelta por la página en la que he volcado todos esos mails y mis respuestas, junto a una historia de cómo comenzó este "debate", así como el resumen de las posturas y algunos comentarios mios. Pero preparate a encontrar mucho material: acabo de imprimirlo y me llevó cerca de 50 hojas oficio y más de un cartucho. A todos los que participamos nos vendría muy bien que luego pudieras acercar tus comentarios.

La dirección de esa página es: http://casm3f0.tripod.com/paginas/honorarios.html, y cada lunes la actualizo con el material recibido y las conclusiones.

El boletín en donde la nota original fue publicada lo podés ver en: http://casm3f0.tripod.com/boletines/boletin6, o por medio de un link en la misma página que mencioné arriba. Si te interesa continuar recibiendo las siguientes ediciones, no tenés más que hacérmelo saber.

Te mando un abrazo, y espero sinceramente que disfrutes de la lectura.

Arq. Adolfo R. Pinco
Subcomisión de Prensa y Difusión
Centro de Arquitectos de General San Martín y 3 de Febrero

 

Muchas Gracias
Wed, 04 Apr 2001 03:04:54 -0000
PATRICIO RIOS

Te cuento que tuve contacto con unos colegas colombianos y están fascinados con tu brillante idea, de aportar para el Resurgimiento Moral-Etico-Profesional del Arquitecto Latinoamericano. Casualmente, se dán los mismos problemas y muchos más en todos los Países... Adelante Amigo...

Actualmente, resido en los Estados Unidos por unos años, de mucho sacrificio, que me han servido de mucha experiencia personal para Aprender, Conocer y Vivir de cerca la realidad Social y Cultural de las distintas Comunidades del Mundo Contemporaneo. Bueno, me faltaría mucho tiempo para explicarte esta bonita experiencia que por razones similares a las que tu planteas y de mucha corrucción profesional, me trajerón por este Grán País en busca de mejores días y una Sociedad Moderna y Contemporánea, que con Respeto al Projímo y a la SABIDURIA DIVINA...se puede todo en la Vida...

Hasta Pronto Amigo, un Abrazo.

ATTE

Arq. Patricio Ríos Cueva.
USA

 

R: No debés agradecerme nada, va a ser un placer enviarte nuestros boletines.

Con respecto a tu frase, "aportar para el Resurgimiento Moral-Etico-Profesional del Arquitecto Latinoamericano", realmente te agradezco que lo consideres así, pero me supera en alcances. Lo mio ha sido modestamente expresar una preocupación puntual, pero es hora de que tal resurgimiento comience. Si lo mio agrega algo en ese sentido, me sentiré más que satisfecho.

 

RE: Acerca de un debate
Fri, 6 Apr 2001 11:13:15 -0300
Rodolfo Livingston

Me parece muy interesante tu ofrecimiento y lo acepto. Por ahora te envio dos clips y hasta he pensado en enviarte -para que lo publiques donde quieras- el adelanto de un capítulo completo de la nueva versión del Método, que saldrá este año. Contame si te parece de utilidad para los colegas esta información. Trataré de enviarte también el índice del libro para que selecciones algún capítulo que pueda interesar especialmente a los colegas que se asoman a tus sitios y debates.

Afectuosamente:

Rodolfo Livingston

 

Una pequeña introducción: Aunque ha expresado en forma abundante y permanente su opinión sobre estos temas en sus libros, notas y charlas, nuestro colega Livingston preparó especialmente y me envió el texto que publico a continuación. Ademas me hizo llegar otros textos propios, que pueden ser vistos en una página especial que hemos preparado.

Quiero dejar aquí expresado una vez más mi agradecimiento personal y el de los integrantes del Centro, que estoy seguro es compartido por todos aquellos que participan del debate.

¿PORQUE LOS CLIENTES NO PAGAN LA CONSULTA A LOS ARQUITECTOS?

¿Qué es un arquitecto para la gente?

Es un intermedio entre un decorador con leves tendencias feminoides y un estudiante de ingeniería que no alcanzó a recibirse. De hecho los obreros lo llaman "ingeniero".

La gente piensa que los arquitectos están "para cosas más grandes", y de hecho es así. Casi nadie los llama y no se sabe bien para qué sirven. Durante 5.000 años de civilización los arquitectos solo atendieron príncipes y Papas, para quienes construían palacios, tumbas y templos. Hasta hacen 200 años, más o menos el pueblo no los precisó para levantar sus viviendas siempre coherentes con el clima. los recursos y la cultura de cada lugar.

Hoy las facultades de arquitectura siguen preparando arquitectos para grandes obras, como si nada hubiera cambiado. Todos los temas son grandes.

Nunca se enseñó ni se practicó como se interroga a un cliente, como se hace un Pacto. De hecho nadie vio jamás un cliente vivo dentro de una facultad. El cliente es el Gran Ausente en la arquitectura, y hasta llegan a considerarlo una molestia, un obstáculo ("lo ideal es trabajar sin clientes", se oye decir por ahí)

Jamás se enseñó en que consiste, como se hace, o como se cobra, una consulta de compra. Ese servicio y otros similares no existen para las instituciones que rigen la arquitectura en todo el mundo. ¿Cómo sorprendernos entonces de que los clientes no quieran pagar por un servicio que los arquitectos no aprendieron a prestar ni tampoco saben cobrar?

El primer encuentro entre cliente y arquitecto en este tema nos recuerda el viejito aquel que se casa con una jovencita. "Entre vos que no sabés y yo que no me acuerdo...", dice el viejito. Difícilmente pueda concretarse algo positivo cuando prevalece el desconocimiento, la falta de práctica y de tradición operativa, en ambas partes.

Por cierto se han sumado nuevos temas a los palacios y templos. Centros comerciales y culturales, grandes hoteles y oficinas, son oportunidades de trabajo para los arquitectos contemporáneos, pero... ¿para cuantos? Solo un puñado de grandes estudios atiende esta demanda mientras miles y miles de colegas (30.000 solo en Argentina) pasan a la desocupación o cambian de trabajo. "El 80 % de los edificios en los Estados Unidos se hacen sin arquitecto" nos decía ya Walter Gropius en su libro "La arquitectura integral". En Argentina y Uruguay este porcentaje supera el 90% cuando se refiere a vivienda, y en otros países las cifras se parecen. Sin embargo, este mercado es mayor que todas las grandes obras juntas, de lo que nadie parece haberse dado cuenta.

¿Qué hacer? Desde mi punto de vista la opción más sensata sería preparar arquitectos para atender este nuevo y vasto mercado que se abre en el mundo: millones personas comunes que precisan nuestros servicios para elegir, mejorar, transformar y proyectar sus casas.

Para lograrlo debemos cambiarlo todo. Desde el concepto mismo de la arquitectura (¿"el sabio juego de los volúmenes bajo la luz"...?) hasta el modo de cobrar, pasando por toda la enseñanza, el modo de proyectar (la obsoleta "documentación" que nadie mira en obras chicas). Es algo así como la transformación de un médico alópata en homeópata. No se trata, por lo tanto, de aprender alguna triquiñuela para cobrar, dejando todo lo demás como estaba, sino de un nuevo enfoque, una nueva estrategia y una nueva concepción de la profesión de arquitecto y de la arquitectura como servicio.

Esta nueva forma de pensar la arquitectura está en marcha en todo el territorio de la República de Cuba desde el año 1994 ("Arquitectos de la comunidad") y fue seleccionada entre las 30 mejores prácticas del mundo en el Congreso de Estambul (1996).

Los cubanos han atendido desde entonces 176.130 casos, en 144 grupos distribuidos en todos los municipios del país. Utilizan como texto el libro "El Método" y son entrenados entre ellos y con el apoyo de 70 seminarios teoríco-prácticos, con clientes reales, dirigidos por R.L. desde entonces.

Arq. Rodolfo Livingston
Buenos Aires, 5 de abril del 2001
Especial para el sitio del Centro de Arquitectos

 

"va de nuez" = otra vez
Fri, 6 Apr 2001 17:08:49 -0700
Gerzaín Chavez Medina

Si, efectivamente, este dialogo y serie de reflexiones están siendo más que sustanciosas.

Viendo su ultimo escrito enviado a mi persona, lo cual agradezco profundamente, le tengo esto:

He leido y releido la pagina de internet que me mostró, con todos los comentarios y amargas historias, asi como algunos otros triunfos que nuestros colegas arquitectos han pasado para, solo, cobrar lo que es justo y ley natural de esta tierra y de nuestra raza. Y pues, por ahi pulula un dicho que dice: "Mal de muchos consuelo de pen... tontos". Sin embargo, que bien funciona; viera que bien me senti cuando "oia" que yo no soy el unico baboso al que joden con los proyectos. Es como en los Alcoholicos Anonimos, tengo entendido que su principal terapia consiste en escuchar cosas como: "me llamo fulano de tal y soy alcoholico. Por mi vicio he destruido a mi familia, no tengo trabajo, me vomito cada rato, huelo a bestia, las mujeres no me quieren, etc. etc." Luego todos sus compañeros le aplauden y se sienten felices. El asunto es que siguen enfrentado terribles luchas para ganarle la batalla al infernal liquido. Y nosotros, igual. Solo que, lo que enfrentamos no es a una botella, sino a un tipo billetudo que no esta dispuesto a pagar porque no se le hace que unas lineas tengan valor. Como yo lo veo, es aparentemente sencillo: falta de conciencia, de educación, de información y hasta "mala leche", pero principalmente, no hay la cultura del diseño en nuestros pueblos. Se piensa que solo las obras magnas necesitan de un Arquitecto.

Ah, y algo que me pareció muy interesante de sus comentarios, mi estimado Arq. Pinco, es su analogía de la infidelidad. Solo que, francamente, las "campañas" que se han visto y oido, y de ya varias generaciones, es de cómo ser infiel sin que "te agarren en la maroma", ¿no es cierto? Solo vea un rato la TV, o el cine, las revistas, y esa tremenda ola de pornografia que ahoga nuestras ciudades: vaya que "el calor" sube hasta que no sacía usted sus deseos de hacerlo... con alguien que no es su esposa, claro, a menos que sea usted un verdadero Cristiano. Asi que, las campañas y contracampañas sí funcionan. Asi que insisto, el problema es que la gente no ha aprendido a ser sensibles al arte del Proyecto, Diseño, Planeación ó Dibujo Arquitectonico.

Cosa contraria pasa con los medicos y abogados. Si somos más observadores, los medios masivos de comunicacion se han encargado de sensibilizar al mundo y estan atiborrados de las intervenciones de estos "heroes": los medicos y abogados. No importa que el médico le meta los dedos "allí", acto por demas humillante, usted está feliz de pagar lo que le pida -¿sabe porque?, porque sus servicios son sensiblemente apreciados- consciente o inconscientemente. Los medios, mi estimado, los medios, Hay que darles Arquitectos a esta sociedad hasta por debajo de la lengua: exposiciones, heroes de cine, de TV, visitas guiadas masivas, homenajes a nuestros buenos Arquitectos Latinos, folletos, etc. etc.

Por otro lado, no considero la alternativa de negar hacer el trabajo como un buen final. Quizas digno sí, muy digno, pero no bueno. Acuerdese que siempre hay un gallo con mas plumas, o sea que siempre habra un canijo colega "esponjado" y baratero que hara cualquier cosa con tal de hacer la chamba, sin la menor calidad ni seriedad.

El truco de "hacer las rayas gratis y luego se la dejo ir en la obra" es, hoy por hoy, lo que siempre intentamos. O sea que, estamos igual, el proyecto vale pa' puro sorbete ¿no?. Y digame, ¿si el cliente quiere solo los planos?

¿Que le parece?

Con mucho aprecio, su amigo Gerzaín.

 

R: Tu sensación de no estar solo es también la mia. Entiendo que es también la de todos los que participaron y los que leen el debate. Te comento que es la página más concurrida de mi sitio, más aun que la Home Page. Ello significa no solo que mucha es la gente que entra por primera vez sinó la que vuelve una y otra vez. Esto debe querer decir algo, y quiero pensar que es que son muchos los que necesitan leerla y releerla para compararla con su experiencia de vida.

La cultura del diseño, éste es el tema más débil en nuestra cultura entendido como un todo. Cuando se achica la cultura determinados temas van siendo dejados de lado.

Permitime reflotar una vieja teoría mía. Antiguamente solo se diseñaba para las grandes fortunas, o para la nobleza. Incorporar diseño a las cosas diarias a nivel popular es solo algo que empezó con Charles R. Mackintosh y su Arts&Crafts, a fines del siglo XIX, y luego con la Bauhaus. Creo, por lo tanto, que como último eslabón de nuestros conocimientos adquiridos es el primero en caer.

Así como antes se buscaba a un ebanista para diseñar y construir una silla, hoy se busca a un carpintero del montón. El diseño no importa, importa solo no caerse. Para hacer una casa, entonces, no importa el diseño, alcanza con que esté más o menos bien construida.

Hagamos otra comparación. ¿Cuantos juicios se inician por un mal diseño, y cuantos por defectos de construcción? Se reclama por una viga quebrada o por un piso mal colocado, pero nadie lo hará por una mala resolución en las circulaciones. ¿Será por falta de confianza en la justicia o por no darle importancia al error en el diseño?

Otra. Se demuelen edificios arquitectónicamente valiosos porque han perdido valor comercial sin que a nadie le duela, aparte de los arquitectos. Pero casi cualquiera puede apreciar una buena pintura, y dolerse si se daña o desaparece. Ambas obras del arte humano son consideradas de manera distinta, tal vez porque está más arraigada la apreciación de la pintura que del diseño.

Sabía que la analogía con la infidelidad iba a gustar. Varios me lo han comentado. Es que se acerca bastante al tema de la negociación del que estamos tratando, y en particular a lo del Juego de Poderes. ¿Conocés esa sensación que nos queda cuando encontramos la respuesta exacta? Esa misma tuve yo al escribirla.

Lo que comentás sobre "no ser agarrado en la maroma" me recuerda el dicho de que "robar no es malo, malo es robar y que te agarren". Pero por más campañas o contracampañas en marcha que haya siempre tenderemos de ser infieles, aun siendo muy cristianos, que hasta Cristo fue tentado, pero sigue siendo válido que solo el no de nuestra compañera ocasional evitará concretarlo.

Es buena tu propuesta de usar los medios. Muchos problemas de la humanidad han sido combatidos con distinto grado de éxito por los medios (tambien es cierto que a veces son los que crean esos mismos problemas, pero centrémonos en el tema). Pero donde hace agua la idea de usar los medios es en el mismo punto que mencionan varios en el debate: médicos y abogados tratan temas que hacen a la vida y bienes de las personas.

Películas sobre abogados traen consigo el suspenso de conocer si John irá a la carcel o si Mary se salvará de la silla eléctrica a último minuto. Las de médicos han abundado tanto con el suspenso de lo que pasa en la mesa de operaciones que para renovarse muestran cómo se enamoran el cirujano y la anestesista mientras quitan un apéndice.

¿Cual será el eje de una película sobre arquitectos? ¿La relación apasionada entre el proyectista y la dibujante al resolver las instalaciones? ¿Tendrá suspenso suficiente para el público la tensa espera que sufrimos nosotros hasta que el Jurado devele los premios del concurso?

Un político es mediatico, un abogado exitoso lo mismo, el médico que inventó un nuevo tratamiento contra la calvicie también, pero no imagino a un arquitecto reporteado por la CNN al resolver adecuadamente el proyecto de la terminal de omnibus, o la casa de fin de semana de los Gómez Fernández.

Conste que no descarto la idea, es más, quiero llevarla a cabo. Solo estoy buscando la forma. Este debate es uno de los caminos para encontrar esa forma.

Con respecto a hacer o no hacer el trabajo, acepto tu postura. pero lo que me llevó a la nota iniciadora de este debate fue: "¿porqué solo me quieren si trabajo gratis?", "¿porque si pido un pago justo irán a otro que lo haga gratis o más barato, o lo harán sin ninguno?", "¿porque piensan que trabajaré gratis si no lo piensan de los abogados?".

Acordemos que si yo quiero y puedo regalar mi trabajo lo haré sin cargo de conciencia, pero nadie tiene derecho a exigirme que lo haga si no lo deseo. Es como con los cumpleaños. Puedo regalarle algo a mi cuñado, pero él no puede venir a casa y exigir que le entregue algo solo porque es su día.

El tema de que "siempre habrá un canijo colega 'esponjado' y baratero que hará cualquier cosa con tal de hacer la chamba" (independientemente de gustarme mucho tu "argot"), es cierto en cada uno de nuestros paises. Pero si uno hace las cuentas, el dinero perdido en tomar trabajos a pérdida para correr el albur de que ésto traiga trabajos mejor pagos redondea muchas veces una gran suma.

Algún colega me escribió: "...prefiero tumbarme en la mecedora con el control remoto y una bebida." Ese arquitecto al menos no perdió dinero.

Ultimo tema. Sin duda que el cliente se las arregla con los planos. Nuestro trabajo es crear las ideas, contruir construye cualquiera. Me ha pasado tener que bajar el precio de los honorarios para tomar la obra; la mayoría de las veces la obra o no se hace o se para al teminar las paredes. ¿Y mi ganancia?

Un chiste que ya he contado dice que "si un cliente dice que tiene que hacer un edificio de 14 pisos y ampliar su garage, la ampliación del garage se hace".

¿Recordás que en mis comentarios menciono cómo trabajan en USA, o al menos lo que me contaron de allí? Planta, corte y perspectiva es lo único que se presenta al comitente. Recordarás haber estudiado las obras de Wright, Mies, y tantos otros, y habrás visto que esa era toda la documentación con la que vendían sus proyectos. Luego, si el cliente acepta se construye sin que el cliente vea o se preocupe por los planos de obra. Esto tiene una ventaja adicional. El cliente no puede seguir la obra por su cuenta, y el arquitecto se asegura que la obra se contruya con calidad, ya que siempre será necesaria su participación.

Comparemos ésto con el trabajo de un sastre. El no entregará el cliente las plantillas con las que corta la tela para el traje. Si nos las diera uno mismo compraría la tela, la cortaría mejor o peor, y la daría a coser, y pocos notarían la diferencia. Las plantillas son su "secreto de oficio" y su herramienta. Sin ellas nadie lo necesita. Pero si se necesita su conocimiento y experiencia para dibujarlas, para que el traje nos quede bien al vestirlo.

Estoy proponiendo, entre otras cosas, que no sea obligatorio para el arquitecto (no se si lo es allí) entregarle al comitente toda la documentación de obra. En estos pagos es parte de la obligación legal, y exigible desde la misma ley de aranceles.

Porque en definitiva lo que sabemos hacer, para lo que fuimos entrenados, es estrictamente pensar. Dibujar dibuja cualquiera, calcular instalaciones o estructuras es una técnica que materializará de lo que nosotros ideamos, a construir se aprende en las escuelas técnicas o en la misma práctica de obra. Pero nosotros tenemos el conocimiento y la experiencia para generar espacios vivibles en donde nada existía antes. Nuestra tarea es imaginarlos, conectarlos, y bajar a la realidad algo que solo está en nuestra mente. Pues entonces presentemos solo esas ideas, que después la materialización de eso en paredes y techo será solo la consecuencia. Y no entreguemos nuestras herramientas a quien no sabrá darles importancia, o las malusará.

La fuerza de la costumbre, o la necesidad, o cualquier otra razón, hace que tengamos que dejar de ocuparnos en desarrollar nuestro proyecto para también ponernos a dibujar, calcular, tramitar, comprar, redactar contratos, hacer relaciones públicas, y mil otras pequeñeces. Entre tanto dejamos de pensar arquitectura. Si pudieramos dedicar más tiempo a pensar en el proyecto y menos en el resto de esas ocupaciones laterales al mismo, no solo seríamos mejores profesionales sinó que podríamos realmente bajar nuestros honorarios.

 

Re: Debate sobre honorarios
Fri, 06 Apr 2001 18:36:13 -0000
PATRICIO RIOS

Te agradezco tu atenta correspondencia y tu magnifica responsabilidad en la forma como lo estas llevando el debate (camino al exito), y te hago conocer que a mi me llego perfectamente la informacion actualizada y la he leido, encontrando un gran interés mundial de participación con la finalidad de aportar y encontrar una buena solucion para el interes general de los colegas Arquitectos Latinos.

Tambien envie un E-Mail al Colegio Nacional de Arquitectos del Ecuador pidiendo que se solicite la participacion de las Facultades de Arquitectura, como de todos los Colegios Regionales del Pais.. Es todo cuanto puedo informarle y por favor SIGA PALANTE MI QUERIDO ARQUITECTO...SALUDOS

Arq. Patricio Rios Cueva.
Ecuador

 

R: Es muy grato que le hayas dado participación a los colegios. Pensaba hacerlo un poco más adelante, ya con las conclusiones avanzadas, pero hecho por un arquitecto local tendrá más fuerza. Espero ansioso que también ellos me envien sus comentarios.

Seguiremos empujando, mi querido Patricio, "camino al éxito".

 

Subject: Boletin Arqcon 1/10
Sun, 08 Apr 2001 17:38:09 -0300
Arqcon.com

Transcribimos el editorial que el Arq. José Reyes, desde su boletín Arqcon, ha dedicado a este debate. Es destacable que sea ya la tercera vez que dedica su editorial al tema, opinando y aportando sugerencias. Debe tenerse en cuenta que un editorial es donde el responsable de un medio expone sus ideas, al tiempo que muestra a sus lectores lo que considera más destacado de entre su contenido. Por todo ello, colega Reyes, muchísimas gracias.

Una Pequeña Editorial

En el número anterior hicimos referencia al boletín de la Sociedad de Arquitectos de Gral. San Martín y 3 de Febrero, en el cual se inició un debate acerca del cobro de honorarios. También hicimos referencia a la cantidad de mails (cerca de 80) recibidos por su editor, el Arq. Adolfo Pinco, desde prácticamente la totalidad del continente. Pero lo más llamativo de todo no es la cantidad de correo sino la similitud de la problemática planteada y la coincidencia en los argumentos esgrimidos para no efectuar el pago. La mayoría de las veces es algún pariente lejano el que no paga, pero también hay profesionales que trabajando en relación de dependencia asumen responsabilidades (por desconocimiento o por imposición del empleador) como si estuvieran trabajando en forma independiente. Profesionales que en general le dedican a la tarea mucho más tiempo que las ocho horas acordadas en un principio.

Sinceramente creo que la acción individual tendiente a la mejora en el cobro de honorarios resulta inútil. Los organismos y asociaciones que nos nuclean profesionalmente resultan los medios naturales para llevar a cabo esta tarea. Pero la actuación de estas instituciones (como el caso de la Sociedad de Arquitectos de Gral. San Martín y 3 de Febrero por citar solo un ejemplo) por si solo no resulta suficiente, necesitan de la participación de TODOS los profesionales involucrados para mejorar su accionar.

Como primera acción en este sentido se está organizando el 2do Encuentro de Sociedades de Arquitectos, donde, según prometió el Arq. Pinco se expondrán las conclusiones y sugerencias surgidas a traves del debate planteado.

Para más información acerca de todo lo anterior puede visitar la página de dicha sociedad (http://casm3f0.tripod.com), donde encontrará no sólo la información institucional sino también el resumen del intercambio de correo con el resto de America (http://casm3f0.tripod.com/paginas/honorarios.html) o el formulario de preinscripción para el encuentro de Sociedades de Arquitectos.

 

R: Acabo de recibir tu último boletín. Muchas gracias por seguir ocupándote del debate. Pero sobre todo por "saber leer" el debate. A lo que apunto es a lo que seĖalás: la participación de todos, y a la acción a través de instituciones como la nuestra.

 

2 CVA
Mon, 9 Apr 2001 09:00:35 -0300
Maria Alice Miller

Sou Maria Alice Miller, designer de interiores do Rio de Janeiro, Brasil.

Tenho acompanhado seu trabalho, através das listas de arquitetura das quais participo, sobre a questão relativa a honorários e como isto nos afeta no relacionamento com os clientes. Muitas mensagens suas são enviadas pela Elenara (Stein Leitão), também para a lista "interiores", a qual sou moderadora.

Estive em seu site e vi não só a página relativa aos honorários, mas também o conteúdo sobre arquitetura em geral - o "Centro de Arquitetos de General San Martín y 3 de Febrero". Decidi mandar esta mensagem pois não vi nenhuma alusão ao 2 Congresso Virtual de Arquitetura - mais conhecido na rede como "2CVA" - evento do qual entendo que os arquitetos ligados ao Centro poderiam participar e colaborar em grande escala.

O CVA é um evento não presencial, isto é, será totalmente desenvolvido á distáncia, aproximando professores, arquitetos e alunos de cursos de arquitetura que estejam conectados á internet, onde quer que estejam. Outro ponto principal é que se trata de um evento de caráter GRATUITO e ALTRUíSTA. Esta é a segunda vez que ocorre, tendo tomado parte de sua primeira edição -ocorrida entre dezembro/99 e janeiro/2000- mais de 700 pessoas. A organização geral é do Professor-arquiteto Gonzalo Vélez Jahn, da Universidade da Venezuela. A língua principal do evento é o espanhol e, em segundo lugar, o portugués e o inglés.

Portanto, convido-o a visitar a página principal do evento, onde poderá obter maiores informações a respeito:

http://posta.arq.ucv.ve/2CVA ou http://2cva.com7.org

Sou promotora voluntária do mesmo e portanto, através da página abaixo, vocé também terá acesso a alguns dados sobre o CVA:

http://www.m4interiores.com/cva.shtml

Coloco-me á disposição para qualquer esclarecimento que se faça necessário.

-- Um abraço, Maria Alice Miller

 

R: Gracias por tu mensaje. He visto tu lista varias veces, gracias también a la invitación de Elenara y de Oscar Müller, que participan de ambas listas y de mi debate. Para ser sincero no quise inscribirme también en tu lista por falta de tiempo para dedicarle.

Oscar me ha informado mediante mensajes en privado sobre su trabajo para la CVA y la 2CVA, y estoy al tanto de parte de su desarrollo.

En cuanto a las difusión de este evento, debo contarte que nuestro boletín electrónico es mensual, y las primeras noticias sobre el mismo lo tuve posteriormente a nuestro última edición. El próximo lo estoy enviando en esta semana, con una simple mención al mismo y los links, pero si me hicieras llegar más datos los incluiré.

 

Re: La dirección del debate
Tue, 10 Apr 2001 12:48:58 -0400
Hernán Munita Lira

Ha seguido escribiendo gente, lo que me parece bien, porque quizá podamos juntar fuerzas para cambiar algunas ideas al menos y quizá eso ayude a cambiar algunas actitudes que parece que son las que nos complican en la relación con los clientes. Hay casos dramáticos, como la casi colega del Perú, que es lo que le pasa a la casi totalidad de los que están terminando o empezando, con sus familiares. En fin, los colegas a los que contacté han comentado este diálogo y todos tienen algo que decir. Espero sigamos contactados y que esto redunde en acciones positivas. Te saluda

Hernán.
Santiago de Chile

 

R: Podés estar tranquilo, hasta que digas basta seguiremos en contacto.

El cambio de ideas es el primer paso cuando se quiere transformar algo, y más en este caso. Todos saldremos beneficiados, finalmente.

Si ves con atención el debate, notarás que algunos puntos se van perfilando como claves. No solo las actitudes, como bien mencionás, sinó el escenari completo en el que nos movemos y en el que hemos crecido y desarrollado debe cambiar. Desde la sociedad en general hasta la educación que reciben los estudiantes en las facultades, la acción de las instituciones, las medidas de gobierno, todo, pero todo, puede ser modificado para que la situación mejore.

Y conste que no es un reclamo de tipo corporativo. En los mails surge claramente que también se está hablando de mejorar la calidad de vida en las ciudades, por ejemplo.

Nosotros hacemos las ciudades, Hernán, una casa a la vez; hagamoslas lo mejor que podamos. Para eso necesitamos mejores estudiantes y profesores, mejores criterios entre los profesionales, mejores medidas de gobierno, mejores acciones de los Colegios, mejor actitud ante la calidad de vida en la población.

Es decir que estamos, en tanto arquitectos, en el centro exacto del problema. Cobrar adecuadamente ya no es lo que me preocupa. Me preocupa que los arquitectos trabajemos, pero tampoco por cuestiones de dinero. Apunto a que solo nuestro trabajo perfecto hará mejores ciudades, casa por casa.

Me despido, Hernán, temiendo que me consideres solo un lírico, que no lo soy. Me da fuerza para insistir en estos temas lo que me mandó Elenara, una colega brasilera que participa (y mucho) de nuestro debate. Me envió un mensaje por otros asuntos, y terminaba citando lo que te transcribo:

"Fracassei em tudo o que tentei na vida.
Tentei alfabetizar as crianças brasileiras, não consegui.
Tentei salvar os índios, não consegui.
Tentei fazer uma universidade séria e fracassei.
Tentei fazer o Brasil desenvolver-se autonomamente e fracassei.
Mas os fracassos são minhas vitórias.
Eu detestaria estar no lugar de quem me venceu"

                                                                        Darcy Ribeiro

Tal vez esa última frase sea la que más me empuja a seguir este debate; se que aun en caso de fracasar podría decir lo mismo.

 

Re: [arquitetos] Indignação e trabalho grátis
Wed, 11 Apr 2001 19:08:50 -0300
Oscar Müller

Oi pessoal!

Elenara, não te tachei de saudosista, sou eu quem está neste pique! Mas quero aproveitar para lembrar que existem muitos meios de incidir nesta realidade, e que não podemos nos furtar do uso de nenhum.

Bem a propósito, aproveito para invadir a questão dos honorários, que tem recebido tanta atenção do Adolfo, e reafirmar uma postura que assumi já há bastante tempo.

Lição aprendida de um tio pediatra, que atendia gratuitamente filhos de presos políticos durante os anos de chumbo, sempre ofereci para todos que me procurassem uma primeira consulta gratuita. Não deixa de ser uma modalidade de "trabalho grátis", coisa que hoje em dia arrepia qualquer profissional da nossa área, mas eu recomendo!

Considero comercialmente como a oferta (que qualquer empresa faz) de um brinde, para "adoçar a boca" do cliente. Nos períodos em que mantive escritório aberto, sempre destinei um dia por semana para esta atividade, que permitia um primeiro contato necessário para que um futuro possível cliente pudesse me conhecer, mas também oportunava o acesso de toda sorte de malucos, mesmo que apenas atraídos pela gratuidade ou curiosidade, lembrem-se que percentualmente são poucas as pessoas que já consultaram um arquiteto.

Nestas quartas feiras bastava agendar, eu atendia qualquer pessoa. Funcionou muito bem na captação de clientes, muitos trabalhos se originaram desta prática, mas também atendi estudantes, e muita gente humilde, para quem o tal "desenhinho" era muito precioso, pois o instrumentava para legalizar seu imóvel por ocasião de alguma anistia, ou o orientava na execução de sua própria casa, muitas vezes erguida nos fins de semana, em mutirão familiar.

Usei para estes casos, meu tempo livre e o tempo ocioso do escritório, e te conto que todas as pessoas que envolvi neste afazer, se engajaram de bom grado, se sentiam gratificados, e se divertiam nestas quartas feiras. Juro que o cafezinho era mais caprichado e oferecido com sorriso mais largo pela copeira. Até a copiadora que utilizávamos deixou de cobrar uma ou outra cópia das pessoas mais humildes, depois que compreenderam o que estávamos fazendo.

Entendo que esta prática também serve para popularizar e desmistificar o trabalho do arquiteto, além de saldar uma dívida social que também é nossa.

Creio profundamente que o problema não está no fato de trabalhar de graça, e sim na consciéncia de quando, e para quem fazé-lo, posto que também devemos poder cultivar a prática de refugar frente ao projeto de arquitetura de baixa qualidade, ainda que a paga seja tentadora, e, neste grupo, estão certamente todos aqueles que nos pedem pelo aporte de soluções curativas e aleatórias, fazendo pequena nossa arte, e sem importáncia nossa profissão. Inclusos aí todos os "caras duras" que pedem "apenas um desenhinho sem importáncia", como disse o Adolfo.

Aproveito que estamos no ano internacional do voluntariado para pedir aos colegas que adotem a prática, garanto que é muito gratificante, além de uma bela jogada de mktg. Mais até: como não tenho mais escritório montado, coloco a disposição de quem estiver infra estruturado uma tarde por semana do meu tempo.

Abraços,

Oscar Müller

 

R: Me meto en tus mails con Elenara, aprovechando que me nombrás en tu reflexión.

La atención gratuita es algo que todos hacemos, por las mismas razones que vos o por mil otras. Lo remarcable de tu "estrategia" es armar un día especial, lo que implica al mismo tiempo que el resto de la semana no lo es. Es absolutamente recomendable por varias razones.

- Primero, por supuesto, por tu compromiso en colaborar con la comunidad, y casi puedo decir que eso solo la justifica.

- En segundo término porque acerca a quien realmente lo necesita a la posibilidad de contar con un consejo profesional.

- Le da cabida a quien no se anima a acercarse al profesional. Lo jerarquiza y le otorga y respeta un derecho. Se suele decir que "donde hay una necesidad nace un derecho". Acuerdo totalmente con el concepto, pero tu actitud la materializa.

- Separa a quien tiene la necesidad y no puede pagarla de quien pudiendo solo quiere aprovecharse del profesional. Se le puede decir: "- Usted no quiere pagar los servicios del arquitecto, no hay problema, venga el miércoles", y se le dará la atención que merece, y hasta donde corresponda. Dejando libres los demás días para lograr ganarnos el sustento como merecemos nosotros.

- Tambien es cierto que, como vos decís, muchos trabajos se podrán captar en esos días gratuitos. Y quien hubiera pasado por el día de consulta gratuita volverá sabiendo que puede confiar en el arquitecto, pues ya lo ha conocido y sabe qué puede obtener de éste, pero también que el trabajo que le encomendará corresponde pagarlo.

Esta es una de las "recetas" que estaba esperando como resultado del debate. Me parece una mecánica que debieramos adoptar, y pienso difundirla siempre que pueda, porque como método de marketing es muy adecuado.

Te invito, si tenés ganas y tiempo, a escribir algo más sobre el tema, y lo pondré en una página de mi sitio, para consulta permanente de cualquier interesado.

 

Semanario en línea
Thu, 12 Apr 2001 10:10:26 +0000
Arquitectura en Linea

Este editorial fue publicado por el colega Guillermo García Fahler en su Semanario en Línea, manteniendo así desde hace varias ediciones la atención de sus suscriptores sobre el tema en debate. Gracias, Guillermo.

Debate sobre Honorarios.

El debate sobre el tema de honorarios sigue en pie.

La página de este debate ya se encuentra nuevamente actualizada. La anterior semana se han sumado interesantes puntos de vista, lo que demuestra una vez más que existen distintos enfoques para analizar este tema. Hay un poco de casi todo: Colegios Profesionales, educación, sociedad, culpas propias y ajenas, aranceles...

También continuó cubriéndose el mapa: este debate ha ocupado el interés de arquitectos de casi todo el continente, lo cual demuestra que el problema está más allá de las costumbres locales y de las distintas realidades económicas.

Se han incorporado como en las semanas anteriores un resumen de esta etapa, destacando los temas más interesantes. Pero son los participantes los que definirán cuales son los fundamentales.

En ese sentido les pedimos que analicen el material allí presentado y hagan llegar sus comentarios.

La página del debate está en: http://casm3f0.tripod.com/paginas/honorarios.html.

El material es mucho y muy rico (son alrededor de 80 mails), para estar un rato largo leyendo. Pero vale la pena.

 

Subject: Re: [arquitetos] Indignação e trabalho grátis
Thu, 12 Apr 2001 15:14:11 -0300
Marcelo Fernandes

Oscar, Com certeza um exemplo de humildade e ombridade a se seguir. Gostaria apenas de complementar com dois singelos comentários: em primeiro lugar é preciso entender que existem coisas mais importantes do que o honorário. A ética da prática profissional e a democratização da arquitetura devem existir em compasso dobrado, principalmente quando a sociedade civil possui um papel muito importante quando da auséncia do estado. Nós como arquitetos se temos a capacidade intervir nos aspectos sociais e urbanos, temos a responsabilidade de fazé-lo mesmo que não exista retorno material.

Digo isso pois cito um exemplo de um projeto que fiz para uma colónia de pescadores na Ilha Grande, cujo trabalho não foi cobrado mas que apesar da condição de pobreza fizeram questão de dividir certo dia comigo parte dos pescados retitrados do mar, não como forma de pagamento mas sim como o muito obrigado. Tenho certeza de que até hoje não recebi pagamento táo rico e precioso.

Em segundo lugar nós também não podemos ser responsáveis pela má distribuição de renda, pela pobreza, pelas doenças causadas pela inexisténcia de um mínimo de saneamento básico, etc... Mas lembro que antes de sermos arquitetos somos seres humanos e como tal capazes de modificar qualquer questão de noss própria existéncia. Basta termos o desejo de tal. Basta desejarmos melhorar nosso reconhecimento que será conquistado. Basta desejarmos participar que já estaremos contribuindo e se cada um puder fazer um pouco todo faremos muito.

Aproveitando a oportunidade e como tenho acompanhado as discussões sobre os honorários, gostaria de convidar a todos colegas que estejam no Rio de Janeiro para participar da Comissão de Honorários que o IAB/RJ estará implantanto a partir da semana seguinte a semana Santa. Tenho tomado a liberdade divulgar as exelentes abordagens sobre o tema feitas aqui pelos participantes da lista para todos, visando fazer um pouco melhor aquilço que podemos mudar.

Fortes abraços

Arq. Marcelo Fernandes
Diretor de Internet e Tecnologia IAB/RJ

 

R: Estoy participando como vos del foro "Arquitectos", por lo que recibí copia de este mensaje tuyo a Oscar.

Me parecen muy valiosas las experiencias como la que cuenta Oscar, o la tuya propia. Estamos ética y moralmente obligados a devolver lo que recibimos de la sociedad, y tenemos la responsabilidad de mejorar su calidad de vida en la medida de nuestras posibilidades y conocimiento.

Como suelo decir, de nosotros depende hacer mejores ciudades, una casa a la vez. Y solo nosotros sabemos hacerlo.

Pero el motivo principal de este mail es que en el final del tuyo mencionás que vas a divulgar los abordajes sobre honorarios en la Comisión de Honorarios del IAB/RJ. Pero no se si te referís solo a los que aparecen en la lista "Arquitetos".

No se si pensás incluir, en el material a presentar, el debate que se ha organizado alrededor de una nota que fue publicada por mi, y luego llevada a ese foro, pero realmente me gustaría que lo hicieras. Por si no estás al tanto, te relato un poco de esa historia.

A mediados del mes pasado redacté una nota sobre mis dificultades para cobrar honorarios y la publiqué en el boletín electrónico del Centro de Arquitectos de General San Martín y 3 de Febrero. A los pocos días ya estaba recibiendo mensajes de toda América, apoyando lo dicho y comentando que era también su problema. A partir de allí armé una página en mi sitio, y cada semana lo actualizo. Ya han llegado más de 110 mails, de los cuales he publicado 80 con mis respuestas, y con mis conclusiones parciales.

Para que tengas una idea de la cantidad de material allí publicado, puedo adelantarte que imprimirlo ocupará más de 60 hojas tamaño oficio.

Este material está a tu disposición en http://casm3f0.tripod.com/paginas/honorarios.html, y también podés acceder a él desde nuestra Home Page, http://casm3f0.tripod.com.

Ya que está siendo seguido por incontables colegas, en toda América, y de hecho es la página más visitada de todas las del sitio (el cual recibe un promedio de 30 visitantes diarios), considero muy importante para todos conocer las opiniones que tan importante reunión pueda tener sobre este debate.

Por ello te pido que, incluyan o no este aporte en sus deliberaciones, me remitas las conclusiones o cualquier otro material del que dispongas para colocarlo en mi sitio. Y si antes de éste domingo pudieras hacerme llegar información preparatoria del evento, lo podré publicar en la próxima edición del Newsletter.

Me pongo a tu disposición para lo que consideres necesario, tanto en cuanto al debate en sí como a la difusión de las actividades de la Comisión y las conclusiones posteriores.

Deseo comentarte que planeaba mandar un informe final a todas las Sociedades y Colegios Profesionales de cada uno de los países, pero la reunión del IAB/RJ se me ha adelantado.

Quedo a la espera de tu respuesta.

 

Re: [arquitetos] Indignação e trabalho grátis
Thu, 12 Apr 2001 16:28:53 -0300
Oscar Müller

Sou avesso ás "receitinhas" que sempre deixam de lado o cerne das questões, mas não há nada mais fácil do que atender ao seu pedido: http://www.geocities.com/SoHo/Exhibit/6149/ponenciasa/N280 /N280.html Use e abuse.

Abraço, Oscar

 

Re: [arquitetos] Indignação e trabalho grátis
Thu, 12 Apr 2001 17:26:46 -0300
Oscar Müller

Marcelo,

Obrigado, mas nem tanto.

Muito mais que humildade ou hombridade, minhas palavras estão permeadas de uma preocupação ética que sempre me moveu, mas principalmente da consciéncia "da parte que me cabe deste latifúndio", por assim dizer. Créditos e deméritos...

Um componente desta consciéncia, é meu quinhão de responsabilidade "pela má distribuição de renda, pela pobreza, pelas doenças causadas pela inexisténcia de um mínimo de saneamento básico, etc..." como vocé lembrou!

E claro que não somos os causadores destes males, mas temos parte da culpa pela manutenção deste estado de coisas, mais que qualquer outro cidadão, posto que planejar é atribuição nossa! Não planejamos ontem o futuro que agora é presente, não estamos planejando agora o amanhã.

Não é de hoje que estamos alijados das decisões quanto aos habitats da nossa sociedade, e é nele que a especulação exclui, que o pobre vive sem dignidade, adoece por falta de saneamento e assim por diante... No mínimo somos coniventes, na medida em que abrimos mão deste afazer tão importante, e não lutamos pela retomada deste papel, que não pode ser de mais ninguém, senão do arquiteto e do urbanista. Ao dar as costas e fugir desta luta, seja individualmente, seja através das entidades que nos representam, é que assumimos uma postura muito pouco honrosa.

Como já foi dito estes dias, consciéncia dói. é chato ser covarde. Mas também dá prazer. E muito! Tenho certeza absoluta: quem já teve oportunidade de provar um pescado como o que vocé comeu em Ilha Grande, fica inevitavelmente viciado.

Um abraço,

Oscar Müller

 

Re: 2 CVA
Fri, 13 Apr 2001 21:45:40 -0300
Maria Alice Miller

Olá Adolfo,

Acho que a falta de tempo anda nos atingindo em cheio este ano, hein? Espero que isto afete também nossos honorários... :-)

Pena. A esta altura vocé já deve ter enviado o boletin. Mesmo assim, envio alguns dados sobre o CVA:

1 - Como te falei na primeira mensagem, é um evento gratuito e altruísta, e vem reunindo muita gente de vários países - até mesmo de fora das américas e da península ibérica, como era o objetivo inicial - que se reúnem em uma grande lista, chamada "2CVA", que já está no ar;

2 - Nesta lista, só tem acesso quem já se inscreveu e preencheu as duas fichas de inscrição - que podem ser acessadas tanto no Yahoo-eGroups, quanto enviadas via e-mail. Esta lista vem se pautando pela troca de variadas informações entre os arquitetos, que vão desde como fazer determinado detalhe de desenho no AutoCad, até como ter acesso á programas de pós-graduação nos diferentes países de onde cada um participa. Hoje por exemplo, recebemos um postal de uma cidade muito bonitinha, localizada no interior da Colómbia, chamada "Popayán", desejando a todos uma boa Páscoa! é um pequeno exemplo do quanto de amizade e companherismo é gerado dentro deste fórum;

3 - Além desta lista principal, existe a "2CVA-Anúncios", onde temos informação geral sobre tudo o que ocorre no evento, em forma de newsletter, onde apenas postam mensagens os organizadores do evento;

4 - Abaixo, te envio alguns dos resumos de ponencias/artigos já aprovados, que estarão disponíveis em outubro, data oficial de início do evento: Imponente Arquitectura Religiosa en El Caribe - Breve Reseña Histórica Tendéncias para habitação popular em Fortaleza Asesoramiento Geoambiental Fenomenología de la vivienda. La dimensión humana del construir Prevención Sísmica en Escuelas Primarias Eficiencia en el Diseño de Redes de Subterráneos Urbanos Taller Vertical de Construcciones La Aislación Térmica Contribución a la Reducción de la Contaminación Ambiental Adiós a la Simetría Presença brasileira nos periódicos internacionais nos anos 90 Ensinando com o "outro": 2 experiéncias de workshops internacionais. El Proceso de Diseño La Temporalidad en la Arquitectura Publicaciones Arquitectónicas en Línea.Estado Actual y Perspectivas. Arquitectura Virtual - Espacio, Función, Lugar. Fronteras Tecnológicas en Arquitectura - Explorando, a través del Ciberespacio, el vasto y sorprendente mundo del futuro. Colaboración a Distancia en Arquitectura: Una temática de interés primordial en el 2CVA

Ufa! Quanta coisa, viu?

Bem, acho que basta. Mais, só participando pra ver melhor. :-)))

-- Um abraço e boa Páscoa!

Maria Alice Miller

 

Re: [arquitetos] Indignacão e trabalho gratis
Sat, 14 Apr 2001 13:41:59 -0400 (EDT)
AMON Arquitetura

Parabens Oscar,

Poucas vezes li um discurso tao consciente e correto, principalmente em se tratando de arquitetos, sempre tao vaidosos e desligados das coisas sociais.

Concordo sem uma virgula com sua postura, e lamento que nao possua mais o escritorio para dar prosseguimento ao seu trabalho.

Peço a todos da lista que pensem com carinho nisto, principalmente no que diz respeito aos verdadeiros clientes, aqueles que, ainda que sem condiçoes financeiras de investir em projetos, conhecem a importancia de um planejamento bem feito e sabem onde procurar este tipo de ajuda. Nao podemos nos furtar ao direito destes clientes, que só pelo nivel de consciencia já mereceriam um estudo a custo zero. E nao podemos nos furtar tb da nossa responsabilidade e do nosso papel - sempre, mas SEMPRE de carater social.

Abracos,

Leonardo Werneck

 

 

 

 

Site Meter
visitantes

Click Here!